Darme la libertad así de pronto

Alfredo Fernández

HAVANA TIMES — De la noche a la mañana he sabido que puedo viajar, algo similar a saber que ya puedo extender mis raquíticas alas por un mundo que aún no estoy seguro de que en verdad exista.

Siempre  que veo a alguien del exterior arribar a mi vida, pienso que esta persona, en realidad, solo desea mortificarme, entrando a mí,  como esos personajes del teatro que se desgastan en hacerme incorporar una realidad inexistente.

De ahí que con demasiada frecuencia en mi cabeza se instale la idea de que mis amigos en realidad no se fueron, sino que solo son unos bromistas de mal gusto que se esconden detrás del telón, mal montado, del aeropuerto José Martí, a veces por décadas, para hacerme esa broma de mal gusto en que todo va bien en sus vidas, o al menos, mejor que en la mía, y de paso dejarme bien claro, que no soy más que un esclavo.

A decir verdad no me lo esperaba. Tanto tiempo añorando la noticia que apenas la pude procesar.

Resulta que ya me aproximo a lo que es un ciudadano, casi a punto de ser tan normal y común como otro cualquiera del planeta, de no ser por tres o cuatro derechos que aún me faltan para que, de una vez y por todas, no me sienta más como un esclavo de un Estado totalitario y mediocre.

Cuba hoy vivió un día similar a ese de 1886 en que se dio la noticia de que la esclavitud quedaba sin lugar. Solo que hoy, a diferencia de1886, los esclavos si saben qué hacer con su libertad.

Nada más dar la noticia y una amiga me llamó para advertirme de que a la República Dominicana los pasajes suelen costar alrededor de 300 cuc y que ese país urge de profesionales.

Nada, amiguitos del Estado, que los esclavos esta vez no serán tomados por asombro, como en aquel 1886.

 

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


2 thoughts on “Darme la libertad así de pronto

  • el 30 octubre, 2012 a las 1:50 pm
    Permalink

    que volero alfre; tienes las espectativas occidentales en 200, vamos a ver a cuanto bajan cuando choques con la realidad. te vas a topar con un conjunto de cosas que te van a parecer absurdas y refugiaras en la esperanza de que si quisieras, participaras en la politica y cambiaras aquello que te disgusta. Bin alfredo, es mentira.

  • el 26 octubre, 2012 a las 4:03 am
    Permalink

    Afredo,

    Para conseguir una visa de turista en la mayoría de los países del mundo solo necesitas un pasaporte en regla y demostrar que dispones de recursos para mantenerte durante la estancia en el extranjero.

    A menudo esa visa te la entregan en la propia aduana. Dentro de la Unión Europea no hace falta ni siquiera pasaporte para ir de un país a otro. En realidad, a menudo ni siquiera hay puestos fronterizos. De vez en cuando viajo de España a Portugal en coche. Me enteró de que entro en Portugal por el idioma en que están escritos los anuncios publicitarios y porque el móvil me da un aviso de que se ha cambiado la red telefónica.

    En Europa existen miles de personas que tienen su residencia en un país y se trasladan todos los días a trabajar a un país vecino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *