Guía del autoestopista metafísico

Erasmo Calzadilla

solHAVANA TIMES — Este es otro post sobre drogas. No, no levante las cejas ni resople, que yo voy a estar quemando el tema, mínimo, hasta que sean legales y en las librerías y bibliotecas pueda hallarse información decente sobre ellas.

Para variar quiero compartir una aventura que viví montado en la grupa de los honguitos mágicos.

La primera vez que probé un honguito quedé cautivado con las delicias de una lucidez levemente acrecentada.

Obviamente, luego quise más: más disfrute sensual, más autoconocimiento, más sabiduría, menos miedo y más poder en el mejor sentido de la palabra; y fue tanta mi ambición que en varias ocasiones crucé la raya.

Los enteógenos no suelen ser peligrosos para la vida, y pasarse de la raya no significa intoxicar el cuerpo hasta dejarlo moribundo, sino visitar reinos metafísicos para los que no se está preparado.

Evítelo, si no desea comprender en “carne” propia el doloroso sentido de la palabra sacrilegio.

Ocurrió de esa manera poco adecuada por carecer de buenos consejos. La sociedad tiene a las drogas como tema tabú y resulta extremadamente difícil encontrar información no polarizada sobre ellas.

O se las demoniza (por los medios de difusión oficiales) o se las glorifica en determinados ambientes culturales.

Al grano.

El caso es que una de esas pasadas de raya tomé un desvío y fui a dar con… ¿a ver con quién? pues sí, con el mismísimo Dios en persona. Por cierto, nada que ver con como lo pintan.

¿Quieres saber cómo es? Pues lee de aquí en adelante para que nadie más te estafe.

Lo primero a señalar en una descripción del supremo es que no podemos referirnos a él en tercera persona. Dios es uno mismo: soy yo, tú o cualquiera que llegue a ese estado y mientras le dure.

No conversé, pues, con ÉL ni contemplé su divina perfección, más bien encarné su drama, que es serio. Dios está metido en tremendo drama (¿O será una tragedia?).

Su problema es su lucidez. Dios sabe, sin que le quede el menos vestigio de duda, que su destino es estar Solo para Siempre, y eso le resulta sencillamente insoportable.

Preferiría morir si fuese una opción, aceptaría gustosísimo la muerte, pero le está vedada. No obstante, un fútil remedio le queda: el sueño.

Cuando Dios se duerme de su ser brotan desparramados los contrarios danzando el teatro de la vida, y por un rato Dios se olvida de sí y de su soledad.

Pero ni en casa de Dios la felicidad dura mucho, porque de vez en cuando algún ser humano destrozado o iluminado alcanza la lucidez suprema. Y entonces, a través de él Dios despierta, recuerda su destino y renace su agonía.

Conocer a Dios marcó mi vida para bien, pero haré lo imposible por no volver a estar en su pellejo. De ahora en lo adelante solo viajes turísticos aderezados de pequeños sustillos previstos en la guía.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


6 thoughts on “Guía del autoestopista metafísico

  • el 20 marzo, 2013 a las 3:22 pm
    Permalink

    “Cuando Dios se duerme de su ser brotan desparramados los contrarios danzando el teatro de la vida, y por un rato Dios se olvida de sí y de su soledad”. !!!Al fin poesía, Erasmo!!! Sigue escarbando.

  • el 18 marzo, 2013 a las 7:18 am
    Permalink

    …muy bueno erasmo…es por eso que siempre hace falta guia, todos los sustos estos tienen que ver con la falta de preparacion o el “tuning” para entrarle a la cuestion. y esto tiene que ver con el respeto que se le debe a estas cosas, y digo cosas porque al final no nos queda bien claro que cosa es…pero como aporta man…el hongo lo que te suma es mucho…isidro, shaman con enteogenos y babalao con ron, si las cruzas tremendo desorden

  • el 18 marzo, 2013 a las 6:25 am
    Permalink

    jejejej Muy bueno el post. :)

  • el 15 marzo, 2013 a las 11:30 pm
    Permalink

    ¿Por casualidad te refieres al peyote, el que consumen los indios mexicanos? Un amigo mexicano me contó de su experiencia con el dichoso cactus, que lo puso en otro mundo. Pero según él -y todos los que han pasado por la experiencia – , si no hay chamán de por medio, el viaje no está completo. Y no se te ocurra sustituirlo por un babalao…

  • el 15 marzo, 2013 a las 7:55 am
    Permalink

    Muy bueno! Genial! Yo lo vi en las estrellas, me pareció ser un pedazo de Dios. Gracias Erasmo. El Estado y el Capital, o cualquier forma de dominación temen al despertar de las masas, por eso temen también a los enteogenos más que a las drogas duras. Saludos desde Francia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *