Reflexión de fin de año

Elio Delgado Legón

Feliz Año Nuevo.  Foto Caridad
Feliz Año Nuevo. Foto Caridad

HAVANA TIMES – Cada vez que llega el final de un año, la mayoría de los seres humanos reflexionamos y hacemos un balance de lo vivido, así como planes para el futuro. Los más jóvenes lo hacen a más largo plazo; los que, como yo, ya no somos tan jóvenes, solo podemos hacer planes para el futuro más inmediato, porque las variantes se nos van agotando, como en el final de una partida de ajedrez.

Y es que la vida de una persona tiene mucha similitud con una partida del juego ciencia: en la apertura, son muchas las posibilidades y variantes que se nos presentan, y de la actitud que asumamos en cada situación, o sea, la jugada que hagamos ante la que nos presenta la vida, dependerá el curso posterior de nuestra existencia.

Al hacer mi reflexión este fin de año, he llegado a la conclusión de que en la apertura, en mi juventud, tomé varias decisiones correctas que condicionaron mi vida posterior. Por ejemplo, ante la disyuntiva de ponerme a trabajar en el campo con mi padre, como hicieron muchos de mis contemporáneos, decidí continuar estudiando y buscar un trabajo en la ciudad, que me permitiera hacer las dos cosas: estudiar y trabajar, aun cuando lo que ganaba no me permitía ayudar al sustento de la familia, pero siempre tuve el apoyo de mis padres.

Esa decisión tuvo importantes consecuencias en mi vida posterior.

Otra disyuntiva que se me presentó, en cierta forma derivada de la anterior, fue la relacionada con la política, en la que tenía tres variantes; la primera, apoyar a la dictadura de Fulgencio Batista, con lo que me convertía en cómplice de los asesinos de miles de jóvenes; la segunda, quedarme al margen de los acontecimientos y no tomar partido, que de cierta manera, también me hacía cómplice, y la tercera, asumir una actitud de lucha contra los males existentes en el país y mantenerla hasta las últimas consecuencias.

Yo asumí esa última variante y no me arrepiento, pues siento que contribuí, aunque muy modestamente, debido a las condiciones que me impuso la vida, al triunfo de una de las revoluciones más importantes de la historia occidental.

La vida ha continuado su curso y he tenido que tomar muchas decisiones en lo personal; algunas me llevaron al éxito, otras, al fracaso; pero en cuanto a las ideas políticas, he mantenido una línea coherente, de apoyo a mi Revolución, que aunque ha cometido errores, ha logrado resultados de los cuales podemos enorgullecernos.

Hoy, ya en los finales de esa partida de ajedrez que es la vida, se me presentan diversas variantes. Yo asumo la que me debe llevar a la victoria: continuar defendiendo mi Revolución, de la mejor forma que sé hacerlo. Otros optan por abandonar el juego para buscar mejoras personales. No los critico, pero la vida les pondrá en lo adelante muchas variantes que tendrán que asumir en la soledad.

Yo terminaré la partida, siempre acompañado de mi pueblo solidario y revolucionario. Y no me cabe la menor duda de que venceremos.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


19 thoughts on “Reflexión de fin de año

  • el 31 diciembre, 2015 a las 1:29 am
    Permalink

    Bueno Elio, entonces los planes para el año que viene es hacerte complice del actual gobierno no ? en vez de estar al lado del pueblo y decir la verdad ? Tienes un arma poderosa en la mano y la usas para a final hacerle el juego a un gobierno que hace mucho no hace nada por el pueblo al cual le debe todo, no al reves .. Los pueblos no deben explicar, ni rendir cuentas al gobierno y en Cuba es al contrario y eso lo sabes, es como si el pueblo le debiera la vida al gobierno y para pagar tenga que callarse la boca y vivir la vida entera de rodillas .. Esto se que lo sabes y lo comprendes bien a pesar de toda la propaganda que desplegas ;)

  • el 31 diciembre, 2015 a las 12:50 am
    Permalink

    A mi siempre me dijeron que los guajiritos no podian estudiar y resulta que Elio hasta “escogio” hacerlo le ronca….supongo que en el 2016 Elio nos restregue en cara todas las victorias que dice ganaran.

  • el 30 diciembre, 2015 a las 6:24 pm
    Permalink

    Elio ¿¿¿este año no nos vas a contar como disparabas a todo lo que se moviera por la central incluyendo ambulancias?????…..

  • el 30 diciembre, 2015 a las 5:16 pm
    Permalink

    Y yo que llegue a pensar que el humorismo cubano habia desaparecido de la prensa con H.Zumbado.Yo opino que Elio nos da “cuero” y es tremendo jodedor

  • el 30 diciembre, 2015 a las 2:33 am
    Permalink

    Ajedrez….. umm!!!!!
    El sabe de lo que habla….
    Don Elio; como usted todos tenemos el derecho de elegir; y a la vez, decidir que rumbo tomar…
    En lo personal, aunque no tengo nada, en lo absoluto contra usted, pues del juego, usted es un peón, tal como yo; pero cada quien en un color diferente, por su edad, le corresponde el “blanco”; déjeme el “negro”.
    Todas las variantes que nos de la vida; incluida la soledad, en mi caso, estoy en mi “Higuera” la asumo como usted asume recibir su “jabita revolucionaria” por esos escritos tan elocuentes, y a lo mejor, hasta sinceros…
    Pero, como muchos, usted padece del mal absolutista, de creer tener toda la verdad de su lado, cuando esta, al existir otro lado en el tablero, es relativa… Usted esta junto a los que “vencen” … Oportunismo, o convicción?
    Porque su ajedrez, mantiene bajo la bota de una constitución, militarizada, leyes que marginan, a mas del 90% de un pueblo, que solo quiere amar, trabajar y que por desgracia, hoy día, va a lo “suyo primero” y al trapicheo de cada cual según donde trabaje, sacarle el jugo extra oficial, a su puesto laboral…
    Usted, si mira a su alrededor, con ojo auto critico vera que toda esa compañía victoriosa, es la mayor de las soledades…
    Yo nací en el seno de una familia que lucho, defendió y amo la revolución; mas, como continuar haciendo lo anterior, si como grano de arena que soy, como gota del río… Que un día decidió aportar ideas, pequeñas, pero ideas al fin, y me gané el titulo honorifico de “oveja negra” disidente, apátrida, antisocial… En fin enemigo…
    Desde sus posiciones, “victoriosas” y claro esta, “poderosas” podrán hacer lo que crean conveniente… Pero tenga en cuenta, señor o compañero??? Que hagan lo que hagan, a la larga, solo sera, menos luz para todos…
    Que tenga el mejor de los fines de año posible, si es que no tiene que cumplir alguna “tarea” por “la victoria”
    de los pocos, sobre los muchos.

  • el 30 diciembre, 2015 a las 1:16 am
    Permalink

    Genial!

  • el 30 diciembre, 2015 a las 1:15 am
    Permalink

    Elio, se nota que por mucho que Ud reflexione al final de cada año y que nada le induce a ver la realidad de una manera razonable.

    Su revolución ha tenido al pueblo en una constante zozobra en todos los sentidos, nunca el cubano vivió tan angustiado y por tanto tiempo (para su información Batista sólo tenía 7 años como dictador, los Castro llevan 57)

    Por eso Elio es que si pudieran, todos abandonaran el país. Como ve,,, el ser humano se siente feliz cuando progresa. Usted lo sabe porque o si no, usted nunca se hubiese mudado para La Habana y se hubiera quedado en su campo.

    Mucha Salud para este 2016.

  • el 29 diciembre, 2015 a las 8:33 pm
    Permalink

    Elio se me olvido.decirle que si “su revolucion” lo ha hecho muy feliz a mi me ha.hecho muy infeliz y si se hiciera una consulta sobre los que la apoyan y los que no la apoyan, que diria ud si fueramos mas los que no la apoyamos, y fueramos muchos muchos los que no sentimos muy infelices y frustrados, seria como una tirania una imposicion de la infelicidad por una minoria. Que bueno seria hacer este experimento, porque no se lo planteamos a los dirigentes de “su revolucion”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *