Ay, Nicaragua, mija

Erasmo Calzadilla

Daniel Ortega, (c) with his wife Rosario Murillo and Cardinal Miguel Obando y Bravo. Photo: lavozdelsandinismo.com

En noviembre de este año 2011 serán las “elecciones” generales en esa pequeña nación centroamericana tan cercana a Cuba.

Talladas en mi subconsciente tengo las tonadas revolucionarias que a disco rayado se escucharon acá a raíz del triunfo del sandinismo sobre el tirano Somoza.  Cuando dentro de unos años me ponga senil voy a estar devolviendo una y otra vez una vieja cancioncilla incomprensible para los nuevos:

Comandante Carlos, Carlos Fonseca / tayacán vencedor de la muerte / Novio de la patria rojinegra / Nicaragua entera te grita: ¡Presente!

Muchas personas en Cuba y el mundo entero creyeron que en Nicaragua se jugaba el futuro, y ayudaron como pudieron.  También lo hizo la cúpula dirigente de este país, que desde entonces mantiene una relación muy estrecha con Daniel Ortega.

Recuerdo el barullo formado aquí  cuando a finales de los 80 se supo que Ortega “permitiría”  elecciones.  Lxs “comunistas” a mi alrededor se alarmaban y desaprobaban el paso:  “¡Es un error! ¡Al imperialismo no se le puede dar ni un tantico así!. ”

Pero las elecciones ocurrieron, y el pueblo castigó a un Partido que en 10 años se había endiosado a sus líderes y desatada una corrupción que después enseño no tener límites, y no había traído ni paz ni prosperidad, (debido parcialmente al bloqueo de EE. UU.  y la guerra de los Contras financiado por Reagan y el Congreso de este país).

Pasó el tiempo, pasó y el FSLN continuó la lucha politiquera, hasta que finalmente en el 2006, cuando ya poco o nada quedaba de su inclinación hacia la izquierda, de su compromiso con la lucha social a favor de lxs trabajadores y lxs más necesitados, ganó la silla presidencial.  Lo del abandono de su antigua ideología no es un secreto, pero si alguien tiene dudas creo que se le quitará al saber que:

– La familia Ortega, otrora humilde, es hoy una de las más ricas de su país, sus hijos administran (¿O son dueños de?) varios emisoras de radio y canales de televisión.

– Muchas tierras fueron repartidas, sí, entre lxs jerarcas y clientes del Partido.

– El Frente instalado por segunda vez en el poder ha promovido privatizaciones y ajustes neoliberales.

– Los líderes sandinistas se pintan de brabucones antimperialistas pero mantienen en vigor un tratado de libre comercio con los EE. UU.

– La familia “real” ha desarticulado el activismo social obrero y clasista transformándolo en un populismo clientelista a su servicio.

– Los derechos de las mujeres siguen pisoteados (el FSLN apoyó y mantiene la penalización del aborto terapéutico,

– Tampoco hay avances en la autonomía para las comunidades indígenas de la costa atlántica.

– Desde el 1999 Ortega y los suyos pactaron con el Partido Liberal Constitucionalista, especialmente con su lider, el reconocido desfalcador del erario público Arnoldo Alemán.  De nuevo en el poder, No solo lo sacaron de la cárcel, donde cumplía 20 años de prisión, le “lucharon” la amnistía y devolvieron todos sus bienes y propiedades confiscadas.  Mediante el pacto, danielistas y alemanistas se repartieron los cargos públicos y han realizado los cambios (i)legales necesarios para garantizar que solo ellos continúen en el poder.

– Ha pisoteado la constitución del país (redactada por los Sandinistas en el ‘87) para favorecer una nueva dinastía familiar.

Bonito ¿no?

Si usted es una persona atenta a lo que sucede en el mundo nada de esto debe parecerle nuevo, pero si en toda su vida le ha creído al diario Granma y otros por el estilo, debe pensar que soy un mentiroso.  El diario Granma, que nunca ha mencionado una coma sobre las “desviaciones” del FSLN, anda ahora justificando los manejos fraudulentos de la campaña de Ortega.

Me pregunto por qué el órgano oficial de lxs comunistas mantiene su apoyo a un dirigente que hace mucho abandonó su marcha con la izquierda y ahora mismo es un freno al avance de cualquier iniciativa progresista en la patria de Sandino.

¿Es que prefiere la cercanía de políticxs probadamente corruptxs a la de otros movimientos de izquierda y/o antiliberales como el de Renovación Sandinista (MRS), o la plataforma Izquierda Democrática Sandinista?

Incluso si la “amistad” con Ortega no fuese más que una estrategia para mantener cierta pujanza antimperialista en la región (cosa dudosa por los tratados de libre comercio que sostiene con los EE. UU. ), nada justifica mantener desinformada y en la ignorancia política a la gente en Cuba, a menos que se quiera manejarla dócilmente y ningunearla.  Pero si la prensa oficial tiene motivos para mentir u ocultar información sobre el tema, los blogueros no.

Siete semanas falta para las “elecciones”  en Nicaragua, pero no tengo ansiedad por conocer sus resultados.

Nota: Algunxs analistas consideran que el gobierno de Cuba se ha ido distanciando con el FSLN, y una prueba es que de la celebración del aniversario de la revolución sandinista en julio pasado, Granma nada publicó (no he podido confirmarlo).  No obstante acerca de las elecciones Granma sí ha publicado varios artículos que justifican todas las trampas y traquimañas que viene cometiendo Ortega y el FSLN para reelegirse.  Comparado con los 80 sí hay distanciamiento, pero con la entrada de Nicaragua al ALBA creo que más bien ha renacido la amistad. ” 

 

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


2 thoughts on “Ay, Nicaragua, mija

  • el 13 octubre, 2011 a las 11:25 am
    Permalink

    Ningún sistema es perfecto (ni el más capitalista ni el más socialista). Yo vivo en Nicaragua y tuve la dicha de vivir los últimos años del gobierno sandinista en los 80, los años liberales de los 90 y esta nueva etapa del gobierno sandinista. Las difencias son abismales entre un entre los liberales y sandinistas. Si tú crees que este gobierno no es de izquierda, estás equivocado. Ya no te cobran en los hospitales públicos por una operación, o medicamentos o algún examen que te tienes que realizar. En los colegios públicos ya no pagas la mensualidad o el costo de los examenes. El transporte público está ahora conformado por una flota de buses nuevos en Managua. Muchas personas, miles están obteniendo su título de propiedad y una casa digna para vivir. Otra vez la tasa de analfabetismo ha bajado, incluso está llegando al 1%. Se está combatiendo la especulación de precios, propio del sistema capitalista, importando productos a precios solidarios. Y te puedo seguir contando más, pero sería mejor que varios de los que leen tu artículo vinieran a estar un tiempo aquí en Nicaragua. El gobierno sandinista no es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo, pero sí muchas personas han visto el cambio y están completamente seguros que la opción sandinista es mejor si lo comparamos a los liberales. Y como te dije al principio, nada es perfecto, ni los EEUU con todo y su llamada democracia. Tú hablas bien del Movimiento Renovador Sandinista, bueno te cuento que ellos van unidos a la fuerza politica PLI, otrora partido de los Somoza. ¿A esos tú llamas de izquierda? Por favor. Si Daniel Ortega sale alto en las encuestas, es por algo, muchos han visto el cambio y este de 6 de noviembre se ratificará su reelección. VIVA NICARAGUA!!!!

  • el 30 septiembre, 2011 a las 9:34 pm
    Permalink

    No te parece que esos procesos de putrefacción se presentan muy, muy, muy seguido y en tantos puntos geográficos de este planetita? No te resultan ligeramente parecidas las actitudes, esas formas transformistas de los que se endiosan a sí mismos en cuanto muerden el poder y les resulta sabrosa la tajada? No te parece que la gente debería una sola vez por todas entender que el poder enferma a los más imbéciles y los vuelve peores que a los animales de carroña cuando se ven ante los restos? Y no, no es cuestión de ideologías, quizá sí de origen y de valores, pero en política son escasas, casi nulas las personas que con un amplio sentido ético y moral accionan en favor de la colectividad… al menos en Latinoamérica no tenemos a uno solo identificable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *