¿Qué hacer con nuestra salud?

Erasmo Calzadilla

Cualquier cubano tiene muchas historias parecidas a la que ahora contaré.

Acompañaba a una amiga a hacerse un ultrasonido de sus órganos reproductores en un hospital suburbano. Desde las seis comenzaron a llegar las mujeres interesadas en la dichosa prueba.

Como venían con la vejiga llena (así lo exige el examen) y era mucho el deseo de hacer pis, organizamos la cola celosamente, pues un solo colado retrasaría demasiado el añorado instante de miccionar.

A las 8.00 am, hora de empezar, todas aquellas mujeres se retorcían, daban brinquitos y gemían de dolor; apretando el esfinter para retener el chorrito. Temíamos que el personal médico se retrasara, así que nos bajó el alma al cuerpo cuando puntualmente se abrieron las puertas de la consulta.

Entonces comenzaron a pasar las pacientes pero, ¿cuáles? ¿las de la cola?  No, no esas, sino las amistades y compromisos de la doctora y su groserísima y fumadora secretaria.  Una hora después todavía no había entrado la primera de las oficiales, pero cada vez más “socias” eran atendidas, y un bulto de ellas esperaba su oportunidad.

Las madrugadoras estaban intranquilas y furiosas pero ninguna se atrevió a reclamar. Luego de recibir “mi merecido” comprendí porqué.

Como a las nueve no aguanté más, y entré a la consulta a preguntar cuándo iban a pasar las no apadrinadas. La secretaria fumadora me respondió “¡ahora!”, pero por su acento descompuesto y las muecas de su rostro sentí que en verdad quiso decir “cuando me salga de …”.

Resumiré lo que luego pasó.

Por haber reclamado en varias ocasiones, la especialista se ensañó con mi compañera. La humilló y pisoteó emocionalmente con una habilidad histriónica dificil de relatar.

No iba ella a permitir que un acompañante o paciente cuestionara así como así su manera de hacer las cosas. Mi amiga lo sufrió llorando, y cuando pudo hilvanar un dulce reclamo no fue escuchada.

Sin embargo, al ver sus lágrimas brotar (parece que) la doctora se sensibilizó, pidió disculpas y díjole que a la próxima la atendería no más asomar la cabeza, sin tener que hacer la cola. Mi compañera no tuvo ánimos para explicarle.

El hospital es público, sostenido con el dinero del pueblo, pero doctores y pacientes se comportan como si fuera privado y la atención médica una dádiva.

No ocurre siempre así pero a menudo. Son demasiado tortuosos los mecanismos por los que las personas pudieran ejercer algún control sobre los funcionarios y especialistas que supuestamente debieran servirle.

Este problema es tan perenne que ya se ha instalado en el sentido común como algo normal y ahora es mucho más difícil de extirpar. La gente no lucha, se acomoda como puede.

La alienación en el “Socialismo de Estado” y dentro del “Capitalismo” parte de vías diferentes pero terminan pareciéndose bastante. Ahora la cuestión es ¿qué hacer?

Erasmo Calzadilla

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Erasmo Calzadilla has 363 posts and counting. See all posts by Erasmo Calzadilla

13 thoughts on “¿Qué hacer con nuestra salud?

  • Hola Julio y Erasmo. En Canada, tienes una tarjeta q cada vez q se usa va para a un sistema central donde se sabe en que Dr estas, q medicina estas tomando, cuando fue la ultimas vez q fuiste al medico y pq razon. Esto ademas de ayudar a los Dr a saber del paciente sin tener un historia clinica en su oficina pq esta en el sistema, el estado sabe q que consulta pagarle por el servicio de atenderte. Asi sucede q mientras a mas pacientes atiendes mas dinero recibes. Pero yo no creo q en ningun lugar tu debes justificar tu mal trabajo por tu pobre salario o por tus condiciones de vida, si aceptaste el trabajo y sabias cuanto te iban a pagar entonces no te quejes y hazlo como tiene que hacerse. Es un problema de etica que ademas tiene q ser mayor en los sistemas de salud. Entonces hablar de eso que las cosas deben ser “a lo cubano” como dice Daniel es justificar el maltrato simplemente pq otros actuan de la misma manera contigo. Si el de la croqueta te trato mal y no te gusto pq entonces si trabajas en una tienda haces lo mismo. Debemos seguir la cadena, solo pq eso es ” a lo cubano”. No se, Uds q viven alla me diran con mas causa.

  • De acuerdo Erasmo.
    Pero lo que propuse es algo que les estimularia a trabajar y a hacer su trabajo lo mejor posible. Si cada persona recibe digamos que una tarjeta especial y cuando usan el medico usan esa tarjeta. El hospital o medico son pagados en correspondencia directa por la cantidad de uso que cada uno recibe. Si a un medico asisten pocos pacientes este recibe menos dinero que a un medico al cual visitan muchos pacientes entonces eso estimularia a que los medicos con pocos pacientes hagan un mejor trabajo para asi poder atraer mas pacientes.

    Si el trabajo se pone en dependencia directa de lo que la persona realmente produce y de la calidad con que lo hace entonces creo que seria muy diferente. Eso es exactamente lo que ocurre en el capitalismo. Aca si el medico no me trata como yo creo que debe tratarme simplemente voy a otro medico.

  • julio
    a muchos medicos les gustaría tener la menor cantidad de pacientes posibles. No se sienten estimulados a trabajar más. Lo mismo pasa en todos los centros estatales donde se brinde algún servicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *