Yo también estoy “Por otra Cuba”

Alfredo Fernández

Constitucion de Cuba. Imagen: Ecured.cu

HAVANA TIMES — Hace unos días conocí la noticia del manifiesto que la incipiente Sociedad Civil Cubana ha presentado a la Asamblea Nacional del Poder Popular bajo el título “Demanda ciudadana por otra Cuba”.

Los actores de las diferentes agrupaciones opositoras, cívicas y simples ciudadanos que hasta ahora han rubricado el documento lo han hecho única y exclusivamente bajo el supuesto amparo que pudiera brindarles los artículos 3 y 63 de la actual Constitución de la República, los cuales rezan:

Artículo 3: En la República de Cuba la soberanía reside en el pueblo del cual dimana todo el poder del Estado.

Artículo 63: Todo ciudadano tiene derecho a dirigir quejas y peticiones a las autoridades y a recibir la atención o respuestas pertinentes y en plazo adecuado, conforme a la ley.

En un primer momento al leer la carta reaccioné como cualquier “cubano normal”, sintiendo una mezcla de miedo y envidia por los pocos valientes que viven en la isla y que rubricaron el escrito.

Así desde una pasajera autocompasión pensé que “si yo no trabajara con el Estado a lo mejor también la firmaba” sin embargo, pese a mi miedo el texto de la demanda no se me olvidaba.

Luego, por un raro efecto de los recuerdos se arrastró una y otra vez por mi cabeza aquella sentencia de Gandhi de “Si quieres cambiar al mundo, cambia tú”.

Conclusión, que firmé la carta, sí, la firmé, y lo hice pese a mi vergonzoso miedo y también pese a que trabajo como investigador en la Academia de Ciencias de Cuba, cuestión por lo cual bien pudiera perder mi trabajo, luego de que el maniatado sindicato cubano, a petición de los Órganos de la Seguridad del Estado, me expulse en una reunión donde de seguro ningún compañero me defenderá, lo sé.

Pero también me sucede que ya no quiero esperar más a que otros hagan algo que también es mí responsabilidad. Así, ya me cansé de esperar por un milagro de Dios, o por esos cambios que los dirigentes prometen y que al final no llegan, ni llegarán, para que en verdad me mejore la vida.

En fin, que cada vez que visito la casa de mis padres en Santiago de Cuba y los veo criar un puerco a escasos metros de su cuarto, dejando mi hogar en una situación higiénica lamentable.

Pues luego de jubilados esa fue la opción que le dejó el Estado Cubano, para comer un pedazo de carne en diciembre o la única manera de ver juntos algo más de los $240 de su chequera, entonces me resulta fácil darme cuenta de la Cuba que ya me es inaceptable.

Así como puedo entender la valentía de los que firmaron la demanda de la cual, a cuenta y riesgo, yo también soy parte.

También debo de admitir lo difícil de pensar diferente en donde generaciones completas se acostumbraron a acatar como soldados los mandatos de los dirigentes, sin importar cuán discutibles o torpes estos fueran.

Por esto, el país se involucró durante décadas en guerras tan innecesarias como lejanas, o en planes económicos absurdos que no sólo destruyeron la economía nacional, sino que hoy obligan a importar más del 60% de la alimentación del país.

Mientras tanto las pocas expectativas de ejercer una vida decorosa convirtieron la emigración en la única solución para que nuestros jóvenes realicen una vida que en Cuba les resultaría imposible.

Si algo negativo tendrá la “Demanda ciudadana por otra Cuba”, será su poquísima recolección de firmas, pues aunque la rubriquen 10 000 personas, quedará fuera la inmensa mayoría de los afectados.

Y si algo verdaderamente bueno tendrá esta carta, será que le demostrará al Gobierno cubano que la lista de los que perdemos el miedo a hablar sin censura, cada día aumenta más.

Cuando se haga la historia de la libertad de expresión durante La Revolución Cubana, a no dudar el miedo será –lamentablemente- su gran protagonista.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 174 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

5 thoughts on “Yo también estoy “Por otra Cuba”

  • Felicidades por tu artículo.Valiente, sensato y muy lúcido.

  • Si todo lo que temes es perder su trabajo, su miedo es si “vergonzoso”.

  • ¡Felicidades!, que la decencia es rara virtud en Birania.

  • Tu sabes que admiro tu valentia por tener el valor de firmar ese documento,como tu bien dices en tu escrito en Cuba hay muchos que firmarian ese documento pero piensan mas en lo que pudieran perder que ganar esa es la realidad es lo que pienso.
    Suerte mi Brother

  • Alfredo te entiendo perfectamente yo también tenia miedo escribir con mi nombre los comentarios críticos que escribo, pero se siente una tranquilidad muy grande después que una da la cara y dice lo que es necesario decir. No podemos permanecer callados pues hacerlo significarían 50 anos mas de los Castros, de su elitismo y de tratar a cuba como su finca personal. Mientras menos miedo tengamos mas difícil sera para ellos hacer lo que hacen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *