Integración sin Ciudadanía

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, inaugura la cumbre de la CELAC. (YouTube Cepropie)

Por Armando Chaguaceda

HAVANA TIMES – Ha concluido la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac.[1] Andrés Manuel López Obrador destacó allí la necesidad de construir en la región algo parecido a la antigua Comunidad Económica Europea, que incluya a Estados Unidos y Canadá, para fortalecer el mercado continental frente a Europa y Asia. Señaló la necesidad de asumir la autodeterminación de los pueblos, la cooperación para el desarrollo y el combate a la desigualdad y la discriminación. Objetivos nobles, que obligan a revisar la historia.

La Comunidad Europea surgió en la segunda posguerra mundial. Con el concurso de Estados y empresas, fijó objetivos de complementariedad económica y tecnológica. Juntó, efectivamente, naciones enfrentadas por siglos de guerras fratricidas. No descansó en declaraciones románticas o retóricas victimistas.

Impulsada por liderazgos democratacristianos, socialistas y liberales, la integración europea no fue sorda a criterios políticos. Las dictaduras de Europa Occidental -Grecia, España, Portugal- solo entraron en la Comunidad cuando se democratizaron, entre 1981 y 1986. La Unión Europea amplió luego criterios e instituciones, ampliando los derechos de su ciudadanía.

Lo que se quiere reeditar desde la Celac, según las palabras de sus promotores, parece algo distinto. Se trata una articulación productiva y científica, capaz de competir en el mundo actual, para reaccionar a crisis financieras y pandémicas. Esto es, sin duda, positivo, si se lograsen metas claras para una región diversa, asimétrica y fragmentada en sus flujos humanos y comerciales. Pero hay grandes diferencias con el proyecto europeo.

Obrador apostó por sustituir “la política de bloqueos y de malos tratos” para “asociarnos por el bien de América sin vulnerar nuestras soberanías”. Las alusiones solo tienen hoy sentido en los casos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, tres regímenes autoritarios objetos de sanciones. Sanciones diferentes entre sí y distintas a la idea de bloqueo.

El exhorto de eliminar algunas de estas medidas -aquellas de injusto impacto humano- podría ir acompañado de otra postura: un manifiesto respaldo a la democracia pluralista y los derechos humanos, en sociedades abiertas y multiculturales. No son excluyentes pedir el fin de embargos y exigir el cese de dictaduras.

Pero en el discurso soberanista latinoamericano, la retórica gobiernista prima sobre los derechos ciudadanos.[2] Tan es así que la Carta Interamericana de la OEA ha devenido letra muerta a veinte años de su adopción. Que no se trata de izquierdas asediadas vs derechas imperiales lo revela la postura del Gobierno salvadoreño.

En el propio cónclave, así como en declaraciones del presidente Bukele, afloraron llamados a “defender la soberanía frente al injerencismo”. Una respuesta a las críticas por su ofensiva sobre la justicia, la sociedad civil y los medios, así como al proyecto de cambio constitucional impulsado por San Salvador. Los extremos, ya sabemos, convergen.

Ante casos similares -Hungría, Polonia- la Unión Europea ha puesto un alto a sus populistas, usando mecanismos legales, diplomáticos y políticos para frenar la deriva autoritaria. Defiende -con variable resultado- a los ciudadanos de esos países, frente a sus gobiernos, algo impensable desde una lógica como la proyectada en la cumbre en México. Como lo reveló Nicolás Maduro al insistir que si bien “algunos de ustedes sueñan con la UE”, también había “buenas experiencias en la Unión Africana”. A confesión de parte…

El fenómeno iliberal[3] rechaza el multilateralismo en favor del Estado-nación. Defiende un modelo de líder y pueblo, sin instituciones intermediarias. Promueve el proteccionismo, aunque implementa reformas neoliberales. Privilegia una definición esencialista de la nación.

Ese sustrato -de izquierda o derecha- prima hoy en Latinoamérica. Dentro de una concepción estatista y mercantilista, que desatiende -fronteras adentro y afuera- el valor intrínseco de defender una democracia de ciudadanas y ciudadanos.

—–

Publicado originalmente en La Razón de México.

[1] https://www.jornada.com.mx/notas/2021/09/18/politica/declaracion-final-de-la-sexta-cumbre-de-la-celac/

[2] Carlos Malamud, “El sueño de Bolívar y la manipulación bolivariana. Integración regional y manipulación de la historia en América Latina”, Alianza Editorial, Madrid, 2021

[3] Marlene Laruelle, Illiberalism: A Conceptual Introduction”, Iliberalism Studies Program, George Washington University, Abril 2021

Lea más de Armando Chaguaceda aquí.

 

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.


One thought on “Integración sin Ciudadanía

  • el 24 septiembre, 2021 a las 3:49 am
    Permalink

    Si la Constitucion de Espana dice “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.” se supone que en la politica exterior Espana y junto a ella la UE defienda este valor o principio democratico. Pero se comporta precisamente al opuesto. Obligar a la UE a que vuelva a su politica de la Posicion Comun hacia Cuba ( era exclusivamente politica, mantenia relaciones economicas y comerciales) deberia ser un objetivo primario.
    Todos los dictadores o aspirantes a dictadores acusan a los demas de injerencia cuando les exigen el repesto de los derechos, libertades y principios democraticos.
    EUA con la ola iliberal en el continente americano se ve seriamente amenazada por un maremoto (terremoto porque es terreste) de emigrantes ilegales. Obviamente nadie puede estar mayormente interesado en las democracias en el continente y por la transparencia y medidas anticorrupcion que EUA.
    En tanto esto benefica a Espana y a la UE: sirve para atacar a EUA por su politica antiinmigrante ( excepto cuando se trata de emigrantes cubanos) y para aumentar la poblacion de hispanos en EUA.
    Los imperios siempre estan en “guerra”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *