Adiós al kitch invernal cubano

Dmitri Prieto

Winter in Havana. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Ya parece que terminó definitivamente (para este inicio de 2014) esa época en que Cuba es visitada por los frentes fríos que arriban desde el norte, que eufemísticamente llamamos “invierno”.

Un par de frentes nos refrescaron un poco la semana pasada, sin mayores consecuencias. El invierno cubano termina, esta vez algo tardíamente.

Con él, culmina la interesante época de unos cuantos meses cuando la moda –ciertamente algo kitch- entre muchos cubanos y cubanas ha propiciado el ir estrenando prendas que en otras tierras más frías son de utilidad, pero acá resultan a todas luces superfluas desde la perspectiva “climática”- aun cuando resaltan atractivos masculinos o femeninos, o nos dan un “norte” sobre la capacidad de consumo.

Efectivamente, el despliegue visible del consumo cada vez más conspicuo es un rasgo del actual ambiente socio-económico. A pesar del cierre de muchos establecimientos informales de venta de artículos de vestir, la dinámica del consumismo creciente está bien clara.

Entonces, primero aparecieron en muchas tiendas y cafeterías (estatales o privadas) empleados y empleadas con gorros a lo Santa Claus, a veces hasta con tarros de venados.

Las cornamentas parecían algo ridículas a lo doble-sentido, pero la gente las usaban como seña de profesionalismo (imagino), en un nuevo ambiente donde la publicidad es cada vez más importante.

Después, una de las tardes frescas (entre 17 y 20 grados Celsius) por la capitalina calle de Obispo noté personas con manoplas y bufandas. Después me di cuenta que tal trend no era exclusivo de La Habana Vieja, sino de todo territorio capitalino en que hay habitantes o gente de visita que presumen de elegancia.

Me fascinó tal amor por las ropas de invierno. Marcas de un invierno ausente, pero imaginable… en la distancia, quizás. Señas de ruptura de barreras.

El invierno –real o virtual- ya terminó.

¿Volverá el kitch el año que viene?



Dimitri Prieto-Samsonov

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Dimitri Prieto-Samsonov has 213 posts and counting. See all posts by Dimitri Prieto-Samsonov

6 thoughts on “Adiós al kitch invernal cubano

  • Si, Dimitri volvera!
    porque lo aprendimos de Ustedes.. :-)

    Ahora en serio, tienes toda la razón no puedo contener la riza cuando visito lugares más calientes y veo a la gente llevando ropa inapropiada para la temperatura que indica el termómetro pero creo que más bien debe ser un problema de ignorancia mio. El asunto parece ser un efecto psicológico, la gente que vive en un área específicamente caliente son más sensibles al frío y por eso cuando solo bajan unos grados corren a vestirse como si fueran al polo norte.

  • A mí me maravilla a veces la simpleza de algunos análisis; y más aún cuando se hacen desde la perspectiva del mirar por sobre el hombro o hacerse el “arbiter elegantiae”. No seré yo quien niegue que en Cuba apenas hace frío; y años ha habido en que no lo hay en absoluto, pero hay temporadas de nuestro raquítico invierno, en que un día dos “chifla el mono” de verdad. Que se lo pregunten a la gente de Güira o Alquízar. Yo recuerdo haber pasado cumpleaños (Yo cumplo casi a final de marzo) con un muy buen frío; y ¿Quién no recuerda los fríos de la escuela alcampo?

    Entonces, si uno de esos días el que quiera se pone una bufanda o un buen agrigo ¿Cuál es el tema?. La sensación térmica no es la misma en todas las personas: Hay los calurosos que con diez grados andan en mangas de camisa; con esa temperatura yo “me forro”. El problema de la moda “invernal” en Cuba, no pasa tanto por la ausencia de frío como por la ausencia de ropa de invierno: y eso es viejo: mucha gente se disfraza. Siempre hubo quien se ponía su buen jacket o su buen pullover de cuello alto, bien combinado con un saco, o solo, según la temperatura. ¿Eso es lucir kitch? Ni de lejos. Kitch y hasta grotesco en ver en pleno verano a una embarazada con una licra y una camiseta corta con todo el barrigón al aire, por no tener un vestido de maternidad; o el buen gusto de usarlo.

    Por otro lado, se sigue satanizando el consumo (No aprendemos) ¿Hay algo malo en consumir? ¿Cuál es el pecado de querer vestir, bien, y tener cosas bellas, modernas y funcionales en nuestros hogares? ¿Qué es lo normal, la miseria que hay en Cuba? ¿Seguir yendo a las fiestas en botas cañeras, como fueron tantos, porque los buenos zapatos son “consumismo”? Bueno, entonces tendríamos que admitir que los primeros consumistas son todas las familias de la pélite castrista, que se visten con lo mejor, como ha mostrado Mariela Castro en su periplo europeo, luciendo unas elegantes (Y bien caras) ropas de tweed. ¿Ellos sí, y el pueblo, no?

    ¿Las modas navideñas? es bueno recordar que todas las manifestaciones de los disfraces navideños, y de casi todo lo relacionado con la Navidad fue borrado del mapa a golpe de úkase, y que Cuba era el único país del hemisferio en que la navidad estaba proscrita en todo, menos en el corazón de los que la celebramos contra viento y marea. Qué bueno que vuelvan a verse motivos navideños, aunque yo preferiría que volvieran a renacer nuestros Reyes Magos y lo relacionado con ellos, pues Santa Claus no es una tradición hispana; y con ellos la ilusión y los regalos, y los juguetes y los dulces y turrones que esperábamos con tanta ilusión los que ya tenemos algunos añitos ¿Le hizo eso daño a alguien? Lo tristísimo fue su asusencia por largos años debido al dogmatismo y a la intolerancia del gobierno.

    Dejen a la gente vivir un poco e ilusionarse con lo que le dé la gana, que bastante que les han jodido los sueños por más años de los que debieran.

  • Te entiendo, se ve súper Ridículo, no hay cosa que me caiga más mal que ver a la gente aquí en Miami con esas ropas de invierno cuando la temperatura está a 65*, estoy hablando de ropa heavy, aquí esperan el primer viento platanero para encasquetarse las botas. Ese es el trend por aquí también.

  • Hola, Dimitri (estabas perdido).

    Creo que hay un factor importante que has pasado por alto y que sin dudas tiene peso en la decision de muchos cubanos y cubanas de echarse encima cuanto trapo tienen a la mano. En los pasados casi diez años, ha ido en gradual aumento la cifra promedio de frentes fríos que entran a la isla desde el Norte, a la vez que se producen sensibles bajas de temperatura, como la de 2010, que tomó por sorpresa a los meteorólogos. Yo no estaba allá, pero me llegaron noticias de desacostumbrados días y noches gélidos. Si el cambio climático continua imparable, ya te tocará escribir sobre la primera permuta de residentes en Alaska para La Lisa.

  • Totalmente de acuerdo. La sensación térmica es distinta entre unos y otros. Mi abuela dormía tapada con colcha hasta en agosto.

    Y en última instancia, a nadie le importa si alguien quiere comprarse un abrigo, guantes y bufandas para usarlos sólo una vez al año!

  • Hi Dimitri
    Por acá por Hamilton, Canada nos hemos pasado todo el mes de Abril con temperaturas diarias de alrededor +10 y por las mañanas de +1. para muchos Canadienses la primavera ha comenzado. Se ven personas incluso con shorts, pero es algo caliente para nosotros que atravesamos un invierno extremadamente frío. En Cuba realmente no hay invierno es solamente un verano de doce meses modificado en Enero y Febrero por brisas frescas del norte. Algunos lugares de Cuba como en las montabas orientales y centrales se ven características de climas subtropicales. Y durante el “invierno cubano” en algunas regiones de la llanura Habana-Matanzas temperaturas algo frías pero solo en las primeras horas de la mañana después durante el día vuelve la temperatura a subir.
    Buena Suerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.