Si la soledad te enferma el alma…

Puente musical desde Cuba*

Osmel Almaguer

Descemer Bueno. Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 29 oct. — Descemer Bueno es un cantante, contrabajista, percusionista, compositor y productor cubano. Su éxito comenzó a ser palpable en varias partes del mundo desde la década del noventa, y en Cuba a inicios del milenio.

Músico de profesión nacido en 1971 en la Habana Vieja. Realizó sus primeras incursiones profesionales tocando con Santiago Feliú. En 1990 funda Estado de Ánimo, con Elmer Ferrer y Roberto Carcasés. Con esta banda que alcanzó cierta popularidad gracias a una serie de conciertos en España, Bolivia, Uruguay, Alemania y Argentina.

En 1998 marchó a los Estados Unidos con el conjunto de jazz Columna B, y un año más tarde se integró al grupo de hip-hop Yerba Buena.

Pronto Descemer Bueno regresó a Cuba y en ese ínterin produjo, arregló y compuso para numerosos jóvenes músicos cubanos como Haydée Milanés, William Vivanco, Yusa, etc.

En 2005 grabó su primer álbum en solitario, Siete Rayos, disco en el que trabajó la fusión de varios ritmos con el hip-hop.

Un año después salió para el público la película Havana Blues, de la cual compuso buena parte de su música, labor que le valdría el premio Goya para “La Mejor Banda Original.”

Entre sus múltiples talentos, destaca su habilidad para la composición, puesta de manifiesto cuando varios de sus boleros fueron cantados por el famoso Fernando Álvarez.

Sé feliz del CD Siete rayos

Si la soledad te enferma el alma, / si el invierno llega a tu ventana, / no te abandones a la calma / con la herida abierta, / mejor olvídate y comienza una vida nueva. / Y respira el aire puro, / sin el vicio de la duda. / Si un día encuentras la alegría de la vida, sé feliz.  / Sé feliz. / Sé feliz. / Sé feliz.

Y respira el aire puro sin el vicio de la duda, / qué la vida es una sola, como una ola y su vaivén trae la esperanza, / nunca se cansa, busca la añoranza en los corazones que se llenan de emociones, / que tienen alas y vuelan rozando el cielo, / buscando el anhelo, la felicidad, como lluvia / caerá, mojará / a las almas / que se encuentran en el camino sincero, / duradero, / como el amor que se siente cuando es verdadero.

Con los colores de una mariposa, / vuela entre las luces de la primavera. / Si te imaginas que la lluvia te desnuda, / juega en los mares que despiertan a la luna y sé feliz. / Sé feliz. / Bajo el hechizo de una noche de luna, / en un beso de ternura. / Un suspiro, y esa brisa que te encuentra el sonido, / que estaba perdido en el latido. En un sueño / el silencio respira, / cuando el alma mensajera, / la que te espera para amarte, adorarte y quererte hasta la eternidad. / Si la soledad te enferma el alma, / si el invierno llega tu ventana, / sé feliz.

Descemer Bueno (i). Foto: Caridad

“Sé feliz” es una bocanada de aliento en tiempo de feeling, para todo aquel que en algún momento de su vida la ha pasado mal, o sea, para todo el mundo.

No incurre en el error de simplificar la vida, como otros, cuando afirman que “la vida es un sueño” o que “la vida es solo un juego.” Para nada, para él la vida es una sola, y como toda unidad, trae consigo los opuestos dialécticos felicidad- desasosiego en ese vaivén que es como de olas.

Cuando uno la pasa mal tiende a sentirse confundido.  Es la hora de dejar a un lado las dudas, que es lo único que nos ata al sufrimiento, y entregarse a nuevas ilusiones. Pero hay que seguir acompañados por personas que compartan esa sinceridad hacia la vida y hacia los demás.

Dicen que el momento más oscuro de la noche es justo antes de que comience a amanecer. No estoy seguro. No tengo un medidor de oscuridades, pero al menos como metáfora funciona así.

Hay otro refrán que reza: “si lloras por que el sol se oculta, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas.” O sea, sé feliz, porque la felicidad está a la vuelta de la esquina y a veces con tanta amargura la espantamos.

Sé feliz, amigo, sé feliz, amigo lector de Havana Times. Escucha a Descemer Bueno, y después me cuentas.

(*) El Puente Musical desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.    Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *