Libertad de elegir (III y final)

Dmitri Prieto

foto: Kate Forrester

Si revisamos el caso de las escuelas cubanas, la mayoría de las veces en la educación primaria y secundaria se trata del mismo programa estándar…

En pre, la mayoría de los estudiantes durante los años anteriores tenían que estudiar internados en las “escuelas en el campo,” pero hoy ya se tomó la decisión de mover esa enseñanza más cerca de la familia. Se puede escoger, según las capacidades de cada cual, entre preuniversitarios “convencionales” y vocacionales pedagógicos o en ciencias exactas, o bien la enseñanza tecnológica.

En el caso de los servicios bancarios, casi no hay opciones.  Cada cheque, por ejemplo, en la mayoría de los casos debe ser canjeado en la misma sucursal que lo emitió.  Al menos, esa ha sido mi experiencia como las tremendas colas.

Eso, tomando en cuenta que hubo un tiempo en que la red postal desempeñaba determinadas funciones de la banca, pero ya no es así.  Lo óptimo podría ser eliminar el aparente monopolio también en esa esfera, y posibilitar que los clientes (instituciones y población) escojan con qué banco prefieren contar.

Hay que decir que en varias materias, en años recientes aumentaron las posibilidades de elegir.  Así, la TV (toda ella de propiedad estatal) tiene más canales, incluido uno (Multivisión) desprovisto de propaganda política, y varios territoriales (provinciales y municipales) que tratan de servir a sus ámbitos específicos.

Los recientes experimentos con el arriendo en barberías y peluquerías crearon una gama diversificada de servicios.  En materia de taxis y de transportes turísticos, en cambio, Cuba ha tenido una experiencia de eliminación de las diferentes compañías (estatales todos) y posterior restablecimiento del monopolio  Por ejemplo, todos los taxis estatales hoy pertenecen a una misma empresa; hace solo unos años no era así, y existían ofertas diferenciadas.  Hoy funciona “el que te toca.”

El tema de los teléfonos celulares, donde igualmente una sola empresa domina la totalidad del mercado, hace recordar la experiencia del bajón de precios de ese servicio en otros países, donde la oferta es diversa.

Nos trae a la mente el “glorioso pasado del liberalismo en el siglo XX,” con el milagro alemán del ministro Erhard, en los ´50.  Pero Cuba no es Alemania.  Necesitamos recuperar capital en un país descapitalizado, no es el caso germano de la posguerra cuando las fábricas estaban destruidas pero quienes las sabían reparar y poner a funcionar estaban ahí.

Los liberales siempre repiten que la competencia conduce al desarrollo.  Mientras algunas de sus experiencias más funestas de los ´90, como las telefónicas privatizadas en Argentina, reforzaron la ineficiencia monopolista creando una empresa en cada territorio.  No hubo libertad de elegir; fue solo privatizar la renta. No olvidemos que el capitalismo siempre funciona con monopolio: el monopolio de la propiedad en manos de la clase capitalista.

No estoy por la hipercompetencia que nos vende el actual discurso yuppie, pero tampoco me gustan los monopolios…

En el caso del software —producto por excelencia del siglo XXI— uno de los productos que compiten más fuertemente con el imperio Microsoft es el sistema Linux, producto del trabajo voluntario de miles de personas alrededor del planeta.  Y no opera bajo conceptos liberales.

El mercado es sin dudas uno de los grandes inventos del ser humano, y coincido con el pragmatismo de quienes consideran que nos acompañará para largo… Pero debemos ir buscando variantes.  Aun tomando en cuenta ideas siempre controversiales, como las del Che, creo que la praxis demuestra que la tanto el totalitarismo de Estado como el de mercado conducen al desastre.

Lo que más me preocupa del caso cubano es que la tendencia recientemente revelada parece ser favorecer la (micro)empresa privada y no que los colectivos de trabajadores se autoorganicen.

Aun cuando se pueda aceptar una suerte de “economía mixta” (término que ciertamente define muy poco, pues no nos dice nada de las proporciones en la “mixtura”), en el caso de autorizar la pequeña empresa privada con trabajo asalariado una postura integralmente socialista sería propiciar también que los ciudadanos que deseen crear empresas solidarias sin relaciones salariales pudieran igualmente hacerlo.

En China, la burocracia para salvarse a sí misma tuvo que volver a crear una burguesía, clase que no existía.

En la Inglaterra del XIX, los obreros que bajo los principios Rochdale crearon las primeras cooperativas,

Link à http://en.wikipedia.org/wiki/Rochdale_Principles

tuvieron que adaptarse a las formas capitalistas pues no había leyes específicas para esas empresas.  Pero su esfuerzo inicial conducía a un tipo de producción diferente, que con el tiempo se reforzó con un marco legal, porque los propios cooperativistas presionaron para ello.

La libertad de elegir que más nos falta es entre el asalariamiento y la economía solidaria.  Yo preferiría escoger la solidaridad, no ser asalariado de nadie, y tener la oportunidad de trabajar en una microempresa cooperativa con gentes que piensan igual que yo.  Aunque fuera un riesgo.

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

4 thoughts on “Libertad de elegir (III y final)

  • Dmitri, acabo de encontrar HT y tu articulo es el primero que leo… un poco atrasado estoy pq veo que tiene ya algunos meses. Solo decirte que coincido con tu punto de vista, mas aun ahora, acabado de concluir el congreso y cuando mis esperanzas de que ideas como las tuyas tuviesen mas presencia en el evento, se fueron a pique.
    Bienvenidas sean propuestas como las tuyas.

    Saludos

  • El camino al socialismo en Cuba Y SU SEGURIDAD COMO PAIS transitan NECESARIAMENTE por la democracia –autogestión- solidaria de la propiedad social. La clase trabajadora debe dejar de ser proletariado YA. Es nuestro camino. O los liberales deben ir buscando su candidato a Pinochet para contener a las mafias. Digo, a las masas. Pero mejor les impedimos la victoria estratégica: no liberales, no mafias, no Pinochet.

    Salud, camarada. Me alegra saberte en tu puesto de combate.

  • Esteban:

    Si te fijas, el articulo no pretende establecer una postura libertaria (o sea, explícitamente antiestatista). En cuanto a los (tristes) destinos de las cooperativas y otras formas de economía solidaria en el régimen burgués, concuerdo contigo. Puedes recordar que Lenin definía el socialismo como sociedad de cooperativistas civilizados con PROPIEDAD SOCIAL SOBRE LOS MEDIOS PRINCIPALES DE PRODUCCION. Ahora, en cuanto a ‘autoexplotarios’ –que, reconozco, es una definición ocurrente- lo más problemático de mi posición vista desde la tuya no es que los trabajadores se ‘autoexploten’ (ojala ese fuera siempre el caso). Lo que + tu deberías criticar de mi posición tal como tú la entiendes es que los sectores más aventajados explotarían a los menos aventajados. Como en el clásico problema de distribución de plusvalía en la renta de la tierra. Así debería ir tu critica a mi trabajo para ser científicamente correcta desde un pto de vista consecuentemente marxista.

    Leí alguna vez en Marx que el Estado (siempre burocrático, aun cuando burgués) no condiciona la economía, sino justamente al contrario. Eso lo decía vs Hegel. Recuerdas el clásico ejemplo de Engels sobre de dónde Robinson obtuvo su espada? Materialismo histórico le llaman.

    Ahora bien, mi propósito no es discutir la macroeconomía de las ‘cocinas socialistas del futuro’. Como bien sabes, la praxis de las masas es mas revolucionaria y esta mas a la izquierda (nuevamente cito Lenin, no Castoriadis) que cualquier partido. Si las masas son capaces de hacer revolución y socialismo, algo habrán de inventar para que no se canibaleen entre ellas ni se ‘autoexploten’ demasiado (pues se cansarían mucho, y no les quedaría tiempo para escribir en HT o jugar al futbol), pero para eso debe haber, ya lo dije, socialismo. Ese es el punto principal de mi w. Porque la propiedad SOCIAL está amenazada HOY por proyectos liberales y lo único que la puede salvar es la DEMOCRACIA SOCIALISTA (que como decía Rosa es el antónimo correcto de dictadura burguesa). Si no implantamos tal democracia (con libertad para elegir), la propiedad estatal se jode ‘por su propio peso’, una forma linda de decir que simplemente los capitalistas emergentes la descapitalizan y después la acaparan a precios de liquidación, como ocurrió en nuestra tan entrañable y obrera/degenerada URSS.

    continua…

  • Si ser libertario es igual a ser cooperativista realmente seria mejor llamarse “autoexplotarios”.
    Los frutos de las fuerzas productivas de un pais las domina el Estado, negar la lucha por su poder en manos de los trabajadores es entregarse a la autoexplotacion. Sea burgues o burocratico, el Estado es el que establece las mayores relaciones comerciales. Las importantes, las que definen el PBI.
    Es evidente qeu una “cadena (cooperativa) de pizzas” jamas podra tener independencia economica de un Estado q regula el comercio. El problemas es quien domina el estado. Los trabajadores organizados con una planificacion economica nacional o la burocracia parasitaria que sede ciertas “libertades economicas y democraticas” para mantener su poder. Si uno analiza las experiencias de Arg. con respecto a las cooperativas, vera cuan atados estan los obreros al comercio nacional que actualmente es dominado por una burguesia sipaya. La venta de sus productos y compra de las materiales para su producion queda limitada por el mercado capitalista, y en el caso de Cuba, por una casta parasitaria, que como dijo Esteban Morales: se esta apalancando lentamente para luego hacer lo mismo que en la EX- URSS.

    Vere si escribo un art mas detallado sobre este tema.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *