¿Privatizando el Cristo?

Daisy Valera

Foto: Elio Delgado

Desde la posición en que está situado el Cristo de La Habana se tiene una vista amplia de la parte histórica de la ciudad.

La escultura, de 20 metros de altura, fue esculpida en mármol de Carrara en Roma por la cubana Jilma Madera y traída a la isla en 67 piezas.

Ella nos legó a los que habitamos la capital y a los que la visitan una de las obras escultóricas de mayor tamaño creadas por una mujer.

Por lo que el Cristo que bendice a la capital cubana, a 51 metros sobre el nivel del mar, es un habitual destino turístico.

Sentarme a descansar muy cerca de los gigantes pies del Cristo habanero después de subir la ladera de la colina de la cabaña, era una suceso normal y placentero.

Así como lo era esperar la caída del sol sobre la bahía y disfrutar de una vista de La Habana nocturna sentada en los bancos de mármol que rodean la colosal imagen.

Pero digo era, pasado, porque todo esto cambió la tarde de ayer.

Me dirigía al Cristo junto a tres amigos pero fuimos detenidos a dos metros de la estatua, nos pidieron los boletos de entrada  y nosotros no sabíamos de qué se trataba, ni veíamos algo como una entrada.

Mucho menos sabíamos dónde vendían los dichosos tiques.

El reclamador de entradas nos explicó al momento,  para estar en ese lugar (no me quedaron claros los límites y él no pudo mostrármelos) debíamos comprar billetes por el precio de un peso si éramos cubanos  (un CUC para los extranjeros).

Nos cobraban por hacer estancia en el sitio o tomar fotos, no podíamos creer aquello.

Fuimos al lugar de la cobradora de entradas, nos contó que esta operación se realiza desde hace un año, hecho que no puede ser completamente cierto porque la semana pasada no me pidieron nada.

El Cristo de La Habana. Foto: lajiribilla.cu

Dicen que se cobra visitar el Cristo porque pertenece al complejo histórico- militar Morro-Cabaña.

Nos fuimos de allí un poco más que molestos, no fuimos los únicos, también un señor que vino con su familia se negó a pagar.

Cualquiera podría decirme un peso cubano es una miseria, que por ese precio  solo se consigue una taza de café aguado o un cucurucho de maní.

Diría que es cierto, que un peso de menos en el bolsillo no hace demasiada diferencia, pero diría que si quisieran cobrarme 20 centavos me quejaría igual.

Inmediatamente me vino a la cabeza, las privatizaciones que tuvieron lugar en Argentina en el gobierno de Menem. Los parques, las plazas y las instalaciones deportivas fueron despojados de la lista de bienes sociales por los que tanto trabajan sus ciudadanos.

Esta iniciativa lejos de socializar el disfrute de la instalación por la población, es un paso a su privatización.

Si la iniciativa se hubiese limitado quizá a cobrar a los foráneos, no me hubiese indignado del mismo modo, pero a mí que soy cubana…  esto es sin discusión una violación de mis derechos como ciudadana.

¿Qué harán los menos favorecidos ante esta situación de exclusión?

¿También me cobrarán en la plaza a la que voy a correr?

Seguramente el que autorizó semejante negocito no tuvo en cuenta el propio “carácter socialista” de la Revolución.

Honestamente le invito a que reflexione sobre este asunto. Señor mío, que todo no puede ser aumentar las ganancias, a menos, que esté usted estudiando para capitalista.

?

Daisy Valera

Daisy Valera: Edafóloga y Blogger. Escribo desde la Ciudad de México, donde La Habana a veces se hace tan pequeña que llega a desaparecer; pero en otras, la capital cubana es una ciudad tan pasado y presente que te roba la respiración.

Daisy Valera has 187 posts and counting. See all posts by Daisy Valera

3 thoughts on “¿Privatizando el Cristo?

  • “Si la iniciativa se hubiese limitado quizá a cobrar a los foráneos, no me hubiese indignado del mismo modo, pero a mí que soy cubana…” Eso, eso, va uste bien, führer, solo que uste no esta tan despintá como para pasar por germana, mija, apuntálese bien pie en tierra, no levite, mija, no levite.

  • Eusebio Leal es el que hace cobrar la entrada al Cristo, quejate con el historiador de la Habana

  • A mí también me intentaron cobrar la estancia. Esa vez el hombre me explicó que “de la matica para acá hay que pagar”. Ahora bien, lo que sí no entiendo de tu postura es el que le quieras cobrar a los foráneos, como dices tú, porque según tu dogma la verdad absoluta del universo y del ser es el internacionalismo proletario. Antes bien, ilustrísima Daisy, deberías reflexionar sobre tus contradicciones. Justo como dices que tiene que hacer quien ha ordenado la “privatización” del Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *