Un León en el Carlos Tercero

Daisy Valera

Hace algunos días pase por la tienda Carlos Tercero, creo que era un sábado y yo estaba buscando un paquete de salchichas.

Pero esta tienda siempre me brinda algún motivo para escribir.

Entro, trato de pasar entre los afortunados y acomodados que tienen posibilidad de jugar billar y cansarse de tomar cerveza en este país.

País en que el salario promedio es de 17 CUC y donde una pequeña lata de cerveza cuesta 1 CUC.

No me dejo perturbar con esto y sigo en busca del barato paquete de salchichas, también cuesta 1 CUC.

Y justo allí, frente al departamento de cárnicos, me esperaba una sorpresa.

El León del equipo Industriales, bueno, claro que no es un león de verdad.

Es la mascota que anima los juegos del equipo de la capital, es alguien disfrazado de León con un traje azul (color del uniforme de Industriales).

Los niños alrededor de él jugaban a meter la cabeza en la inmensa boca del felino mientras los padres les tomaban fotografías con celulares y cámaras fotográficas.

Yo sentí un escalofrío recorrer toda mi espina dorsal, no me gustó nada lo que estaba viendo.

Casi al momento empecé a recordar todas las películas Hollywoodenses en las que aparecen personas trabajando disfrazadas de tacos, de cajas de jugos y hasta de Santa Claus.

Recordé que en todos esos filmes los disfrazados no eran felices.

El León para mi no fue más que la representación de una parte del mundo capitalista, en esa tienda, aquí en Cuba.

No pude dejar de pensar en que de esta forma, con un león entreteniendo a los niños, Carlos Tercero compite con el resto de las tiendas de la capital.

Se podrá pensar que soy exagerada, yo no lo creo, sucede que todo lo que huela a capitalismo me afecta demasiado.

No me gustaría vivir en un país capitalista, no me gustaría que Cuba tuviera que tomar el camino restaurar de ese sistema social.

Así que tampoco me gustó el León de Carlos Tercero, solo me gustó la risa de los niños, pero se que hay millones de formas de provocarlas.

Seguramente esta famosa tienda tendrá a alguien disfrazado de Santa Claus para navidades, escuchando los pedidos de los más pequeños.

Pero yo crecí sin creer en Santa, yo fui una niña sin árbol de navidad y sin hacer cartas para que me entregaran regalos.

Pensé y pienso que un país que pretende un proyecto socialista se puede llegar a librar de creencias cristianas que solo son capases de inducir el consumismo.

Un país así no tiene que ver avanzar la competencia entre tiendas, ya sea mediante leones o con cualquier otro animal de la selva.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


6 thoughts on “Un León en el Carlos Tercero

  • el 30 noviembre, 2010 a las 4:04 pm
    Permalink

    Yoel, ni tu ni APR son capaces de asociar la cuestion que Daisy trata ni con la iglesia ni con las jugarretas del mercado, seguro creen en el socialismo de mercado, jajajaja, a y si Carlos Marx coge a Fernando Ortiz!!!!!!!!! OYE….AY, DIOS MÍO!!!

  • el 25 noviembre, 2010 a las 11:08 pm
    Permalink

    POR FAVOR!!!!!!!!!!!
    TU CRECISTE SIN CREER EN LA ICONOCLASIA, NI SANTA CLAUS, NI MIKEY MOUSE U OTRO PERSONAJE DE DISNEY, ASÍ CRECIMOS UN ELEVADO PORCENTAJE DE LOS QUE HOY VIVIMOS ACA, PERO ESO NO TIENE NADA QUE VER CON EL SUSODICHO LEÓN.
    PORQUE SI CRECISTE EN UN PAÍS DONDE EL FANATISMO POR EL BASEBALL LLEGA AL DELIRIO, PORQUE CARLOS TERCERO ES UNA TIENDA DE ESTA CAPITAL DONDE CASI TODOS, NATIVOS Y HASTA MUCHOS FORÁNEOS (PROVINCIANOS) ADORAN AL EQUIPO DE INDUSTRIALES, Y SI TE FIJASTE MEJOR, EN ESTE CENTRO COMERCIAL EXISTEN OTRAS MUESTRAS DE RESPETO POR EL TAL EQUIPO.
    ADEMÁS, LA COMPETENCIA FOMENTA EL DESARROLLO, LA COMPETENCIA LIMPIA POR SUPUESTO, CÓMO ENTONCES DENIGRAR LOS ATISBOS DE ACOMODAR EL SERVICIO CON ELEMENTOS AUXILIARES QUE ATRAIGAN AL CONSUMIDOR Y FAVOREZCAN LAS VENTAS (EL PAÍS ESTA MUY NECESITADO DE ELLO)?

    NO RESULTA PARA NADA OBJETIVO ESTE COMENTARIO QUE HACES, Y, OJO, HACE MAS DAÑO A ESTE PAÍS EL HACERSE ECO DE MURMULLOS SUPLERFUOS Y MAXIMIZAR DETALLES POCO DANINOS, QUE EL HECHO DE QUE EL LEÓN DE INDUSTRIALES (CON SU HOMBRE NO CREO QUE TRISTE, DENTRO) SE TTOME UN DOMINGO PARA HACER REIR A LOS NINOS DE LA CAPITAL EN EL POPULAR MERCADO.

  • el 20 noviembre, 2010 a las 1:11 pm
    Permalink

    He leido varias de tus articulos y me han gustado, de hecho uno se va formando una opinion del escritor o escritora segun mas lee, y hasta llega a solidarisarse con las dificultades que a veces describes; Pero confieso que resulte completamente sorprendido al leer este articulo. Tal vez hay un poco de ingenuidad o tal vez de negacion de la realidad que te rodea, pero no se si te has dado cuenta que la principal fuente de las dificultades que tu y la gran mayoria de la poblacion padece esta centrada en el llamado “proyecto socialista” y los errores cometidos (por lo cuales nadie rinde cuentas a los lideres). Disculpa pero Cuba es un pais en el que el capitalismo esta vivo y floreciente y te golpea cada dia que no tienes los suficientes CUC para adquirir lo que necesecitas. Los tiempo han cambiando y no hay marcha atras, de hecho la transicion a la llamada economia de mercado esta en marcha (llamenle “socialismo” o lo que le llamen). Medio millon de cesantes en los proximos meses, grandes desigualdes sociales (acceso a CUC minoria burguesa versus No acceso al CUC mayoria de trabajadores), eliminacion de la libreta y otros subsidios, expansion de la economia no-estatal a traves de los nuevos cuentapronpistas, etc, etc. Tal vez en tu voz hay un poco de nostalgia por un tiempo pasado en que estas cosas no existian, pero despierta que el capitalismo disfrazado de leon o de caperusita se asoma a tu espejo todas los dias.

  • el 19 noviembre, 2010 a las 11:03 pm
    Permalink

    …vigencia de los derechos que por ley nos corresponden, nunca hemos sido provistos de paz y bienestar social… termino preguntándote: ¿CREES QUE ALGUIEN LE IMPORTA EL TIPO DE SISTEMA POLÍTICO IMPERANTE EN UN PAÍS? LO ÚNICO QUE SE AÑORA ES VIVIR BAJO LA SALVAGUARDA DE NUESTRAS GARANTÍAS CONSTITUCIONALES, ES LO ÚNICO QUE MÍNIMAMENTE MERECEMOS POR EL SIMPLE Y ENORME HECHO DE SER CIUDADANOS.

  • el 19 noviembre, 2010 a las 11:01 pm
    Permalink

    “No me gustaría vivir en un país capitalista…”

    “Pensé y pienso que un país que pretende un proyecto socialista se puede llegar a librar de creencias cristianas que solo son capases de inducir el consumismo.”

    Disculpa que te lo diga, echa un ojo al calendario, si es que acaso la realidad en las calles no te permite colocarte en tiempo y en forma… En mi vida he estado en un sitio donde las igualdades sean mayores (AÚN A COSTILLAS DE UN ELEMENTO TAN VIL COMO EL DINERO) que el tiempo que viví en new york. Parecería una infamia esto que digo luego de haber llegado procedente de la Habana con escala en México pero las cosas han sido así. Mientras en Cuba hubo momentos en que el dinero alcanzó para comprar los alimentos del día, algunos de estos no existían en las tiendas. Mientras mi necesidad de enviar un mensaje por correo electrónico me llevaba a entrar a un hotel casi exclusivo para PÁLIDOS, mi capacidad de pagar por el servicio apenas me libraba ligeramente de la mala cara y pésima atención de los empleados turísticos, quizá por no ser PÁLIDO o por hablar español la mayor parte del tiempo, ah, y tener un mínimo de educación, civilidad y cortesía, algo de lo que carecen estos elementos del “SOCIALISMO”. Al llegar a la mentada capital del mundo entendí pronto que mi renunencia a cambiar y rebajarme al nivel de quienes carecen de educación, además de papel moneda(tal como yo lo he estado las más de las veces), me había servido de mucho, mi civilidad, mi buen trato con todo mundo y el seguir las normas de buena conducta me permitían el acceso a cualquier sitio; claro, no en todos lados podía acceder al servicio que ahí se prestaba o hacerme del bien que ahí se vendiera, para ello requería el dinero, pero cada semana que cobraba en el trabajo y luego de apartar lo necesario para los gastos primordiales y el envío de la remesa me convertía en un dios, ahora no sólo tenía la fortuna de poder acceder a cualquier sitio dado mi buen comportamiento, sino que era capaz de adquirir algún bien o servicio a costa de don billete… en resumidas cuentas, la historia del socialismo siempre me vino muy guanga, nunca todos estuvimos jodidos y nunca todos administramos la abundancia; LA EQUIDAD Y LA JUSTICIA SON DOS BEBIDAS QUE NUNCA SE HAN SERVIDO PARA TODOS EN NUESTRA AMÉRICA LATINA. Sin importar cuán persignados y amantes de santos sean unos y otros, estos pueblos latinoamericanos nunca hemos gozado de libertades reales, nunca hemos vivido en carne propia la…

  • el 19 noviembre, 2010 a las 9:51 pm
    Permalink

    perdóname Daisy, pero más allá de si el león estaba en la tienda «tratando de inducir el consumo desmedido» en la clientela (escena que en el mundo de la mercadotecnia debe tener -imagino yo- algún propósito menos maquiavelicista que el que tratas de darle) no creo que debas emprendértela con tradiciones o símbolos centenarios como Santa Claus, los arbolitos de Navidad o cualquier otro período festivo del año…y MUCHO MENOS acusar a las «creencias cristianas» (o cuales sean) de «inducir el consumismo».
    Yo, al igual que tu lo hiciste, estudio en la UH. Soy estudiante de la Facultad de Comunicación y te doy un consejo para futuros trabajos (dado que a todas luces desconoces la técnica periodística adecuada que te permitiera tratar un tema sin meterte en camisa de once varas -como ahora-): antes de escribir un texto, aunque sea netamente opinativo, debes conocer sobre el mismo ampliamente y las «cuadraturas» (tanto ideológicas coimo del lenguaje) se deben hechar a un lado sino es que quieres reproducir un mal que nuestros medios tienen en vena: la extrema parcialización.
    Algo más: nuestra isla no se puede «librar» de creencias cristianas (como de casi ninguna otra) porque nuestra cultura la lleva en su «código genético»…SI FERNANDO ORTIZ TE OYE….AY, DIOS MÍO!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *