Restauradores

Por Irina Echarry, photos: Caridad

Restaurando La Iglesia de la Purísima Concepción, en Manzanillo, Granma
Restaurando La Iglesia de la Purísima Concepción, en Manzanillo, Granma

HAVANA TIMES, julio — La Iglesia de la Purísima Concepción, en Manzanillo, Granma,  fue construida en 1805, de tabla y techo de guano.  En lo adelante gozó de varias transformaciones.

Los vitrales de la Iglesia fueron elaborados en la década de 1950, a partir de donaciones de los feligreses que estaban conscientes que la majestuosidad de cada pueblo se mide por su Palacio de Gobierno y su Iglesia.

Pero en más de 40 años esta pequeña joya del oriente cubano no había vuelto a recibir la mano dedicada de un obrero albañil, un pintor y mucho menos un vitralero.

Así, hace unos años atrás, cuando una brigada de constructores jubilados comienza su reparación, llegan los hermanos Alejandro y Juan Carlos Fernández, habaneros de nacimiento, miembros de la ACAA, cuyo oficio es el de los más bellos y menos comunes: la vitralería.

Ya han prestado sus servicios en Pinar del Río;  devolvieron los colores a la Iglesia de Paula, en la Habana Vieja; y a la Diócesis Bayamo-Manzanillo. Su mayor reto es la restauración de los vitrales del Santuario Nacional del Cobre.

Así que por estos meses andarán por Santiago de Cuba; porque la Iglesia de Manzanillo ya luce como recién construida, gracias a ellos, a los albañiles y a un pintor que se juega la vida en las alturas, aunque su modestia le impida reconocerlo.

Su nombre es Carlos Sánchez.  Tiene más de 40 años, pero aparenta 20 cuando, herramientas a la cintura, emprende la peligrosa ascención por un andamio que gusta mecerse como si acunara a un niño para dormir.

¿Miedo?

Me mira extrañado cuando le hago la pregunta, porque no se me ocurriría subirme a un lugar tan alto, para pintar el techo con una seguridad y delicadeza que no imaginaría nadie al ver sus manos fuertes.

Es de Manzanillo y hace más de 10 años se dedica a la restauración, ha estado en lugares de peores condiciones, techos mucho más altos que este, andamios mucho más inquietos.  Si se tiene miedo no se puede trabajar en esto, asegura.

Pero el amor a los pinceles, a devolver a las paredes sus tonos originales, le hace disfrutar este trabajo más que ningún otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *