Desempleada a mis 25 años

Daisy Valera

HAVANA TIMES — Este siete de enero cumplo 25 años y no me detendré a calcular logros o frustraciones.

Nacida en 1988 no pertenezco a la generación que disfrutó los beneficios del CAME, ni a esa que pudo respirar los pasajeros aires de cambio de los 90.

Mucho menos a los que en los 60 y 70 fueron peones en la construcción de “algo”.

Los hijos del período especial y de los 2000 hemos aprendido a no esperar buenas noticias, a que la palabra futuro no sea mucho más que parte de una frase repetida hasta el cansancio.

Seguimos la dinámica de la gran rueda de la supervivencia, donde queda muy poco tiempo para pensar en algo más que el pedacito de carne, el par de zapatos, o la pasta de dientes.

Creo que confundimos optimismo con estupidez y hemos aprendido a engavetar o mutilar nuestros sueños.

Para que nos vaya un poco mejor nos recomiendan hablar bajo y caminar en puntillas. Yo he resultado demasiado torpe.

Entonces no debe asombrar que mi cumpleaños lo pase en una de las oficinas del Ministerio de Ciencias.

Tratando de dialogar con una secretaria que me mirará con desprecio e incluso con rabia.

Ahora soy una desempleada más.

Han husmeado en mis correos, en mis escasísimas entradas en internet y han conseguido expulsarme utilizando los mezquinos reglamentos informáticos.

Soy una indisciplinada, me podían perdonar que pasara 5 de las ocho horas de trabajo viendo películas, conversando o  descubriendo que ejercicios hacer para eliminar la celulitis.

Pero buscar información sobre la realidad cubana, o escribir y dialogar sobre este tema es demasiado; una indisciplina grave.

Tendré que lidiar para mi reubicación con los mismos que hace un año y nueve meses me dijeron que aunque fuera química nuclear no podría trabajar en ningún puesto de investigación por mis “características”.

Y mis características no son más que escribir en esta página lo que me interesa o preocupa de mi país. Imperdonable.

Me esperan tal vez meses de desempleo, correr de un ministerio a otro, notar cómo los funcionarios me evaden, inventan pretextos poco creíbles y repiten más de cien veces: ven mañana a ver si podemos resolver tu problema.

Me queda un año y 3 meses para terminar mi servicio social y el Ministerio tiene la obligación de asignarme un puesto de trabajo.

¿Y después qué?

Mi expediente laboral dice más de lo que cualquier dirigente quiere oír para acceder a emplearme.

Mi situación actual es una advertencia y una visión de futuro.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

77 thoughts on “Desempleada a mis 25 años

  • Saludos Daisy Valera. Me alegró encontrar tu escrito y ver en el fondo los jóvenes en Cuba se están cuestionando, se hacen la pregunta de cómo transformar su país y allí está la clave. En mi país (Colombia) un término que se está poniendo de moda es el Emprendimiento, y de eso sé por experiencia que Cuba tiene mucho. Yo te preguntaría ¿Con qué sueñas? ¿Con tus estudios, tus gustos, que deseas lograr? Allí tienes un camino trazado. Aunque el artículo es interesante, me quedo como siempre con más dudas de las que tenía antes de llegar a esta página. Sería para mi grato poder republicar tu nota en nuestro periódico de promoción Cultural. Un abrazo y muchos éxitos.

  • Elpidio no se como calificar tu comentario porque hay tantos adjetivos que pudiera usar. Pudiera usar irrisorio, infantil, enajenante, absurdo y otros mas fuertes pero no quiero ofender porque todos tenemos el derecho a tener nuestra propia opinion, fuese el pais que fuese donde viviesemos. Esta situacion de Daisy es tan antigua como tiempo tiene el gobierno revolucionario en el poder, asi que antes de hablar tantas bobadas ilustrate (al menos con la verdadera historia social de tu revolucion) para que puedas expresarte coherentemente. Lo digo por experiencia propia pues era muy joven cuando triunfo la revolucion y como nunca fui afecto al gobierno tuve todas las puertas cerradas para poder encontrar un lugar donde pudiese desarrollar mis capacidades laborales con el susodicho incentivo economico laboral. Cuando la politica es la base para el empleamiento es cuando personas sin cerebro como tu dirigen organismos y empresas improductivas.

  • Daisy, admiro a la gente como tú, que sufre ese sistema (me paso de ponerle adjetivo) y tiene los cojones o los ovarios ;) de enfrentarlo como puede desde adentro… yo soy de los cobardes que se fueron, pero sin querer justificarme y sin caer en definiciones simplificadoras como “la democracia”, la Cuba de hoy está diseñada de tal manera que es muy difícil (por no decir casi imposible…) cambiarla desde adentro y pacíficamente (con palabras, por ejemplo…) y cuando uno se va a otra parte, muy a pesar de uno deja un poco de ser cubano, no por como te sientes, sino porque irremediablemente dejas poco a poco de conocer y entender lo que pasa en tu país… por eso aquí (tampoco) hago nada por cambiar a Cuba, ni entiendo a los que lo hacen desde aquí… en fin (además del mar) no me enorgullezco de lo que soy, pero creo que soy otro fruto del sistema (como tú) y no soy el único (como tú… o al menos eso espero!).

    PD. será porque yo si cogí el chocolate Nilo, la leche malteada, los litros de leche (con chapitas ralladas), le leche condensada Nela y los yogures de cajita cuadrada que se convertían en macetas para cactus en casa de mi abuela? pfff! estamos todos locos…

  • yo estuve casi 20 anos trabajando como tecnico de la salud en cuba, me sentia como un esclavo con un misero salario que no daba ni para vivir una semana,llegue a ee uu con casi 50 anos,comence a trabajar y en 2 meses logre lo que no habia logrado en toda mi vida en cuba,mi sugerencia es que que trates de salir de ese infierno,aqui fregando platos se vive mucho mejor que como profesional en cuba por muy bueno que seas y siempre tendras la posibilidad de superarte y mejorar tu calidad de vida

  • Ese es el punto, :). Porque ella (la que escribió el post) tendría que cobrar algo?. Fíjate, que yo no aseguro que ella cobre o no (no metería las manos a la candela por nadie). Lo que digo es que es tan legitimo y creíble que tu no cobres como que ella tampoco lo haga.

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *