Comprando paciencia

Daisy Valera

Obra expuesta en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales.

En el año 1962 se inició la construcción del Partido Comunista de Cuba (PCC) mediante normas de selección rigurosa e individual.

En ese entonces Fidel señaló cuales debían ser  las características de aquellas personas que serían núcleos del partido:

[…] “Tiene que ser un trabajador ejemplar, pero además tiene que aceptar la Revolución Socialista, tiene que aceptar la ideología de la Revolución, tiene que desear -desde luego- pertenecer a ese núcleo revolucionario, […]”

Finalmente el PCC queda fundado el 3 de octubre de 1965 con una ideología Martiana y Marxista-Leninista.

No es hasta el año 1975 que se realiza en la Habana el primer congreso de este partido, acordándose la realización de los mismos cada 5 años.

Los siguientes congresos se realizaron en 1980, 1985, 1991 (en Santiago de Cuba) y el V Congreso en 1997 en la Habana.

Se han realizado solamente 5 congresos en los 45 años de vida del PCC.

Podría suponerse que la no existencia de un número mayor de congresos se debe a las difíciles situaciones por las que ha pasado la isla.

Es entonces que la historia nos recuerda que partidos como el bolchevique realizaban 1 e incluso 2 congresos anuales en plena guerra civil.

Definitivamente no podemos justificar con dificultades económicas la ausencia de un congreso por 13 años.

Además, porque según lo planteado en el artículo 5 de la constitución Cubana:

“El Partido Comunista de Cuba martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente y superior de la sociedad y el estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del Socialismo y el avance hacia la sociedad comunista”

De todo esto no se entiende como en lugar de convocar a un congreso, los dirigentes del partido comunista, en julio de 2007 llamaron al pueblo al debate y reflexión en lugar de llamar a un congreso del PCC que tiene entre sus filas lo más avanzado de la sociedad.

Tampoco es admisible que tengamos que esperar pacientemente a que se realice el VI Congreso del partido que se suponía se iba a convocarse en noviembre de 2009.

Se necesita un congreso hoy, sin más espera, un congreso donde se escuche la voz del trabajador cubano.

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *