Un poco sobre el grafiti cubano

Daisy Valera

Grafiti cubano.

Algunos interesados en el grafiti en la isla coinciden en que la aparición del arte callejero cubano se remonta aproximadamente al año 2000.

Esto asociado con el hecho de que en la bienal de ese año participaron varios grafiteros extranjeros, mostrando sus habilidades.

Aunque es en La Habana donde el movimiento grafitero ha tenido una mayor fuerza e impacto, por estos días el grafiti a comenzado a extenderse por todo el país incluso atrayendo la atención de la prensa.

Muestra de lo anterior fue un corto informativo mostrado las pasadas vacaciones donde se hacía mención a la presencia en Holguín (ciudad de la zona oriental de Cuba) del grafiti autorizado por instituciones culturales y otros que decidieron llamarle inapropiados.

La cosa quedó presentada así: solo las pintadas que se realizan después de recibir la aprobación de una institución estatal son válidas y pueden considerarse arte y las restantes carecen de valor cultural y solo maltratan la propiedad social.

A mi no me quedó más que discrepar, el grafiti vandálico cubano es de una importancia mucho mayor.

Podemos citar como ejemplos los que se reducen a las firmas, como son “EL Sexto” y “Buldog” y otros que van un poco más allá en complejidad utilizando plantillas y pegatinas.

Grafiti cubano.

Dentro del grafiti de plantillas se destacan por su número los que junto a cascos de militares o granadas muestran las siglas “BCD,” que los interesados en esta forma de arte traducen como: Bajo condiciones difíciles, y todos sienten que hace referencia a las condiciones del país.

Otras de este tipo son las que muestran la palabra “LOVE” y  “Prisión” (utilizando las letras “s” e “i,” como un número 51), esta última algunos creen que se relaciona con los años pasados desde la revolución de 1959.

Un grafiti menos frecuente es el que muestra un buró y luego de un signo de igual la imagen de un carro, y también un pico y luego del singo de desigual las siglas CUC, este se piensa que se refiera  a la  existencia de una burocracia privilegiada y la imposibilidad de los trabajadores de acceder a un salario que les alcance para vivir.

Después de esto se puede pensar que los grafiteros vandálicos cubanos no realizan sus obras solo por sentir adrenalina y escapar de la policía que en mucho de los casos, confisca los caros materiales de trabajo.

El grafiti muestra una necesidad de expresión de un sector de la juventud y definitivamente se asocia con los orígenes del grafiti mundial; una forma de enfrentamiento con el orden político social existente.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


5 thoughts on “Un poco sobre el grafiti cubano

  • el 2 febrero, 2018 a las 1:00 pm
    Permalink

    BullDoG es con dos L.

  • el 13 enero, 2017 a las 11:30 pm
    Permalink

    Este fué el artículo más poco documentado que leí jamás sobre el graffiti en Cuba. Y soy graffitero desde 1994.es verdad que han pasado ya unos años desde que el/la autoro/a lo redactó. Pero no quería dejarlo pasar. Entre su poco conocimiento, y los pocos y nada aserrados comentarios, no le daría una estrella a este artículo.cuba no es comparable con Alemania en ningún sentido (incluído graffiti). El graffiti de Lawton es obra de los gemelos y de Nina. Y casi nada cubano (CASI) tiene calidad. Ojalá y la dueña de estas palabras pueda y quiera aprender algo más del tema.

  • el 26 agosto, 2016 a las 6:21 am
    Permalink

    Estube en Cuba hace unos dias y vi algunos grafitis o mas bien dibujos firmados 2×2=5 me dicen que es ese movimiento ?
    Gracias
    Claudio

  • el 5 noviembre, 2010 a las 6:05 pm
    Permalink

    Coincido con lo planteado por Daisy Valera. Da igual si el grafiti cubano empezó o no, y menos compararlo con una ciudad que sí logró tumbar su muro. He visto grafitis en La Habana que merecen un Premio Nacional de Arte. Hay uno en la Calle Porvenir, cerca de la intersección de Luyanó (desconozco las entrecalles). Debe haber sido obra de más de una persona, y les habrá costado su tiempo porque el grafiti ocupa toda la fachada de un edificio de 3-4 plantas, resulta impresionante, sobre todo cuando se le observa de frente porque el edificio está como en un cuchillo. Me encantaría despertar una mañana y descubrir a mi edificio infestado de todo tipo de dibujos.

  • el 1 noviembre, 2010 a las 5:04 am
    Permalink

    el Graffiti Cubano””?? no ha “empezado” porque en Berlin Pintan un edificio…lo renovan…..los pintan al otro dia aparece con grafiti…despues viene una empresa a quitar los grafitis …despues te llega una “cuenta” a todos los vecinos …por quitar los grafitis…los trenes estan llenos de grafitis…principalmente las ventanas(cristales),las puertas….y la empresa BVG…y Deutsche Bahn en Berlin “suben” las Tarifas de los pasajes …porque “alegan”…entre otras cosas los Grafitis….que cuesta dinero en borrarlos….entiendo que es un Arte y una forma de “inconformismo”…..pero en Cuba :::CREO QUE NO HA EMPEZADO TODAVIA!! eso es una epidemia de los jovenes!! a veces veo grafitis …en lugares …que yo me pregunto!! como pudieron hacer …los dibujos!! y cuando veo eso ….me Acuerdo de los dibujos de Nazca en el Peru!! saludos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *