Reflexión de fin de año

Elio Delgado Legón

Feliz Año Nuevo.  Foto Caridad
Feliz Año Nuevo. Foto Caridad

HAVANA TIMES – Cada vez que llega el final de un año, la mayoría de los seres humanos reflexionamos y hacemos un balance de lo vivido, así como planes para el futuro. Los más jóvenes lo hacen a más largo plazo; los que, como yo, ya no somos tan jóvenes, solo podemos hacer planes para el futuro más inmediato, porque las variantes se nos van agotando, como en el final de una partida de ajedrez.

Y es que la vida de una persona tiene mucha similitud con una partida del juego ciencia: en la apertura, son muchas las posibilidades y variantes que se nos presentan, y de la actitud que asumamos en cada situación, o sea, la jugada que hagamos ante la que nos presenta la vida, dependerá el curso posterior de nuestra existencia.

Al hacer mi reflexión este fin de año, he llegado a la conclusión de que en la apertura, en mi juventud, tomé varias decisiones correctas que condicionaron mi vida posterior. Por ejemplo, ante la disyuntiva de ponerme a trabajar en el campo con mi padre, como hicieron muchos de mis contemporáneos, decidí continuar estudiando y buscar un trabajo en la ciudad, que me permitiera hacer las dos cosas: estudiar y trabajar, aun cuando lo que ganaba no me permitía ayudar al sustento de la familia, pero siempre tuve el apoyo de mis padres.

Esa decisión tuvo importantes consecuencias en mi vida posterior.

Otra disyuntiva que se me presentó, en cierta forma derivada de la anterior, fue la relacionada con la política, en la que tenía tres variantes; la primera, apoyar a la dictadura de Fulgencio Batista, con lo que me convertía en cómplice de los asesinos de miles de jóvenes; la segunda, quedarme al margen de los acontecimientos y no tomar partido, que de cierta manera, también me hacía cómplice, y la tercera, asumir una actitud de lucha contra los males existentes en el país y mantenerla hasta las últimas consecuencias.

Yo asumí esa última variante y no me arrepiento, pues siento que contribuí, aunque muy modestamente, debido a las condiciones que me impuso la vida, al triunfo de una de las revoluciones más importantes de la historia occidental.

La vida ha continuado su curso y he tenido que tomar muchas decisiones en lo personal; algunas me llevaron al éxito, otras, al fracaso; pero en cuanto a las ideas políticas, he mantenido una línea coherente, de apoyo a mi Revolución, que aunque ha cometido errores, ha logrado resultados de los cuales podemos enorgullecernos.

Hoy, ya en los finales de esa partida de ajedrez que es la vida, se me presentan diversas variantes. Yo asumo la que me debe llevar a la victoria: continuar defendiendo mi Revolución, de la mejor forma que sé hacerlo. Otros optan por abandonar el juego para buscar mejoras personales. No los critico, pero la vida les pondrá en lo adelante muchas variantes que tendrán que asumir en la soledad.

Yo terminaré la partida, siempre acompañado de mi pueblo solidario y revolucionario. Y no me cabe la menor duda de que venceremos.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


19 thoughts on “Reflexión de fin de año

  • el 3 enero, 2016 a las 12:50 pm
    Permalink

    A mi me parece que este viejo no sabe jugar ajedrez. La vida a medida que uno envejece provee una gran sabiduría para entender la perdida de otros dotes. A este señor se le ha adormecido el celebro de tanta hambre y de tanta miseria.

  • el 31 diciembre, 2015 a las 3:28 pm
    Permalink

    Elio:

    Lo que deberías empezar por vencer es la plaga de marabú que infesta los campos de Cuba, a ver si la libra de frijoles colorados baja de 18 pesos; o la de frijoles negros, de 12. Mucha muela y mucho cuento chino de heroísmo; pero ¿A cuánto le saldría una comida tradicional de fin de año a una familia cubana de cuatro miembros? esa es la concreta, sin tanta baba, eso es lo que han logrado, que hasta loo que fue comida depobres, hoy sea casi un lujo o un calvario ponerlo en lamesa.

    Eso no hay discurso ni candanga que lo tape.

  • el 31 diciembre, 2015 a las 9:12 am
    Permalink

    hola Elio,muy buen articulo!!!!y Usted es cubano?!!!O vive en Saturno?!!!!YA NO SE PUEDE TAPAR EL SOL con un dedo!!!Para Descracia para usted, y para todos los “Buenos Patriótas”..ke Mal-gobiernan mi Pais!!!!Saludos cordiales y muy buen fin de ano!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *