Me invitaron a la SINA

Dmitri Prieto

Sección de Intereses de los Estados Unidos, left.

Días antes del Primero de Mayo recibí un correo de la SINA. No lo recibí yo sólo, también lo mandaron a un colega mío y al correo colectiva de Observatorio Crítico.

Un señor de la SINA ponía que les interesaron nuestros blogs y proponía encontrarnos en la segunda semana de mayo.

Debería reírme a carcajadas si no fuera demasiado triste.

El Observatorio y quienes lo formamos somos marcadamente alter-mundialistas. Creemos que otro mundo es posible. Cada colega, a su modo, pero tenemos un consenso en que no nos gustan el autoritarismo, la violencia ni las agresiones, ni tampoco los sistemas económicos que generan enajenación, desigualdades y acomodamientos consumistas.

Nada que ver con la política de los jefes de la SINA.

Realmente, el único recuerdo directo que tengo de esa institución corresponde a cuando hace ya unos años fui a pedir una visa para un interesante encuentro en Connecticut y Nueva York sobre la diáspora (post)soviética en Cuba.

De varios delegados y delegadas de nuestra Isla, sólo a mí me fue otorgada la visa, pero me la concedieron después de terminada la conferencia. Gentilmente me avisaron de ello, y me dijeron que ahora podría ir a los EE.UU. sin problemas…

Los del Observatorio no sentimos que haya algo que comentarle a la gente de la SINA sobre nuestros proyectos. Nuestros propósitos e ideologías son bien distintos. Opuestos, o contrarios, se puede decir.

Pero aún así no rechazamos el diálogo. Les dijimos que iríamos por allá con sumo gusto. Pero sólo después de levantado el bloqueo a Cuba, pagadas las indemnizaciones por daños humanos y materiales, retornados los 5 cubanos presos en EE.UU., y terminados los bombardeos de la OTAN a Libia.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

8 thoughts on “Me invitaron a la SINA

  • Menuda muestra de intolerancia.

  • Creo que Julio define una tendencia esencial de las relaciones (o la falta de ellas) entre EEUU y Cuba (y que Washington aplica además en medio mundo) cuando dice: “demostraron continuar con sus pautas colonizadoras” . Mientras persista ese desbalance habrá pocas oportunidades de que con ellos progrese diálogo alguno. Si ese fue el talante que mantuvieron durante toda la República, ¿qué garantías hay de que hoy será diferente? Parece que para algunos es un ejercicio inútil evocar los tiempos cuando, desde ese misma oficina a la cual se citó a los del Observatorio, se daban órdenes que definían la política de nuestro país. A mi juicio, Observatorio debería promover, en todo caso, el diálogo de todos los cubanos, que buena falta que nos hace. ¿Qué necesidad hay, una vez más, y después de tanto que hemos pasado, de tener la cuña gringa hurgándonos la carne?
    En cuanto a la afirmación de que la policía cubana actúa como las camisas negras de Mussolini, cito al desaparecido Eduardo Dimas, con su eterna muletilla: “no me consta que sea así”.

  • estoy parcialmente de acuerdo con la posicion de raissel. es cierto que podrian haberse encontrado variantes a ese encuentro y esas dos propuestas son sin duda, interesantes y adecuadas, aunque habria que preguntarse si valdria la pena esa quemada de manos solo para mostrar cierta reverencia a funcionarios y gobiernos. al final, eso es lo que van a hacer aquellos que se reunen en la sina, fuera de los que van por cuestiones de visita a eeuu. la lucha de observatorio no es la misma lucha de los Estados ni gobiernos tradicionales, es la fajazon horizontal de los de abajo por solucionar sus vidas sin que venga otro de mas arriba a imponer o querer dialogar, y estos ultimos generalmente vienen sabiendo que estan investidos de poder. tal vez la cosa hubiera sido diferente si los de la sina hubieran pedido participar en uno de nuestros encuentros, pero no fue asi y demostraron continuar con sus pautas colonizadoras. la posicion del observatorio fue totalmente valida y caballerosa, simetrica con sus objetivos y principios, con la situacion de la lucha politica en cuba y, finalmente, con la practica tradicionalmente colonizadora y prepotente de la sina, eficaz representante de un Estado, en este caso, no olvidar, vanguardia del capitalismo mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *