Menos argumentos contra nuestro socialismo

Ultimas del deporte en Cuba

Vicente Morín Aguado

Alfredo Despaigne del equipo Granma en la liga cubana, fue uno de los primeros jugadores activos permitidos de firmar un contracto con un equipo profesional, los Piratas de Campeche.

HAVANA TIMES — El periódico Granma, finalmente publicó este viernes 27 de septiembre un acuerdo del Consejo de Ministros, fechado seis días atrás, letra que finalmente reconoce un hecho histórico: El deporte de alto rendimiento en mi país, al igual que en cualquier otra parte del mundo, es una profesión.

Las opiniones populares están centradas en las cifras, dada la actualización de los cubanos respecto al mundo atlético internacional. Casi todos coincidimos en que esta decisión era inminente, retrasada como tantas otras y justa. Cabe decir nunca es tarde si la dicha es buena.

Aunque en general coincido con lo exiguo de los pagos, van a tono con la norma actual para  otras actividades profesionales, igualmente muy mal remuneradas, asunto cuya solución es la piedra angular de la economía nacional.

Resalta que una vez más nuestra prensa estatal, monopolio casi absoluto de los medios de comunicación, una vez más se quedó retrasada, esperando por los hechos cuando debió adelantarse a ellos.

Hasta ayer casi todo lo dicho eran loas al supuesto amateurismo de nuestros atletas, su altruismo deportivo, enfrentando a los de aquí con quiénes fueron a probar suerte en otras tierras, calificados como desertores.

Ya no estamos para justificaciones, bien ha dicho el Presidente del país que es necesario expresarse libremente en el lugar y momento adecuados, ¿acaso hay uno mejor que el dado a los periodistas?

El acuerdo del Consejo de Ministros elimina de hecho ese eufemismo nombrado “amateurs”, algo totalmente fuera de la realidad cuando del alto rendimiento deportivo se trata. Por vez primera nos adentramos en un asunto sobre el cual, al menos en dos ocasiones comenté antes, refiriéndome en especial al Béisbol: el tratamiento del tema, su crisis actual, pasa por considerarlo en su integralidad, abordando en especial la situación económica, que exige una actualización acorde a los cambios que ocurren dentro del país, junto al entorno internacional.

Vendrán, es necesario, adecuaciones futuras respecto a lo legislado recientemente, lo esencial es el paso conceptual, algo imposible de creerse realizable hace una década. Raúl Castro, gradual, excesivamente lento digo yo, pero firme, con su pragmática, está decidido a dejar su mandato cumpliendo cabalmente los acuerdos del Sexto Congreso del Partido, recogidos en los llamados Lineamientos.

Estos Lineamientos parten de miles de opiniones vertidas por la población en diversos encuentros, posteriormente convertidos en una guía de trabajo del Partido. Hablando de democracia real, una vez más se amplía el círculo aun estrecho de los derechos individuales  del ciudadano dentro de la nación.

Han de estar rabiosos quiénes apuestan por la debacle del socialismo y la vuelta atrás, clamando por aquello que el ilustre Francis Fukuyama llamó “El Fin de la Historia”. En la práctica, al reconocer el carácter profesional de nuestro deporte de alto rendimiento, aceptamos igualmente la existencia del mercado como una realidad imperante dentro del socialismo.

Espero también, porque es deber ser consecuentes, finalizar con otra palabra fuera de época cuando de nuestro movimiento deportivo se trata: desertor. Vendrán tiempos de reunión, donde todos, aquí o allá, puedan vestir juntos, en el mismo y único equipo, el orgulloso uniforme de las cuatro letras: CUBA.

Vicente Morín Aguado: [email protected]


5 thoughts on “Menos argumentos contra nuestro socialismo

  • el 2 octubre, 2013 a las 5:22 pm
    Permalink

    Si ,si el regimen castrista permite elecciones libres, no abusa de los ciudadanos cubanos y extranjeros que somos por tomar otras nacionalidades, si es posible se puedan vestir con el mismo uniforme pero con libertad total de Cuba SI!

  • el 2 octubre, 2013 a las 6:07 am
    Permalink

    Es esto una rectificación de la política deportiva? Es el reconocimiento del fracaso de la filosofía del amateurismo? O acaso es la mercantilización del deporte, en busca de más ganancias para la élite? Creo que esa simple declaración del Consejo de Ministros es insuficiente, como insuficientes son todas las políticas de la Actuaización que se quedan a medias, para la legislación posterior de la élite burocrática. Nadie duda que el gobierno de Raúl Castro está desmontando muchas de las arbitrariedades cometidas medio siglo por su hermano desde el poder absoluto, pero que las nuevas medidas conduzcan a más socialismo o más capitalismo privado, porque el estatal en lo fundamental parece intocable, es algo que puede apreciarse en la liberación de la explotación del trabajo asalariado, en las cooperativas de mentiritas organizadas por el estado, en el nuevo proyecto de código del trabajo, que mas bien parece el codigo para garantizar la explotación asalariada capitalista, en el proyecto de El Mariel, que incluye maquiladoras en una zona libre para reventar a los trabajadores y sacarles el jugo, marinas, campos de golf y zonas residenciales para millonarios, en fin que el problema no es tan simple como cambiar, sino cambian para dónde y todo aquí apunta no a más socialismo, sino a más capitalismo privado. Y para eso se hizo la revolución que tanto ha costado a tantas generaciones de cubanos? No. No nos vamos a quedar con los brazos cruzados esperando ver pasar el cadáver del proceso revolucionario cubano a mano de sus victimarios vestidos de verde olivo. La lucha es dificil. El poder nos acusa de servir a su enemigo, mismo al que comprar miles de millones de dolares de alimentos que no quieren dejan producir a los campesinos cubanos, mismo al que suplican que le levanten las restricciones comerciales, mismo del que esperan recibir un millón de turistas con yates y cadillacs para llenar los bolsillos de las élites empresariales de Gaviota, mismo del que esperan que le resuelva su debacle económica. Cinismo mayor es difícil de encontrar. A mi generación la HICIERON CREER EN el futuro luminoso del socialismo. Pues bien, nos creímos el socialismo, solo que no el burocrático neoestalinista, excluyentes, estatal y elitista que impusieron. Nos creímos otro, el verdadero el participativo, autogestionario, libertario, democrático, inclusivo, humanista. La lucha por ese otro continuará.

  • el 2 octubre, 2013 a las 5:26 am
    Permalink

    ¿Se refiere Ud aquel que “no sabíamos qué era o cómo se construia”, o al que “no funciona, ni para nosotros mismos”?

  • el 2 octubre, 2013 a las 5:24 am
    Permalink

    “Han de estar rabiosos quiénes apuestan por la debacle del socialismo y la vuelta atrás,”

    ¿Me puede decir de qu{e “socialismo” me habla, por favor?

  • el 1 octubre, 2013 a las 8:30 pm
    Permalink

    Rabioso debe ester quien elimino el deporte profecional en los 60 para tener que retomarlo 50 anos despues porque se iba a quedar sin deportista. Ya los cubanos no somos los mismos, muchos se han quitado las vendas y el proximo en caer por su propio peso sera el socialismo cubano, que no se puede sostener con tanta corupcion gubernamental y tanta indisciplina e inconciencia social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *