Cuba +/- espaguetis

Dmitri Prieto

HAVANA TIMES — Cada día me sorprende más el curso del dilema entre los varios sistemas de distribución de productos que existen en Cuba.

La Libreta de Racionamiento resiste a desaparecer. Y es que no se han elaborado aún alternativas para proteger a los más desfavorecidos…

En las bodegas estatales, siguen vendiendo una canasta mínima de productos, y las familias cubanas mandan a sus emisarios para comprarlos con la Libreta, a precios más bien simbólicos.

Algunos (de hecho, la mayoría) de estos productos se adquieren también “por la libre” (sin racionamiento) a proveedores particulares o en mercados estatales en “moneda nacional” o en CUC (“shoppings”).

Y no hay garantías que en un determinado mes un determinado producto que viene por la libreta sea idéntico al que llegó el mes anterior.

El caso más clásico y patético, hace como un año, fue el de la sal.

Cada provisión de sal era de un país diferente (fundamentalmente, de Suramérica, pero en una ocasión vendieron sal española).

El folclorismo del caso de la sal se acentúa por el hecho obvio de que Cuba es una isla rodeada de agua salada – y estuvo importando sal.

Hace unos días me sorprendió otro fenómeno:

Vendieron por la libreta (a precio simbólico) un paquete de espagueti por persona del núcleo familiar. El paquete era prácticamente idéntico a algunos de los que venden en la “shopping”. Producto cubano.

Pero había una interesante diferencia: el peso de los espaguetis se ofrecía con un sesgo de +/- 10 g.

O sea, el “impuesto” en especie (sustracción espontánea) que la cadena agro-alimentaria cobra a los compradores para sostener a cada uno de sus componentes ya se volvía legal: tal fue la interpretación que muchos sacaron de la nueva “garantía” de los “derechos del consumidor”.

Y Uds., ¿qué creen?

 

Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

3 thoughts on “Cuba +/- espaguetis

  • Todo el mundo tiene ideas nuevas excepto los que gobiernan que si tienen ideas nuevas, en la practica se degeneran y van a lo mismo de hace cincuenta años. La unica solucion para el problema cubano es un cambio radical de gobierno y de gobernantes.

  • lo de la libreta, que no alcanza pero le resuelve la vida a mucha gente es un dilema. yo creo que sería mejor que a los productos básicos se les imponga un subisidio estatal. De esa manera, uno podría comprar el aceite, en cualquier tienda no al precio de la libreta, pero a un precio más barato. Y a los rangos de edad más importantes (niños y viejos) y a enfermos, se les distribuya mediante consultorio ciertos productos gratis para ayudar a la dieta (leche y así). Probablemente, salga casi igual.
    Lo de la sal es increíble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *