Las relaciones Cuba-EE.UU.: presente y futuro

Elio Delgado Legón

Foto: Desmond Boylan/AP
Foto: Desmond Boylan/AP

HAVANA TIMES — En las últimas semanas, y especialmente alrededor de la visita a Cuba del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha escrito mucho sobre las relaciones entre las dos naciones, y cada quien ha dado su visión del asunto. Yo siento la necesidad de dar la mía.

A partir del 17 de diciembre de 2014, con el anuncio de ambos presidentes de la decisión de restablecer y normalizar las relaciones diplomáticas comenzó un largo proceso, el cual será lento y lleno de escollos que hay que salvar para que se pueda llegar a una relación plena de nuevo tipo, como no ha existido nunca entre los dos vecinos.

La reciente visita a Cuba del presidente Obama tiene, indudablemente, un efecto positivo, pues constituye un reconocimiento al gobierno cubano como interlocutor, y envía un mensaje al resto del mundo en ese sentido.

Las medidas tomadas hasta ahora por Obama son positivas y van en la dirección correcta, pero son insuficientes y en algunos casos imposibles de aplicar, mientras no desaparezcan las trabas que imponen las leyes del bloqueo.

En el discurso del presidente estadounidense dirigido a la sociedad civil cubana encontramos las claves de los objetivos de la política de Washington en el presente, y qué se puede esperar para el futuro.

Los objetivos para el presente fueron expresados muy claramente. La insistencia en que se olvide el pasado y se mire solo al futuro, pretende que no se tengan en cuenta las políticas estadounidenses de muchos años de apoyo a los regímenes criminales y neofascistas, que han costado miles de vidas, no solo en Cuba, sino en toda Latinoamérica, mientras Estados Unidos se erige en juez, defensor de los derechos humanos en todos los países, aunque esos derechos no los pueda garantizar en su propio país.

El propio Obama ha tratado de hacer ver que todo eso ocurrió antes de su mandato, pero el apoyo al régimen más violador de los derechos humanos y humanitarios del pueblo palestino no es cosa del pasado, está muy en el presente.

En cuanto a Cuba, dejó claro su objetivo de cambiar el sistema político socialista para regresarnos al capitalismo y para ello ofreció todo su apoyo a los negocios privados y a los grupúsculos de disidentes, fabricados y pagados por ellos. Como ejemplo, acaba de aprobarse un presupuesto cercano a los 800 mil dólares para formar “jóvenes líderes  emergentes de la sociedad civil cubana”.

Para el futuro, basta con poner atención a lo que no dijo, pues en un discurso político, tan importante es lo que se dice como lo que no se dice.

Obama no habló de ninguno de los temas que Cuba reclama, con toda razón,  para la normalización de relaciones, como la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la Base naval de Guantánamo; el cese de las trasmisiones de radio y televisión dirigidas a Cuba, en franca violación de las normas establecidas para el uso del espectro radioeléctrico; la indemnización por los daños causados al pueblo cubano en más de 50 años de agresiones de todo tipo, que nadie puede olvidar; la derogación de la ley de Ajuste cubano y la política de pies secos-pies mojados y el abandono de la práctica de ofrecer visas parole a los médicos que abandonen sus misiones en otros países para irse a Estados Unidos.

De nada de eso habló Obama, lo que supone que no hay intenciones reales de normalizar las relaciones con la Cuba revolucionaria y socialista que tenemos hoy.

Cuba siempre ha estado dispuesta al diálogo franco y respetuoso y a trabajar por la normalización de las relaciones, basadas en el respeto mutuo y sin injerencias en los asuntos internos de cada país. Los cubanos no tratamos de cambiar el sistema político estadounidense,  que está lleno de defectos y de injusticia social; pero no admitimos que nadie trate de cambiar el nuestro, que no es perfecto, pero tratamos de mejorarlo por nosotros mismos.

 

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


24 thoughts on “Las relaciones Cuba-EE.UU.: presente y futuro

  • el 11 abril, 2016 a las 9:16 am
    Permalink

    Y ahora para Bobo y José Darío, aquí les dejo otro testimonio, esta vez de 1933, en el cual el Directorio Estudiantil, que incluía en su liderazgo a quien sería presidente de la República en 1948, Carlos Prío, rechazan el intervencionismo de EE.UU. en Cuba (para que no digan que el “ambiente” solo se tensó después del 59)

    http://www.autentico.org/oa09011.php

    …”Entendemos los estudiantes que la mediación propuesta por el Señor Embajador de los Estados Unidos supone tácitamente una intervención y está respaldada por la fuerza coercitiva del gobierno americano, pues sólo en este caso dicha mediación sería virtualmente eficaz para conseguir el fin que se propone. Esta mediación, pues, menoscaba el derecho que tiene el pueblo cubano a determinarse por sí propio y tiende a inculcar en el pueblo, una vez más, que nuestras dificultades internas sólo pueden resolverse con la colaboración del extranjero.

    No pretendemos desconocer que la Enmienda Platt, un tratado bilateral que no obliga más que a una de las partes, la más débil concede al gobierno americano el derecho a inmiscuirse en nuestros problemas internos; pero no es menos cierto, que la aceptación de ese tratado fue impuesta al pueblo de Cuba como condición indispensable para el reconocimiento de su independencia. Que los Constituyentes de 1901 prefirieran una república hipotecada a no tener república, no nos impide a nosotros rebelarnos contra esa negación de nuestra soberanía y contra todo acto que en esa negación se fundamente. Si nuestra lucha del mañana ha de contar entre sus capitales objetivos la anulación de ese tratado, sería inmoral por nuestra parte escudarnos ahora en él para obtener la solución momentánea de un problema inmediato….”

    DIRECTORIO ESTUDIANTIL UNIVERSITARIO

    Por la Facultad de Derecho: Carlos Prío Socarrás, Manuel A. de Varona Loredo, Augusto Valdés Miranda, Raúl Ruiz Hernández, José Morell Romero, Justo Carrillo Hernández, Sarah del Llano Clavijo.

    Por la Facultad de Medicina: José Leyva Gordill, Juan Antonio Rubio Padilla, Fernando López Fernández, Roberto Lago Pereda, Carlos Guerrero Costales, Clara Luz Durán.

    Por la Facultad de Letras y Ciencias: José Antonio Viego, Inés Segura Bustamante, Silvia Martel y Bracho.

  • el 11 abril, 2016 a las 9:06 am
    Permalink

    José Darío:

    Trate de poner un poco de orden en sus ideas…a ver si nos entendemos…

  • el 11 abril, 2016 a las 9:05 am
    Permalink

    Bobo:

    Este intento tuyo de dorar la píldora no va lejos. ¿O vas a negar el consenso de la historiografía mundial de que EE.UU. inauguró su etapa imperialista con la guerra contra España, que le permitió arrebatarle a la metrópolis venida a menos Cuba, Filipinas, Guam y Puerto Rico? Y Cuba – toco madera- salió mejor que Filipinas, porque a los independentistas de ésta si se la aplicaron los yankis sin vaselina. Y luego de eso siguieron poniendo y quitando políticos a su gusto en nuestra Islita, ¿o no te acuerdas de cómo regresaron en 1906, a “invitación” de Estrada Palma, para poner fin a la insurrección liberal que lideró José Miguel Gómez; o cómo ocuparon media provincia de Oriente desde la Base Naval de Guantánamo, tras la sublevación de los Independientes de Color, en 1912; cómo diseñaron a su gusto el cambio de Gobierno tras la caída de Machado?

    De esta última contribución, te dejo un testimonio de Paulina Alsina, sobrina de Grau San Martín, rememorando los sucesos:

    …”Nos fuimos todos a vivir a Miami, y cuando planeábamos ir a Chicago a una feria, Machado fue derrocado y Rubén de León y Carlos Prío en nombre del Directorio Estudiantil Universitario hicieron regresar a mi tío a Cuba, diciéndole que lo necesitaban. No estábamos contentos con el gobierno que había formado el embajador americano, Mr. Benjamín Sumner Wells”…

    Y eso que apenas era un “embajador”…

    http://www.autentico.org/oa09212.php

  • el 9 abril, 2016 a las 8:59 am
    Permalink

    Leíste mal mi estimado Bobo ( o yo no fui claro) dije que sería terrible que la mayoría apoye a los Castro

  • el 5 abril, 2016 a las 12:52 pm
    Permalink

    Oh!! Isidro,que joven eres!!!Donde tu estabas desde el ano 1959 (pues a la Brigada 2506,en abril de 1961 ya se les recibio con tanques T-34 y SAU-100) hasta el ano 1989 ???Porque durante ese lapsus cuba fue “territorio ocupado por la URSS,con tropas incluso,bases navales,mucho,mucho,mucho dinero y muchos,muchos cursos para represores,militares,guerrilleros,etc) fuera del alcance Imperial.Y que hicieron los cubanos con esos recursos?? Y por que no siguieron los consejos de sus “maestros” y dejaron la “Boberia marxista leninista” ??La enmienda Platt fue luchada por los cubanos,pero la “Sociedad con la URSS” no fue quitada por Cuba,fue quitada por los “protectores”Fue distinta la historia…….

  • el 5 abril, 2016 a las 11:32 am
    Permalink

    Yo agregaría unos añitos más. Desde que los cubanos por fin logramos la independencia de España con la intervención del Ejército de los USA. O acaso para ti eso no cuenta porque sin los hermanos Maceo, ni Marti y un Máximo Gómez hastiado del regionalismo, a España la teníamos derrotada en cuestión de meses y algunas vidas más?
    A ti que tanto te gusta regresar al pasado Cuba – USA nunca llegas a la batalla naval de Santiago de Cuba, ni mucho menos al país que refugió a los independentistas cubanos, que les sano las heridas de la guerra de los 10 años y que sirvió de retaguardia en el apoyo logístico en finanzas y armas para iniciar la guerra del 95. Socio los cubanos no somos mal agradecidos, entonces ajustará a la verdad histórica y apartada del planfeto.

  • el 5 abril, 2016 a las 11:16 am
    Permalink

    Juanelo por que sería terrible que la mayoria no apoye al castrismo? En Chile cuando el dictador Pinochet por única vez pregunto al pueblo si quería seguir bajo su régimen, la mayoría dijo No, y al parecer no les ha ido nada mal a los chilenos en democracia y supieron dejar el pasado atrás para priorizar el futuro a pesar que la extrema izquierda quería revancha. Creo que por mucho los cubanos tenemos mucho menos odios y rencores, lo cual facilitaría un cambio pacifico de época que todos deseamos.

  • el 3 abril, 2016 a las 10:00 pm
    Permalink

    Felo:

    Tiene Ud. toda la razón. No han sido nunca dos estados en pie de igualdad. Mire Ud. si ha sido así, que hasta el 18 de noviembre de 2013, cuando John Kerry dijo ante la OEA que su país daba por concluida la era de la doctrina Monroe (¡190 añitos!), nuestra islita se mantuvo como receptora privilegiada de los acápites de la absorbente doctrina: De la Enmienda Platt al Plan Bush. O dicho en cubano, terreno fértil para aplicar la “Política del Esqueleto”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *