Sonando en Cuba: cuando no llegan se pasan

Dariela Aquique

Foto: tvcubana.icrt.cu
Foto: tvcubana.icrt.cu

HAVANA TIMES — Los programas de competencia de canto La Voz, La Voz Kid y Factor X, han ido ganado una popularidad sin precedentes en la población cubana, que no se pierde sus capítulos a través del llamado paquete semanal.

Tanto las ediciones de España, México, Colombia o Estados Unidos de La Voz y La Voz Kid son temas de pláticas y controversias entre familias, vecinos o compañeros de trabajo, que se hacen fan de uno u otro concursante. Y agradecen estas emisiones que remplazan la ausencia de eventos similares en la programación televisiva de la Isla.

Mientras tanto, la prensa oficialista y la dirección del ICRT han realizado una campaña de desprestigio a los programas que trae el paquete, calificándolos de banales, amarillistas y, sobre todo, de excesivamente comerciales (lo que en muchos de los casos no deja de ser cierto).

Como no les es posible controlar el flujo clandestino de estas trasmisiones, entonces han decidido hacerles la contrapartida, creando un programa similar que (según sus realizadores), tiene un toque distintivo de cubanía y autenticidad.

Desde hace tres semanas está saliendo al aire por la señal del canal Cubavisión, los domingos a las 8:30 pm, el programa de participación Sonando en Cuba, que, con perdón de quienes lo idearon, no pasa de ser un compendio, en versión no muy feliz, de las trasmisiones extranjeras de La Voz y Factor X.

En primer lugar, hasta la imagen del anfitrión del programa, el actor y presentador Carlos Luis González, es muy parecida a la de Jesús Vázquez, anfitrión de La Voz y La Voz Kid de España. La manera de concebir los castings, como son enterados los concursantes que han quedado finalistas, los spots de presentaciones individuales y hasta la forma de entrar al escenario son un plagio a todas luces.

Pero el mayor desacierto radica en intentar hacerlo “totalmente autóctono”, condicionando a los competidores a que canten solo son. A mi juicio, al circunscribir las interpretaciones a un solo género, siendo este, además una categoría musical que demanda determinados registros, se limita a los cantantes y los priva de hacer demostraciones de versatilidad.

La estructura del programa es totalmente preconcebida, incluso hay un catálogo de canciones y de ahí los concursantes podrán elegir cuáles interpretan. Esta nueva propuesta de la televisión cubana no tiene nada de atractiva, es un mal remake de competencias de talentos, en las que evidentemente se han invertido grandes recursos para que tengan una buena factura estética y en el empeño han pecado de lo que tanto han criticado.

En Cuba han nacido infinidad de géneros musicales, el bolero, la rumba, el cha, cha, cha, el feeling, la habanera, la timba, la conga, la guaracha, el mambo y otras muchas, cualesquiera de ellas en su estado puro o fusionado con géneros más modernos o foráneos, pueden ser representativos del cubano y no por eso perder autenticidad.

Pero la paranoia actual del Gobierno con que el acceso a la web 2.0 va a permear a la población, sobre todo, a los más jóvenes, de modelos y estándares extranjerizantes y que esto repercutirá en la ideología política, ha llegado con tanta fuerza a los medios que a diario vemos una avalancha de video clips con la bandera cubana o cualquier otra alegoría patriótica.

Si bien es cierto que no es bueno que nos desculturicemos imitando patrones exóticos, tampoco es bueno que desde los medios se fuercen los moldes estéticos de nuestras realizaciones audiovisuales ni caigamos en burdas imitaciones.

Pero como dice el viejo refrán, en Cuba, cuando no llegan, se pasan, y creo que eso les sucedió a los realizadores de Sonando en Cuba. Y fíjense si es así que en su tercera semana de transmisión ha cosechado muchas críticas y muy poca audiencia, porque la gente sigue buscando el paquete, que aunque pletórico de programas kitsch, son kitsch originales.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


11 thoughts on “Sonando en Cuba: cuando no llegan se pasan

  • el 17 octubre, 2016 a las 9:58 am
    Permalink

    Dariela amor: Buscando temas sobre la IITemporada de Sonando… encuestro este artículo tuyo, aunque un poco tardíamente. Para comenzar puedo decirte que para criticar comienza por tí misma, porque esa foto tuya que pones, es de asustar a cualquiera y en cuanto al programa ,parece que el 95% de los cubanos no estamos de acuerdo contigo, quizás es que somos un pueblo no tan culto como tú, que solo sabes criticar para agradar no sé a quien y… para no polemizar mucho( pues un millón de cosas me han venido a la mente) te digo que estoy segura, que no solo en Cuba, sino fuera de ella , todo cubano que ama su cultura estará encantado con este programa. Quizás los productores leyeron tu crítica e insertaron nuevos géneros de la música, ahí sí hiciste un buen aporte ¿No crees?
    !Ah! y gracias a la mayoría de los foristas que nada más ven una brecha , para comenzar a despotricar contra todo lo de mi país, no soy ciega, pero los problemas “de mi casa” los resuelvo yo, vayan ustedes a resolver los suyos. En cuanto a la la TV de otros paises, con tanto comercial se hace insoportable de ver, a mi me gusta mi programación, culta y educativa, también veo muchísimas cosas del paquete también muy buenas, pero ya sin comerciales, gracias a la labor de un grupo de cubanos de acá que tuvo esa iniciativa….parece que no somos tan malos

  • el 21 septiembre, 2015 a las 4:03 pm
    Permalink

    antes de venir a china pude ver algunos 2 capitulos de ese programa….noo es tan malo, ahay que ccambiar cosas. pero esta mejor que la mesa redonda o cuaquier otro programa de domingo en la noche.. yo recuerdo , y eso que tengo 21anhos nadamas, que ponian un bolero o la snfonica(de cualquier pais) siento que obliigaban a uno a acostarse temmprano. si vamos a hablar de frases hay una que die que el cubano es inconforme.(ccomoo mencchola, que cuando se la meten grita y cuanndo se la sacan llora) den tiempo caballeros. aqui un chino me dijo: los errores los ccojemos en lla practica.

  • el 1 septiembre, 2015 a las 3:54 am
    Permalink

    Isidro, The Voice es un programa de competencia de Canto. Es un programa musical. Y el Canto es el canto y la musica es la musica, no importa el genero o el país. ES INTERNACIONAL. Esa es una de las razones de su éxito. Se compite por la mejor VOZ, independientemente de lo que cante. Si la cuestión es COMPETIR con la Voz del Paquete, pues has tu versión Cubana de La Voz. Si hubieran copiado La Voz con todas las técnicas televisivas que usa ese programa, te garantizo que aun con las limitaciones de Cuba, el programa hubiera sido un éxito. Es un programa nacional-cultural con objetivos enmarcados en la política del estado. Si se quiere promover o recuperar el son cubano porque se ha perdido, me parece bien hacer un programa de ese tipo, pero no es de eso de la que se trata. Pierdes audiencia, nadie te quiere oír, quieren la Voz extranjera porque TU NO LA TIENES. O pones la Voz internacional o haces la tuya. Si, tienen que cambiar, pero no cambian. Ya esto va mas allá del sistema. Simplemente son Brutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *