Calzadilla consigue un nuevo empleo

Erasmo Calzadilla

Ahora estamos muy contentos en casa porque Calzadilla, mi padre, ha conseguido un nuevo empleo y no anda rezongando todo el tiempo (al menos no delante nuestro) cuando las cosas (casi siempre) no salen como él quiere.

El viejo cayó en la cuenta de que los muchos pesos que le pagan de jubilación significan poco para como están los precios, además no le gusta la vida de retirado-carga-mandaos, así que ha salido a buscar trabajo y el muy suertudo lo logró.

No le fue fácil; hoy por hoy conseguir un empleo se las trae, pero los ex militares por ser supuestamente más confiables tienen mejores oportunidades en este régimen (claro, ellos no han manchado su expediente en broncas con la burocracia, como tampoco se ven obligados a pasar por encima de la ley para resolver lo indispensable).

Además, ya han formado una especie de clan ocupando posiciones estratégicas, y unos a otros se salvan.

Consiguió pues el hombre un puesto modesto en un banco, pero aún no sabe si con su edad pueda adquirir las habilidades manuales imprescindibles para cumplir lo que se le exige.

Dice que aquello le recuerda “la película esa de Charles Chaplin” (se refiere a Tiempos Modernos), pero no es capaz de asociar al fordismo con el capitalismo: siempre que en alguna pared haya colgada una foto de “quien tú sabes” estaremos, cree él, construyendo el socialismo.

Otra cosa verdaderamente terrible es el regreso a la hora pico en ómnibus urbanos, lo que significa más de dos horas de fatigas, calores, atropellos y mucha angustia entre la espera y el trayecto.

Esta amarga experiencia la venimos soportando los cubanos humildes hace tantos años que perdí la cuenta, pero él, aunque humilde también, no está adaptado a estos trajines pues antes lo traía y llevaban a la Unidad en una Yutong con aire acondicionado.

Aceptémoslo: no se lo merece. Ningún viejo debería estar en esto después de haber pasado la vida luchando, y luego a la hora de descansar, tener que seguir trabajando hasta que las fuerzas se esfumen de los miembros.

Bueno pero en fin, por el momento Calzadilla está contento, así que alegrémonos por él aunque no se qué tanto dure la felicidad.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


4 thoughts on “Calzadilla consigue un nuevo empleo

  • el 30 septiembre, 2010 a las 8:26 pm
    Permalink

    moi
    derrocha su valor diciendo cosas muy duras, pero luego no le alcanza para firmar con su verdadero nombre

  • el 30 septiembre, 2010 a las 4:15 pm
    Permalink

    Erasmo
    te leo por primera vez, pues no conocia este blog, nosotros nos conocimos en la Habana hace tiempo, me llamo Lazaro en esa epoca mi novia en Cuba era Kenia que vivia en la Vibora y era amiga tuya.
    te dejo este link a un proyecto que estoy intentando desarrollar junto a unos amigos http://www.cubanosenhouston.com

    abrazos

  • el 29 septiembre, 2010 a las 6:48 pm
    Permalink

    Muy valiente de tu parte, es un fenómeno con muchas aristas el de los jubilados de las FAR y el MININT, generalmente sus jubilaciones son generosas, sobrepasando los 600 pesos en los oficiales, y entonces como bien dices en esa de clan que han creado van a ocupar plazas en nuestras entidades, casi siempre de jefes(pues alguien considera que son más confiables y capaces que los demás), devengando entonces un salario más, la realidad es que los malos hábitos que traen de esos organismos(como el sistema de ordeno y mando que traen en cada célula de su cuerpo, así como involucrarse en los entramados del sistema para obtener “favores” alimenticios y de todo tipo) lo siguen empleando entonces, poniendo muchas veces en duda la “calidad” de esas instituciones.

  • el 29 septiembre, 2010 a las 4:33 pm
    Permalink

    Otro de tu padre, se ve que eres un gran periodista. Cuando sacas algo de tu madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *