El planeta Tierra debe ser la casa de todos

Elio Delgado Legón

Fidel Castro en la Cumbre por la Tierra del 1992. Foto: climatechangenews.com

HAVANA TIMES – “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”. Estas palabras fueron pronunciadas por el líder histórico de la Revolución cubana el 12 de junio de 1992, al iniciar su discurso en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, también conocida como Cumbre de la Tierra.

“Imagine all the people sharing all the world. You may say that I´m a dreamer, but I´m not the only one. I hope someday you´ll join us, and the world will live as one”. Este es un pequeño fragmento de la canción Imagine, del músico y cantante británico John Lennon.

He citado, para comenzar este comentario, dos ideas de dos hombres que, cada cual en su actividad, se preocuparon por el destino de la humanidad. John Lennon expresó bellamente en una canción sus sueños de felicidad para el mundo. Un mundo sin guerras, sin explotación, donde exista la hermandad entre los hombres. Fidel Castro luchó toda su vida por lograr sus sueños de justicia para Cuba y para el mundo, según dejó expresado en su “concepto de revolución”.

Pero qué lejos estamos aún de alcanzar los sueños de estos dos grandes hombres. La historia antigua está llena de hechos de barbarie, de guerras cruentas por conquistar territorios que pertenecían a otros pueblos. El desarrollo y la civilización debieron dejar atrás esas desmedidas ansias de conquista, y una vez establecidos los límites de los países, vivir como buenos vecinos, cada cual en su casa y todos en esta casa grande que es la Tierra.

Dije debieron dejar atrás porque la realidad ha sido otra y todavía, actualmente, es otra. Dos mil años después de que Jesús de Nazareth fuera crucificado por predicar una doctrina social a favor de los pobres, todavía sigue la persecución de todos aquellos que defienden los intereses de las grandes mayorías desposeídas.

Por eso han tratado y están tratando de cambiar de régimen en Venezuela, Cuba y Nicaragua, con medidas desestabilizadoras, bloqueos económicos, comerciales y financieros, ataques terroristas y otras acciones que traen carencias y sufrimientos a nuestros pueblos.

Cuán diferente sería la vida en nuestro planeta si desde el principio los países más desarrollados de Europa, en vez de colonizar y explotar al resto del mundo, para su propio beneficio, se hubieran preocupado por la salud del planeta y por el desarrollo sostenible del resto de los países, como hermanos que vivimos en la misma casa.

Pero la realidad ha sido otra bien distinta y todavía hoy quedan territorios coloniales y otros que han sido invadidos y ocupados, en violación del Derecho Internacional y de la Carta de la ONU, sin que se haya podido hacer nada en contra de esa anómala situación.

Podría citar muchos ejemplos, pero me limitaré a los más conocidos, como Puerto Rico, colonia de Estados Unidos; Islas Malvinas, colonia del Reino Unido; la salida de Bolivia al mar, que fue arrebatada en una guerra de conquista; los territorios de la República Árabe Saharaui Democrática ocupados por Marruecos, la ocupación por Israel de territorios palestinos y sirios, son suficientes ejemplos.

La humanidad está condenada a la autodestrucción por culpa del egoísmo de unos pocos. Con una pequeña parte de lo que se gasta en armas para matar a seres humanos, bastaría para promover el desarrollo del Tercer Mundo y combatir la amenaza de destrucción ecológica del planeta, pero el egoísmo de los países capitalistas desarrollados les impide ver la realidad.

Un ejemplo de lo que se puede hacer por la humanidad lo ofrece Cuba, que sin ser un país rico y luchando contra el bloqueo genocida más largo de la historia, ha contribuido y contribuye a mejorar las condiciones de salud y educación en decenas de países que lo necesitan, y acude cada vez que hay un pueblo hermano sufriendo las consecuencias de una catástrofe natural.

El ejemplo de Cuba debiera ser imitado por muchos países, han declarado altos funcionarios de la ONU. En reciente visita a la Isla, María Fernanda Espinosa, presidenta de la Asamblea General de la ONU expresó que “Cuba es un aliado fundamental para el sistema de Naciones Unidas y el multilateralismo, por su firme compromiso con esas ideas y el interés por que este organismo mundial sea cada vez más relevante para las personas”.

Cuba seguirá luchando, a pesar de los obstáculos que a diario le ponen en el camino, para que nuestro planeta llegue a ser un día, sin discriminaciones ni exclusiones, la casa de todos.

 

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 231 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

6 thoughts on “El planeta Tierra debe ser la casa de todos

  • Elio , el principal depredador dela Naturaleza es el Regimen Cubano , no lo busques fuera . Que morro tienes chaval !! .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *