De-generación, a propósito del cumpleaños de Fidel Castro

Erasmo Calzadilla

degeneración
Ilustración por Onel

HAVANA TIMES — Hoy quiero volver sobre otro tema caliente en Cuba: el proceso de degradación cultural y social que avanza por nuestros campos y ciudades. No soy el único que lo nota, es un tema recurrente acá.

El sistema implantado por los Castro (que no quiero llamarle socialismo, por respeto al socialismo) erosionó profundamente el tejido social y el riquísimo patrimonio cultural de la nación, fortalezas que ni el capitalismo salvaje había logrado abatir. A continuación muestro en síntesis los cañonazos que, desde mi punto de vista, más daño hicieron:

  • Destrucción del trabajo como fuente de vida, provocado por los míseros salarios y el igualitarismo que premiaba a los majases.
  • Destrucción de valores, costumbres y prácticas tradicionales a raíz de la implantación de un modelo de desarrollo de estilo moderno: industrial, intensivo, nihilista.
  • Destrucción de la cultura política y la vida civil vía paternalismo, verticalismo, prohibición de organizarse para cualquier actividad cívica o económica independiente del Estado (castigando a quienes se atrevían) e imposibilidad de participar en la cosa pública.
  • Destrucción del patrimonio cultural, el sentido común y el sistema de creencias mediante un intensivo lavado de cerebro. Los grandes ideólogos del régimen (Fidel Castro, Ernesto Guevara etc.) se empeñaron en este proceso cuyo fin era extirpar residuos atávicos asociados al modo de producción capitalista. De esa forma, pretendían moldear al Hombre Nuevo.

Como resultado hoy tenemos un cuadro social gris caracterizado por: profunda atomización de la sociedad, ambiente cívico y político estéril, hegemonía cultural en manos de desarraigados, enajenados, idiotas políticos, lumpen-proletarios (por hablar en términos marxistas) y reggaetoneros, entendido el reggaetón no como un sabroso ritmo caribeño que invita al amor carnal, sino como una proyección narcisista, individualista, consumista y violenta ante la vida.

¿A dónde va una nación así? A peor, supongo.

En semejante caldo de cultivo los Castro, el PCC, los nuevos empresarios y el capital internacional pueden seguir apretando la tuerca sin miedo, que la tuerca va a seguir cediendo. Tardará eones en surgir una verdadera organización obrera, un movimiento popular de protesta o un brote de indignados ¿Por qué? Porque se extinguió de raíz el sentido de la dignidad cívica, la confianza del pueblo en sí mismo, la capacidad organizativa horizontal y todo lo que hace falta para que una nación se plante frente a sus amos.

¿Cómo se refleja todo esto en la vida cotidiana del cubano?

La vida diaria de la gente humilde se ha ido tornando una agonía: agonía, porque cada día los frijoles cuestan más caros y por el resquebrajamiento de las normas de convivencia; a donde quiera que te vires tienes que lidiar con agresores y estafadores de toda laya.

Parte de la violencia y el maltrato que sufre el cubano de a pie proviene de los funcionarios del Estado, especialmente los de abajo. Choferes de guaguas, dependientes de tiendas, mercados y cafeterías, personal de Salud y Educación, oficinistas que atienden público y jefes en los centros de trabajo conforman un ejército de tipejos que nos roban, violan nuestros derechos y mancillan nuestra dignidad a ritmo de reggaetón.

Pero lo peor es lo bien que nos hemos adaptado. Algunos lo ven como absurdo y humillante (generalmente viejos) y lo sufren con la resignación que se sufre una enfermedad incurable. La nueva generación, sin embargo, lo asume como parte del paisaje, paisaje que tiene en un lugar privilegiado al funcionario-verdugo de su propio pueblo.

En la actualidad el principal trabajo ideológico no es ejecutado por aburridos e impresentables burócratas del Partido. El mejor trabajo ideológico lo realizan atractivos intérpretes de música de moda; no por gusto cuajan tan bien con el Sistema.

El reggaetón y la salsa tienen la importante función ideológica de mostrar que “to’ está bien”, que somos felices aquí, que la gozadera es la talla. Indirectamente proscriben cualquier actitud reflexiva o gesto de molestia con respecto a la realidad cotidiana, cosa de “mongos” y perdedores.

Me encantaría conversar más sobre estas cuestiones, pero ya me he extendido demasiado. Poco a poco iré desembuchando.

Nota: Nada de esto niega que la Revolución haya sido necesaria y que Fidel Castro jugara un papel positivo en sus inicios.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


56 thoughts on “De-generación, a propósito del cumpleaños de Fidel Castro

  • el 23 agosto, 2015 a las 5:20 pm
    Permalink

    Es que hace falta ponerme un cuchillo entre los dientes, a punto de cortar en picadillo a un bebé en el plato, mirando al dicho bebé con los ojos inyectados en sangre y escupiendo fuego por la boca? jajajaja!

  • el 23 agosto, 2015 a las 3:25 pm
    Permalink

    Que lindo y romantico suena eso!

  • el 22 agosto, 2015 a las 3:08 pm
    Permalink

    El comunismo marxista implica la desaparición de TODAS las clases sociales.

  • el 22 agosto, 2015 a las 10:02 am
    Permalink

    No, Bobo, no, para nada intento justificar. Trato, eso sí, de tomar en cuenta todos los factores que incidieron en aquella vorágine político-social de los primeros años. Yo soy de los convencidos de que fue más lo acontecido en virtud de las carencias de una democracia representativa sólida, que por los afanes de cualesquiera de las personalidades que se afianzaron con el triunfo de la rebelión, Fidel incluido.

  • el 22 agosto, 2015 a las 5:00 am
    Permalink

    La teoria revolucionaria Marxista contiene dentro de si la erradicacion de una clase social. En la epoca que no habia aviones , esto se hacia con masacre, el “humanismo comunista” empezaba con una masacre o limpieza de clase, este era un “mal necesario” expresado por los elitistas “Rascolnikianos”. En el caso cubano, ya habian aviones y un destino, asi que emigrar fue una de las soluciones, la otra solucion ya la traemos en nuestros genes hispanos, la doble moral, la misma que aplicaron los judios y descendientes de arabes contra la estricta ideologia de la inquisicion .

  • el 21 agosto, 2015 a las 11:27 am
    Permalink

    De acuerdo, isidro. Estoy precisamente en este momento estudiando toda esa parte de nuestra historia universal y política.
    Saludos.

  • el 21 agosto, 2015 a las 10:19 am
    Permalink

    Isidro, en serio así justificas el asesinato de la Constitución del 40 y el inmediato incumplimiento del programa moncadista y traición a los caídos en la lucha contra el dictador Batista? Tambien me vas convencer que la generación del centenario y el directorio estudiantil ofrecieron sus vidas para sustituir una dictadura por otra?

  • el 21 agosto, 2015 a las 9:20 am
    Permalink

    Hola AL:

    Supongo que te refieres a mi comentario cuando apuntas a “los movimientos anticoloniales en África y Medio Oriente”. Sólo permíteme puntualizar que no me referí a los movimientos como tales, que claro que existían desde mucho antes, sino a la “descolonización en Africa” (no otras partes) como tal. Observa que de los 53 estados africanos reconocidos hoy, 31 se independizaron después de 1960.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *