La renuncia de Benedicto XVI: Atinada decisión

Dariela Aquique

El Papa Benedicto XVI

HAVANA TIMES — Ayer la noticia que sorprendió a todos y provocó disímiles reacciones y estados de opinión, fue la renuncia en el Vaticano de su Santidad el Papa Benedicto XVI. Siendo esta, la segunda vez que ocurre una abdicación en la historia del papado desde el medioevo.

Los feligreses del catolicismo se han pronunciado. Algunos lamentando el hecho y remarcando los valores de líder eclesiástico, sobre todo en el aspecto academicista. Otros por el contrario opinan que es lo mejor que ha hecho, porque la Iglesia necesita aires nuevos y figuras más jóvenes, y aportan además que Ratzinger, no poseía el carisma de su antecesor Juan Pablo II.

Lo que sí es cierto, es que al Sumo Pontífice le tocó estar a la cabeza del Estado del Vaticano y de la Iglesia Católica, en una etapa bastante convulsa, que responde a las características de los tiempos actuales.

El catolicismo, la exegesis más difundida del cristianismo, ha perdido adeptos en los últimos años y enfrenta una crisis de descredibilidad, ante el auge que han tomado sus primas cercanas las versiones del protestantismo. Sin contar con un número considerable de personas que se convierten a las religiones orientales.

Por otra parte ha quedado muy mal parado el Gobierno eclesiástico general de concilios y prelados, ante los cuantiosos escándalos de corrupción de sacerdotes, demostrados en miles de acusaciones por pedofilia y abuso lascivo de menores.

Los derroteros de la modernidad, van siendo incompatibles con las ordenanzas dogmáticas y los preceptos obsoletos que mantiene la Iglesia Católica. Se ha convertido en una Institución que tiene más valor museable que alcance, sobre todo para las jóvenes generaciones.

Aunque ha tratado de hacer cambios, y abrir un poco las miras, no son suficientes y se enfrenta a una sociedad que se desarrolla de forma vertiginosa.

No obstante se ha pronunciado públicamente ante su rechazo a la realización de manipulaciones genéticas, de la contaminación el medio ambiente, del consumo y tráfico de drogas, de acabar con la pobreza y que impere la justicia social.

Hace muy poco se hablaba de la importancia del uso del condón para prever la trasmisión de enfermedades. También se han estado barajando ideas acerca del sacerdocio femenino, del matrimonio de los clérigos, entre otros tópicos bastante progresistas para las ortodoxas normas católicistas.

Benedicto XVI, es un hombre de avanzada edad, que está consciente que el reto que tiene ante sí, sobrepasa sus fuerzas, más allá de la voluntad que tenga para ello. Creo que ha concientizado esto y en uso de todas sus facultades, ha preferido dar paso a otro que asuma la labor de que la Iglesia católica se ponga a tono con los nuevos desafíos epocales.

Desde mi punto de vista, es una sabia y atinada decisión. En estos tiempos donde todas las estructuras, instituciones e ideologías conservadoras y sectarias afrontan su mayor crisis. Debía ser esto un ejemplo a seguir para muchos políticos.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

3 thoughts on “La renuncia de Benedicto XVI: Atinada decisión

  • Decisión que algunos deberían imitar…no crees?

  • Ejemplo de civismo y democracia la del santo padre.Los dirigentes de cualquier tipo deben cambiarse con frecuencia al igual que los pampers y por la misma razon

  • Muy oportuna y bien “horneada” tu reflexión, Dariela. La Iglesia tiene como tarea inmediata desafiar y procurar alternativas a sus dogmas, que han sido puestos en solfa desde que se declaró la primera secularización, y que han entrado cada vez en mayor contradicción con el avance de la sociedad. Bien harían las “contrapartes” islámicas en tomar ejemplo de este paso trascendental dado por Ratzinger. Es evidente que la tendencia que marca estos tiempos es la de acrecentar la bifurcación entre religión y sociedad. A la larga, ni talibanes ni ayatolas podrán imponerse al progreso. Y como bien dices, hasta los políticos aferrados a sus “biblias” – los nuestros incluidos – deberán ponerse a tono con los tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *