Agros baratos en barrios prósperos

Erasmo Calzadilla

Agromercado estatal. Foto: Caridad

Ya contó Daysi, colaboradora de Havana Times, que un grupo de amigxs estamos visitando los agromercados estatales del Vedado para conseguir alimentos más baratos, porque como están las cosas no da la cuenta con el billete.

Suerte que todavía somos jóvenes y podemos guapear con mochilas repletas hasta Alamar o el Reparto Eléctrico, pero no todo el mundo aguanta esa mecha: lxs viejxs por ejemplo, que cada vez son más en el caimán del caribe, no clasifican.

Es irónico que los agros más maravillosos y menos caros los tenga el Estado como vitrina en los barrios más prósperos de la ciudad, donde circula bien la plata. ¿Por qué semejante distribución que profundiza un abismo ya hondo? Con mala fe podría pensarse que para salvar a lxs funcionarixs de alto rango que “casualmente” residen por esta zona.

Si la intención es ubicar los productos en un lugar céntrico, asequible y equidistante ¿Por qué no en Centro Habana o en Cuatro Caminos, donde malvive la gente más necesitada? (Justo al lado del carísimo mercado libre de Cuatro Caminos hay un parque frecuentado por mendigos y desauciados).

Es cierto que esporádicamente el Estado monta ferias agropecuarias en los barrios menos favorecidos, o envía camiones con algunos productos, pero esto no resuelve el problema. En ausencia de un control riguroso lxs revendedores acaparan buena parte de los productos; y otrxs hacen su agosto expoliando a la gente que viene a comprar.

Acorde al paradigma verticalista por el que está organizada esta sociedad las cosas funcionan bien solo a la vista del gran poder central y sus filiares, fuera de ahí todo proyecto diseñado desde arriba se corrompe con rapidez.

Tampoco resuelven gran cosa lxs agricultores independientes de la periferia, ni los kioscos y mercados particulares, que ostentan precios dignos de personas con FE (Familiares en el Extranjero).

Los organopónicos, otra solución estatal, cada vez producen menos y de peor calidad (al menos en las zonas donde vivimos).

¿Solución? no veo ninguna en el horizonte, al menos a nivel social.

Nuestro próximo paso será organizarnos los amigxs y comprar alimentos al por mayor directamente a lxs campesinxs, sin intermediarixs. Y rezar porque la cosa no siga empeorando.

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.


One thought on “Agros baratos en barrios prósperos

  • el 29 agosto, 2011 a las 1:52 pm
    Permalink

    Eso que ahora delatas es raquítico, yo siempre lo vi así mientras vivía en la capital, al visitar-porque eso parecía solo eso, visita, no acto de compra- el agro del paradero de Playa encontraba unos cuantos productos solamente, a veces justo aquellos que en Cuatro Caminos, ahí camino al Cerro no había, aunque hay que decir que este último agro siempre fue el que más surtido encontré, pero a veces los precios no tenían ninguna comparación con lo que hallaba en Playa o lo poco que podía comprar en La Lisa. Para sorpresa algunos conocidos hacían ese mismo peregrinar de un municipio a otro y terminaban en Playa, ahí casi en las fronteras con Miramar, muy cerca de las residencias remosadas, soltando los billetes que no siempre tenían en cantidades pero que tampoco les faltaban… siempre en todos lados eso ha sido el talón de Aquiles para la construcción de una sociedad con cierta igualdad: claro que hay, siempre ha habido, pero no para todos. Salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *