Los Eclipses de Jazz Vilá

Por Maya Quiroga

Jazz Vilá. Foto: MOI
Jazz Vilá. Foto: MOI

HAVANA TIMES — Otra vez Jazz Vilá, en calidad de productor y director general, ensaya formas de producción poco habituales para la praxis escénica cubana. Cuando en 2014 estrenaba Rascacielos, se propuso hacer un teatro más comercial con el objetivo de acercar los clásicos de la literatura universal al público más joven.

Ahora, el reconocido actor y director vuelve a la carga con su nueva puesta titulada Eclipse que subirá a las tablas de la capitalina sala Adolfo Llauradó a partir del viernes 4 de marzo. Si en Rascacielos contó con unos pocos sponsors, hoy son más de 25 los colaboradores de Eclipse, algunos de ellos incluso prefieren mantenerse en el anonimato.

“Rascacielos tuvo más de 80 funciones y la vieron más de 10 mil espectadores. Fue la obra de teatro cubana que más impacto tuvo en Internet en 2014”, advierte el director, quien no se oculta para pedir algún tipo de financiamiento, lo mismo a emprendedores privados que a empresas estatales.

“Nosotros tenemos que aprender del resto del mundo, porque es evidente que los tiempos cambian y debemos aplicar lo que sea necesario para salvar la cultura cubana. Debemos encontrar el camino donde confluyan los dos mundos paralelos del mercado y el arte.

“Dentro de las artes escénicas estamos muy rezagados en esa materia. Es algo básico y muy importante, porque la gente tiene el estímulo a nivel espiritual para trabajar. Al ver que iba funcionando ese mecanismo se fueron sumando otras entidades y personas privadas que vieron la posibilidad de dar su aporte para salvar el teatro cubano, que considero se encuentra en real crisis por la escasez de recursos para la creación”, afirmó Jazz a esta reportera en 2014.

Para Vilá lo más interesante de Eclipse, inspirado en La Señorita Julia, de August Strindberg, radicaba en el hecho de convertir el turbulento triángulo amoroso -protagonizado por Julia, Juan y Cristina, en el siglo XIX-, en una obra interactiva que dialogara con el público de hoy. Los actores finalistas, tres eclipses sobre la escena, defenderán siempre sus puntos de vista y en el momento climático, cuando el público escoja el final de la representación, comenzarán a realizar sus improvisaciones en un verdadero tour de force.

“Me propuse contar la historia de La Señorita Julia, a través de un reality show de convivencia, a la usanza televisiva sensacionalista. Los espectadores podrán acercarse a la obra con la lectura de hoy en día. El joven de hoy es el público del mañana. Si Rascacielos fue una suerte de montaña rusa, Eclipse es un parque de diversiones”.

En ese sentido, desde el 1ro de febrero se ha activado un concurso a través de la publicación digital Vistar, cuyas interrogantes giran en torno a la historia del teatro cubano. Los resultados se darán a conocer el 4 de marzo antes del inicio de la primera función. También ese día, Jazz ha previsto colocar unas carpas en los jardines de la Casona de Línea para realizar otros concursos sobre cultura cubana con los espectadores presentes en el patio.

Otra vez, el director apuesta por una actriz madura y muy respetada en la escena cubana como Broselianda Hernández, quien encarnará a la madre de Julia,-en la obra original un personaje referido- pero al cual Vilá dio vida propia al nombrarlo Teresita y convertirlo en una mujer de a pie que pudiera ser cualquier trabajadora de una cooperativa en la provincia de Santa Clara.

En las primeras funciones Broselianda tendrá una intervención magistral grabada -de cinco minutos-, dentro del reality show que se alterna con seis escenas seleccionadas a partir de la obra tal cual fueron escritas por Strindberg hace más de 100 años. Solo en esos momentos se respetará el vestuario y el lenguaje de época de los protagonistas. El personaje de Cristina constituye el punto de unión entre la obra y el reality show que se desarrollará en los imaginarios estudios de televisión de la sala Llauradó.

Esta puesta en escena, recontextualizada, donde se desdibujan las fronteras entre las artes escénicas y las más banales formas de la televisión comercial, está influenciada por la visión cinematográfica de Jazz, quien ha incursionado en el cine y la televisión fuera de la Isla y en los largometrajes cubanos: Personal belongings, Venecia, Caballos, Omega 3, Fátima o el Parque de la Fraternidad y El acompañante.

La vis cómica de quien interpretara a La China en Juan de los Muertos se podrá disfrutar ahora en Eclipse, donde Jazz, además de dirigir, asumirá al personaje del Conde, presentador del reality show alter ego del Conde de la obra original. Los días que el director no aparezca en escena, se agradecerá la presencia del transformista Riuber Alarcón en el papel de Margot.

Otra novedad de Jazz Vilá Projects será que la obra tendrá un video clip promocional realizado por él junto al fotógrafo y presentador de televisión Juan Valero (el Juanmy de Piso 6) quien interpreta el personaje de Juan en la puesta en escena.

En los hombros del director recayó, igualmente, el diseño de vestuario y el de escenografía que responderá a un estilo muy mínima con dos escaleras y un banco para la parte clásica de la puesta y dos paneles muy llamativos para el reality show.

Vilá apuesta por su tropa fiel de Rascacielos: los jóvenes y talentosos actores Lulú Piñera, Camila Arteche y Yaniel Castillo quien interpreta a Juanito Espinosa, un personaje habitual del reality show armado a partir de muchas figuras públicas y que le ha encantado hacer por el margen que le brinda a la improvisación. A ellos los secundan los también prometedores histriones Catherine Núñez, Cinthia Paredes, Reymundo Miranda, Gabriel Ricard y Germán Alcolea.

Aunque en apariencia Eclipse pueda parecer una obra ligera y de fácil lectura no debemos olvidar que tiene como basamento la historia de La señorita Julia, una pieza con estructura cíclica donde no se solucionan los conflictos y se abordan temas de gran profundidad como las diferencias de clases sociales, el abuso de poder, la lujuria, el amor y el deseo carnal.

El proceso de montaje de Eclipse demandó un trabajo de tres meses, pero este es solo el comienzo, porque como asegura su director general: “El teatro es una carrera de obstáculos, pero eso nos hace crecer”.

Eclipse debe su nombre a la canción homónima original compuesta por el cantautor Kelvis Ochoa, y que se convertirá en el tema de presentación de la obra.


2 thoughts on “Los Eclipses de Jazz Vilá

  • el 23 marzo, 2016 a las 3:40 pm
    Permalink

    Fui ayer a ver la obra DECEPCIONANTE. Es el antiteatro por excelencia, con serios problemas dramatúrgicos, de La Señorita Julia muy poco, Strimberg debe estar revolcándose en la tumba. Las actuaciones muy malas, coincido con maría, no se les escucha y no se les entiende la mitad de los parlamentos. La idea del reallyti si es buena, pero no son los primeros que los hacen. Recuerdan Goldfish? Pero acá el supuesto reallity es burdo excesivamente gay, de mal gusto y con Jazz Vilá repitiendo hasta el cansancio su personaje de Juan de los muertos. Me sentí engañada al salir del teatro, pero esto es una lección no alabes hasta que no lo cales. No se lo pierdan!!!! quizás no veamos nada tan malo en el teatro en los próximos años, ojalá que nunca.

  • el 14 marzo, 2016 a las 12:59 pm
    Permalink

    Estuve en la función del sábado 12….decepcionante. Les falta mucho a los actores ( al triángulo amoroso); se les escucha mal; mala articulación; en fin, mal uso de la voz como herramienta básica del actor teatral. Lo relativo al reality show…hay una cuota de originalidad en la puesta, pero se abusa de la imagen de “lo gay”; falta elaboración, resulta muy breve. Eso si, han tenido muy buena promoción y despiertan expectativas…a teatro lleno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *