La pelicula cubana Marina, otra mirada

By Irina Echarry

Gibara, Holguín. Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 10 oct. — Humberto Solás, a través de la magia del cine, convirtió Gibara en un sitio deseable. Cada año acuden a esa ciudad cineastas de diferentes partes del mundo entusiasmados por hacer un cine de calidad sobre todo en el contenido y con bajo presupuesto, aprovechando las ventajas de la tecnología digital.

La última producción del ICAIC, de la mano de Enrique Álvarez, se desarrolla en ese pueblo costero de la provincia de Holguin donde tiene lugar el Festival Internacional de Cine Pobre.

Marina, una muchacha que retorna a su pasado ¿huyendo de algo o intentando recuperar un pedazo de su historia personal? Gibara, una ciudad que la recibe, pero no la recuerda. Una ciudad de la que salió ¿huyendo de algo o intentando atrapar un trozo de esperanza?

Al llegar, luego de siete años de ausencia, Marina descubre que su padre ha muerto, que ya no tiene casa, que las personas que conoce han cambiado, que apenas queda algo de ese pasado que quiere recuperar. Sin embargo, un trocito de esperanza aparece al conocer a Pablo y su abuelo.

La película se desarrolla lentamente, con escenas largas, primeros planos y pocos diálogos. Como si la intención hubiese sido contar la historia priorizando las imágenes más que las palabras. Gibara se torna protagonista de una cinta que hace honor a su Festival de Cine Pobre: Marina fue rodada en solo 14 días, con escaso presupuesto y muy pocos actores.

Gibara, Holguín. Foto: Caridad

El color y la composición de la buena fotografía de Santiago Yanes remarca la atmósfera tranquila y melancólica de la cinta que, aunque trata un tema crucial en Cuba, no llega al público que asiste a las salas de cine.

La emigración en busca de algo distinto (esta vez hacia la capital), pudiera parecer el tema de la película, pero resulta que el tema se diluye con personajes que no logran expresar lo que deben estar sintiendo y actores que no parecen muy identificados con esos personajes.

Aunque las emociones contenidas y los estados de ánimo no están bien logrados, Marina se presenta como una propuesta distinta, más sosegada, intimista, otra mirada (más contemplativa) a la gente común que va y viene dentro de la isla.

Click on the thumbnails below to view all the photos in this gallery

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *