Fidel y el nuevo gentilicio para los habitantes de USA

Dmitri Prieto

Fidel Castro con el Rafael Correa, presidente de Ecuador, 8/2009

En sus recientes reflexiones, Fidel Castro propone un nuevo gentilicio para los habitantes de USA.  Escuché a las palabras de Fidel en el noticiero del mediodía del sábado 8 de mayo.  En ellas, el Comandante utilizó el término “usamericano” como adjetivo derivado de USA.

Reconozco que de niño yo mismo sentí una disonancia cognitiva por el (incorrecto, creo yo) uso de la palabra “americano” como gentilicio del Estado federativo creado en 1776.  La contradicción viene del hábito común de los ciudadanos de ese país de referirse a sí mismos con ese término, hábito que comparten (con referencia a los “americanos”) los habitantes no-hispanos de Europa.

Desde niño había aprendido ese uso, por lo cual me resultaba chocante oír que por ejemplo el héroe nacional cubano José Martí creó una revista para los niños “de América” y al mismo tiempo que “los americanos” convirtieron a Cuba en una neocolonia. Posteriormente aprendí distinguir de qué “América” se estaba hablando en cada caso.

El país de Obama ocupa sólo una parte del continente llamado América, y cuyo gentilicio todos los habitantes de ese continente compartimos con pleno honor.

Por otra parte, en español existen las variantes “norteamericano” y “estadounidense.” Sin embargo, Norteamérica abarca también a Canadá, Groenlandia y parte de México.  Y el nombre oficial de ese último país es “Estados Unidos Mexicanos.”

También existieron los Estados Unidos del Brasil y los de Centroamérica. Por lo cual ninguna de las dos variantes resulta adecuada. Tal parece que la República creada en 1776 no posee una denominación propia que pudiera usar con pleno derecho.

Ciertamente, algo parecido ocurrió con un país que ya no existe y que se llamaba Unión Soviética. La palabra Soviet en realidad no se refiere a una nacionalidad, sino a una organización política (“consejo de trabajadores,” órgano que había perdido todo contenido real desde los años 1920) que también existió en otros países (por ejemplo, en Hungría, Alemania, Eslovaquia y China).

En 1991, año del ocaso final de la URSS, un ocurrente corresponsal propuso llamar a ese territorio “Gorbistán,” en honor a Gorbachov, pero tanto a la presidencia de Gorbachov como a la URSS misma les quedaban días.

Los latinoamericanos a veces nos referimos a los ciudadanos de USA con el nombre de “yanquis.”

En América Latina se ha utilizado irónicamente el término “yanquilandia.”  En un momento, yo propuse las palabras “yankistán” como sustantivo y “yankistaní” como gentilicio.  In my very humble opinion, son una alternativa excelente, pues utilizan “stan,” una popular raíz ancestral indo-europea, y además resultan politically correct. Pero nadie me hizo caso.

Conozco perfectamente que para muchos habitantes del país que tiene fronteras con Canadá y México el término “Yankee” se refiere poco más que a un tremendo equipo de beisbol radicado en New York.

Por cierto, en Esperanto existe la palabra “Usono” para referirse a la República de los 50 estados, y el correspondiente gentilicio “usonano” para sus habitantes.  Estas palabras –por supuesto- no deben confundirse en ese idioma artificial con “Ameriko” y “amerikano,” que se refieren al continente.

Desconozco cuán exitoso puede ser el neologismo que ahora propone Fidel Castro. Pero quizás el vocablo “usamericano” resulte más exitoso que “yankistaní.” Me puedo imaginar manuales escolares cubanos y mapas de consulta, donde el país al norte de Cuba se llamaría “Usamérica.” Sería interesante, ¿no creen?

¿O les gustaría más “Obamistán”?

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *