Segunda maestría abandonada

Erasmo Calzadilla

Foto: Caridad

Para los curiosos y los erasmólogos continúo la historia de mis maestrías abandonadas.

Con los cursos pasados en la primera abandonada, la de filosofía, conseguí entrar de profesor en el Instituto Superior de Ciencias y Tecnologías Aplicadas (INSTEC), donde radica la facultad de Física Nuclear. Como es un lugar de prestigio me auto felicité.

Fueron tiempos lindos en los que hice buenos amigos entre los estudiantes; otros me odiaron pero… vuelvo al tema.

Par de años bastaron para confirmar lo que ya sospechaba: que en este país todo lo relacionado directamente con la ideología yace fatalmente contaminado, y es prácticamente imposible avanzar por ese camino dentro del ámbito institucional (mi respeto a los que aún insisten).

Con tal conclusión bajo el brazo, y por lo mucho que me gusta la matemática y la programación, me entusiasmé como con una novia nueva cuando en el INSTEC abrió una maestría en Bioinformática.

Por entonces soñaba todavía con llegar a ser un hombre de ciencia, dedicado a la docencia y la investigación. Qué rico ¿no?. Durante unos meses concentré mi energía en ello pero la ilusión no tardó en desvanecerse.

Los cursos de la nueva maestría tampoco me gustaron y voy a tratar de resumir los motivos: aún los de más calidad, los de corte científico, limitaban su sapiencia a la manipulación diestrísima de un objeto. Nada de pasión había en ellos, ni ilusión, misterio o análisis profundo en torno al asunto investigado. En fin, ciencia enajenada y positivista, utilitaria y vacía de sentido. ¿Alguién esperabas otra cosa?

En armonía con lo anterior la maestría en su conjunto parecía más un trámite burocrático destinado a conseguir un título, que una preparación en serio de los maestrantes.

Para colmo tampoco encontraba un tutor que se interesase en un proyecto que por entonces me desvelaba.

Eran unas bolitas virtuales que había programado; “chocando” entre sí caóticamente terminaban por auto organizarse sin necesidad de un jefe. Algún día seré justamente reconocido por este descubrimiento tan importante para la humanidad: la demostración virtual de la no indispensabilidad de los jefes. Ojalá no sea post mortem.

Una tarde me presenté con mis carpetas y programas en la facultad de Física, y el único profesor de quien conseguí atraer un cuanto de atención me preguntó antes de escucharme: -”¿Ya leyó usted mis artículos sobre la entropía en tal y tal revista científica?”- Bueno… no – le respondí. – “Cuando los estudie venga a verme”-. El pobre se lo perdió.

El malestar fue creciendo y ya iba a los cursos por inercia, cuando de repente… ta taaan: ¡Me botaron del INSTEC!… y fue el pretexto perfecto pa’ dejar la pinche maestría.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


3 thoughts on “Segunda maestría abandonada

  • el 25 abril, 2014 a las 12:11 pm
    Permalink

    hola, soy graduada de esa primera edición de la maestría en bioinformática del InSTEC, debido a unos trámites que estoy haciendo me hace falta saber cuándo comenzó esa maestría…no lo recuerdo…sé que fue en el 2006…pero no sé si en febrero o marzo de ese año??? no conservé el programa de estudios y la certificación de notas no lo aclara….
    Desgraciadamente yo también fui victima de ciencia “enajenada y positivista”…..ya no vivo en cuba….
    gracias de antemano,
    saludos

  • el 12 febrero, 2014 a las 4:15 pm
    Permalink

    Envié su correo a Erasmo. Saludos, el editor.

  • el 12 febrero, 2014 a las 3:38 pm
    Permalink

    Yo soy graduado del InSTEC soy físico Nuclear, y fui estudiante de ud. Erasmo.
    Desgraciadamente yo también me he tropezado con mucha ciencia “enajenada y positivista, utilitaria y vacía de sentidof”.

    Me interesa leer acerca de su trabajo de entropía y simulación de este proceso que usted describe.
    Yo también soy un amante de la matemática, los algoritmos y las leyes universales de la física.

    ¿Podemos ponernos en contacto?

    mi correo es [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *