Solución Inorgánica

Erasmo Calzadilla

Graffiti en el barrio de Mantilla.

HAVANA TIMES, 19 abr — Cuando entré de profesor al preuniversitario de Mantilla tuve que lidiar codo a codo con Gonzalo uno de los pocos sobrevivientes de la fuga masiva de docentes, no hacia el turismo sino a cualquier parte.

La conducta del profe era, desde mi punto de vista, aborrecible: lo mismo vendía un examen o la merienda de los estudiantes que coaccionaba a una adolescente para llevarla a la cama o amenazaba a la autoridad formal cuando osaba enfrentar su voluntad.

Y digo autoridad formal porque en verdad Gonzalo era la autoridad real en muchos sentidos. Para conseguirlo se había compinchado con los mas presidiarios e indeseables de los estudiantes; chicos expertos en boicotear clases.

Pero Gonzalo tampoco estaba solo entre los maestros; muchos lo admiraban e imitaban, incluso en el consejo de dirección. Un día formó una pataleta y amenazó con irse. “¡Por fin saldremos de Gonzalo!” – pensé –  Pero no; la dirección le pidió que no se fuera pues ¿quién controlaría a los estudiantes?

Cuando llegó la etapa del Campo Gonzalo fue escogido (por sus méritos, claro), Jefe de Campamento. En esas 3 semanas ACABÓ, y al final obtuvo el máximo en la emulación. Una subdirectora llegó a expresar públicamente que él y los suyos eran el puntal que sostenía la escuela.

Mencioné antes que coaccionaba a las “menorcitas” pero solo cuando se le antojaba alguna especial, porque se le daban con facilidad. Y había que ver las gracias que le pintaban los padres; todos sabían que Gonzalo no enseñaba niente pero con él era posible conseguir el pase de grado.

Se escachó

Esa fue la expresión usada por los muchachos que me hicieron el cuento. Ni siquiera un “lo cogieron en el brinco” o “por hacerse el pillo” o “es que estaba metiendo una “talla jorobá”.

Me atrevo a afirmar que la mayoría de los estudiantes sintió que el carismático teacher dejara la escuela.

Y así termino esta historia, con Gonzalo cayendo desde la cima de su gloria a causa de “un chivatazo,” pero no dudo que pronto lo acojan en algún centro docente y pueda luego ir escalando. Si su problema no fue “político” todavía tiene salvación.

PD: Alguien me aseguró, pero no he podido confirmar, que Gonzalo ya comenzó en otra escuela.

*Gonzalo no es su nombre verdadero.

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


6 thoughts on “Solución Inorgánica

  • el 22 abril, 2012 a las 5:41 pm
    Permalink

    Erasmo aprovecho la oportunidad para saludarte. Te felicito por el articulo pues es lo que necesitamos en Cuba que la prensa saque informaciones como esta del sistema educativo sino ademas en todos los campos. Asi como lo has hecho con nombre de institucion y nombre del corrupto o oportunista. Muy bueno.
    Pero difiero de ti en que pueda ser realibilitado “si no es algo politico”, algo que creo dices con ironia.
    Un ser como Gonzalo no es solo etico sino politicamente inaceptable. El debiera ser juzgado ademas de ser expulzado del sistema de ducacion.
    Tambien difiero en un comentario que haces diciendo que es un problema de sistema, algo que sabemos bien no es aceptado por el sistema. Y te lo dice alguien que tiene a 4 profesores en la familia. Esto es un problema de valentia personal en la base para denunciar estos hechos y frenarlos. Tal vez debido a la perdida de valores como consecuencia de la crisis economica el ministerio de educacion deberia crear mecanismos de denuncia anonimos por los demas trabajadores y estudiantes. Ademas no creo que la mayoria de los padres de una escuela conozca esta realidad y lo permita.
    Lo de problema de sistema no es real pues aqui en USA donde sobran los recursos ocurren cosas mil veces peores dificiles de enumerar y que ojala nunca lleguen a Cuba. Buen articulo. Un abrazo.

  • el 20 abril, 2012 a las 1:37 pm
    Permalink

    Ser Profesor??es…como una “adivinanza”alguien hizo “una revolucion”,creo que “teniamos profesores”..,se “inventaron ” la escuelas en el campo,hoy que vivo por “otros lares”..lo asocio con “casas de putas”..la diferencia “sin cobrar”…pero tenia que trabajar…..”vinculacion la teoria con la practica” version Martiana y Marxista…..pero no es el problema del “profesor”….como escribes! del “sistema”?? tampoco?? es la teoria,de que “debe haber una “personalidad en la Historia”…”un profesor” es alguien “inmaculable” …..diriamos ” sin pecados”…..No existe!!??

    Es posible que las mismas alumnas…te “inciten” a hacer el sexo…”eres una imagen”….eso viene en el “subconciente”……..porque una alumna(no era alumna mia) en si….pero si me dijo “profesor quiero hablar con usted”…una vez lo escribi,en este sitio,alguien me escribio,”que no era posible”,pero ella tenia 15 años,estaba en 10 grado en la vocacional de Stgo de Cuba…en ese tiempo…Ser profesor”? es como tener “una vision” en la mano….”eres tu mismo”…..un profesor ?? es como una estrella…”siempre brilando”….a veces no tanto”” un abrazo!!

  • el 20 abril, 2012 a las 11:58 am
    Permalink

    Pero se trata de una cuestión de sistema: si un rabo de nube se lo lleva, el mismo rabo trae 3 más como él o peor. Además si todo el mundo está tan ok con un tipo como este, ello me hace repensar entorno a mi propia valoración: que es negativa.

  • el 20 abril, 2012 a las 2:51 am
    Permalink

    Cuántos Gonzalos no habré visto en toda mi trayectoria académica. Lo peor es que ejemplos como el suyo han estado calando más entre la juventud que el ya en desuso modelo del Hombre Nuevo. Este es uno de los que debía ser barrido por el “Rabo de nube”, de Silvio Rodríguez.

  • el 19 abril, 2012 a las 2:41 pm
    Permalink

    Te quedo bien. Mira que el elemento ese tuvo mucha suerte. Mientras trabajé de intendente en un centro de bachillerato se presentó la medicina para un profe que siempre hizo de “don me las puedo todas”, lo mismo criticaba a los suavecitos que insultaba a las muchachitas, de callejeras hacia arriba los insultos, un autentico barbajan, dando salida a todo aquel que le intentará responder en el salón de clase, hasta que una ocasión intento agredir fisicamente a un alumno mas grande y fuerte que el, el matriculado le respondió con recto a la mandibula y la historia del granuja catedratico, jejeje… se acabó para siempre. Lo intenso de nuestros sistemas educativos, ah?

  • el 19 abril, 2012 a las 11:36 am
    Permalink

    lo peor es que ese Gonzalo no es único, y peor todavía es que como no tuvo problemas “políticos” seguirá rodando arriba y abajo por todo el Ministerio de Educación, cuidado y un día te lo encuentras dirigiendo a nivel nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *