El director cubano del proyecto Broadway en Cuba

“lo nuevo sustituye lo viejo”

by Helson Hernández

Reinier Rodríguez (izq.)
Reinier Rodríguez (izq.)

HAVANA TIMES — Reinier Rodríguez, con una corta experiencia en la escena cubana, fue el elegido para llevar la dirección en la Isla del musical Rent, proyecto que unió lazos profesionales entre artistas cubanos y estadounidenses, defensores del musical.

HT: ¿De academia o de vocación?

Reinier Rodríguez: No estudié en ninguna academia de artes, vengo de la Universidad de La Habana donde me gradué de Estudios Socioculturales, pero siempre he sentido interés por la cultura. Aunque debuté como director de teatro, me interesó más el cine, lo que verdaderamente deseaba era ser director de cine. Pero me enamoré finalmente de este medio, y creo que me va hacer difícil separarme de él.

HT: ¿Comunicación Social como base para el arte?

RR: Es como una fusión de varias carreras, como una especie de experimento. Resulta un poco simpático, porque Comunicación Social no tiene un camino definido, te sirve para trabajar en muchas cosas, incluso en el periodismo. No te prepara para un medio en específico, te atribuye conocimientos generales, pero nada en particular.

HT: ¿Rent y otros trabajos como director teatral?

RR: Este fue mi segundo trabajo como director, en este caso director asociado por la parte cubana que trabajó en el equipo del montaje de este musical de Brodway.

Llegué a Rent, gracias al primer trabajo que hice con la obra Goldfish, estrenada en el 2012, y estuvo en funciones hasta 2013.

Esta última fue mi primera obra, estuvo por encima de mis expectativas. Tuve mucho miedo al montarla, pues trabajé aquí con actores de trayectoria y vasta experiencia, integrantes de Teatro de la Luna, grupo por donde salió el montaje, con dirección general de Raúl Martín. Creo que a partir de aquí, es que me llaman para dirigir por la parte cubana Rent, elegido por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas.

HT: ¿Alguna estética en particular para su concepción creativa?

RR: Me interesa mucho reunir un equipo multidisciplinario en mis proyectos. El uso de la música en vivo, el audiovisual, la danza, o sea, la utilización de varias manifestaciones artísticas, imbricadas en la puesta teatral es algo que me interesa continuar haciendo.

HT:¿Rent y su huella en el teatro cubano?

RR: En Cuba, hace mucho tiempo que no hacemos teatro musical así de esta manera, con una producción que logre apoyar un producto como fue Rent.

Aquí hay mucho talento para hacer cualquier tipo de cosa, solo que hay que enfocarse en una misma idea, y apoyarla. Rent fue una prueba de que podemos rescatar el Teatro Musical. Más que montar, lo más importante fue entrenar a personas que no estaban acostumbradas a unir a la misma vez el canto, el movimiento, la actuación…

Reinier Rodríguez (der.)
Reinier Rodríguez (der.)

Elegimos personas que eran cantantes o bailarines, actores, fue un trabajo sumamente difícil, y aunque terminamos agotados, el resultado fue con una sonrisa en los labios.

Rent dejó una especie de sabor de nostalgia, de extrañar la experiencia, pues se necesitan este tipo de espectáculos en la Isla. Espero que este sabor que nos ha quedado a nosotros, también le haya quedado al equipo estadounidense, y podamos continuar con proyectos de esa magnitud.

HT:¿Sobre su trabajo de dirección más reciente, Anestesia?

RR: Es un texto de Adnieska Hernández, una excelente dramaturga. Fue una obra en la que continué empleando mi concepto interdisciplinario, las diferentes manifestaciones artísticas, hasta un Disc-Jockey.

Esta pieza teatral va del dolor, nos permite ver un poco más allá, hasta qué punto podríamos ser más insensibles a la hora de tratar un tema o que las cosas nos pasen por el lado y no le demos la importancia que merecen.

Siendo niño recuerdo escuchar aquello de que en Cuba a alguien le pasa algo y todos le socorren, creo que hemos perdido eso. No podemos vivir así como se pregona, que el cubano sonríe a cualquier cosa, a pesar de los males, y hasta qué punto eso podría ser positivo, creo que podría ser más dañino que bueno.

Anestesia es una obra que habla de los sueños que no se cumplen, de la última lágrima… Aunque la historia sucede en La Habana, podría ser una idea universal, por ello se llama como esa sustancia que impide que el dolor te afecte, y me parece que la sensibilidad es algo que por naturaleza no tenemos en vano.

HT:¿El próximo proyecto?

RR: Es algo que está ahora mismo en construcción. Solo adelanto que será mucho más grande que lo que ya he hecho antes, incluso uniéndolas todas. Será como una especie de feria teatral, usaré para ello todo el Centro Cultural Bertolt Brecht, incluyendo parques aledaños y paradas de ómnibus cercanas.

Todo se convertirá en un escenario, la idea es unir tres textos que tengan una relación entre sí, por tanto, el público tendrá que asistir varias veces para poder verlo todo. Este proyecto se llamará La liga extraordinaria, como parte también de mostrar una voz joven, pues los jóvenes tenemos mucho que decir, con esas ganas de imponernos, como ese relevo también del teatro. Tal y como se manifiesta la filosofía, lo nuevo sustituye lo viejo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *