Maduro y su tono rudo

Dariela Aquique

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES — No había querido hacer ningún comentario respecto a lo que acontece en Venezuela, en primer lugar porque soy más dada a disertar la problemática nacional que de la extranjera. Y segundo porque como acá siempre nos llega una sola versión de los incidentes, prefiero no pecar de indebida.

Desde que el pasado 23 de enero comenzaron las explicitas expresiones de rechazo al gobierno de presidente Nicolás Maduro, las que se iniciaron con una manifestación pacífica de estudiantes opositores y devino guarimba (como le llaman los venezolanos a las frenéticas trifulcas). Noté el tono rudo que usa el mandatario para referirse a todo el que es contrario.

Pérdidas de vidas humanas y daños materiales, ha sido el saldo que han dejado estas reyertas entre chavistas y adversarios. Las cosas fueron un poco lejos y ambos lados apelaron a la violencia, la que parece ser ya inevitable en este país, casi dividido en dos partes.

Cuando los medios empezaron a reseñar estos enfrentamientos la opinión pública internacional comenzó a pronunciarse según el lado con el que comulgase.

Si bien es cierto que hubo toda una campaña mediática de la derecha y sus aliados dentro y fuera del país para sobredimensionar lo que acontecía, también los medios oficialistas divulgaban lo que les era conveniente.

A partir del momento en que se manejaba hasta una posible intervención (a mi juicio innecesaria), al presidente no le quedó otra que bajar los tonos y convocar a todas las partes a una Conferencia de Paz.

Una buena parte de la oposición (la menos extrema) acudió al llamado del gobierno y están ahora inmersos en intentar contener a los focos de violencias. Afortunadamente la ola de desafueros ha disminuido.

Pero el tono de Maduro sigue siendo un poco rudo. Gusta adjetivar peyorativamente a sus antagonistas. Es amenazante y un poco paranoico, ya que a cualquier prosodia de presidentes, cancilleres, artistas, o quien sea que al ex-guagüero no le haya gustado, les canta las 40 o rompe relaciones.

En una de las reuniones de la Conferencia de Paz, alguien le reprochó haber usado el término de: …los vamos a amansar, refiriéndose a los estudiantes amotinados. También habló en algún momento de meter hasta los tanques en el Estado de Táchira de ser necesario (esto no me lo dijo nadie, lo oí yo en TeleSur).

Ojala que los venezolanos zanjen sus diferencias sin más violencia. Pero está claro que en materia de diplomacia le falta mucho a Maduro, quien tendrá que menguar su tono rudo.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


11 thoughts on “Maduro y su tono rudo

  • el 13 marzo, 2014 a las 10:43 pm
    Permalink

    agresivos en extremo?, pero si es que para lidiar con esta gente hay que volverse en Satanas !
    que opten por el dialogo?, que va, la oposicion dice que nada tienen que dialogar con Maburro, que el cuento ese ya se lo saben, que van a seguir en las calles hasta sacarlo. Asi es que vayanse poniendo en remojo los cubanos, para los apagones que se les viene encima.

  • el 13 marzo, 2014 a las 1:02 pm
    Permalink

    Si a la maldad (porque expropiar, limitar la libertad de prensa y ningunear la oposicion politica es simplemente eso, maldad) le sumas la ignorancia supina, tendras como resultado a Maduro.
    Aunque la mitad de venezuela haya votado por Maduro, el tiene que responderle a todos los venezolanos. Hasta a los facistas, fijate tu. Debiera de dejar de ofenderlos.
    No tiene la misma responsabilidad con el pueblo el que hace oposicion, que el que es pagado con los impuestos de todos para administrar el pais.
    Un asquito de presidente.

  • el 13 marzo, 2014 a las 12:58 am
    Permalink

    Si bien es cierto que Maduro no es precisamente Don Eusebio Leal en el manejo florido del verbo, no es menos cierto que sus opositores, más allá de exabruptos a flor de boca, han resultado agresivos en extremo y hablo de la acción física. Así las cosas, como que a siendo hora de que todos se llamen a capítulo y opten por el diálogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *