El Chelista Alejandro Martínez, un hallazgo para oídos exigentes

Helson Hernandez

El Chelista cubano Alejandro Martínez
El Chelista cubano Alejandro Martínez

HAVANA TIMES — Alejandro Martínez es uno de los chelistas cubanos más demandados actualmente en la Música de Concierto en la isla, nos permite esta entrevista acercarnos a su prometedora carrera artística. “Soy el primer músico de mi familia”, contó a HT.

HT: ¿Cuántos años tiene de vida y cuántos junto al instrumento?

Alejandro Martínez: Cumpliré próximamente 23 años, y llevo conviviendo con el cello desde los 7, así que tenemos 16 años de relación.

HT: Muchos no imaginan el sacrificio que supone en un país como Cuba, convivir con un instrumento con las características del Cello.

AM: Realmente el estudio de cualquier carrera artística en Cuba supone un gran sacrificio y si tenemos en cuenta las características climatológicas del Caribe, se dificulta el estudio de instrumentos sensibles a la humedad como es el caso del violonchelo.

También la poca tradición chelistica de la isla provoca a veces lagunas y falta de referentes directos. Recuerdo que en los inicios de mis estudios jamás había oído escuchar un violonchelo en vivo, incluso en un periodo de mi vida que estuve como maestro en la provincia de Pinar del Rio, era impresionante el desconocimiento total sobre interpretes del instrumento en alumnos que llevaban casi 6 años estudiándolo.

Sin embargo en estos momentos hay un auge en las generaciones de jóvenes y niños, que si bien no encontramos aun una calidad de excelencia, si observamos un talento con posibilidades amplísimas para desarrollarlas. Ojala no se pierdan por una mala guía.

HT: ¿Actualmente cómo está organizada su actividad profesional?

AM: Realmente trabajo muchísimo, aunque sinceramente no lo puedo sentir como un trabajo, toco en diversos formatos, y he tenido la oportunidad de moverme en los círculos y estilos musicales más disimiles. Pertenezco al conjunto de música antigua Ars Longa, a la Orquesta de Cámara de la Habana, al trío de cuerdas Somtres, al trío de flauta, cello y piano Lecuona, además de trabajar como solista del Centro Nacional de la Música de Concierto, y colaborar con artistas de la música popular, el jazz y todo cuanto puedo hacer. Además compongo, no todo el tiempo que quisiera, pero he podido hacer algunas obras grandes, como es el caso de una Misa.

HT: ¿Su familia y la música?

AM: Soy el primer músico de mi familia. Aunque la vena musical estoy seguro que viene de las canciones que me cantaba mi padre de niño, ellos aseguran que siempre tuve inquietudes un poco extrañas para mi edad, recuerdo muy pequeño escuchar constantemente el disco de pasta Pedro y El lobo de Prokófiev que me regalo una tía, tendría yo 3 o 4 años.

El Chelista cubano Alejandro Martínez
El Chelista cubano Alejandro Martínez

Realmente mi familia me ha apoyado muchísimo, y se ha vinculado a la música que interpreto, pero he tenido también la suerte de poder tomar mis propios caminos, por el mismo hecho de no estar guiado ni influenciado por familiares músicos. Mi hermano también es chelista aunque es 7 años menor que yo, y por supuesto que yo he sido su referente sobre todo en sus primeros años, ya ahora es un músico de unas dimensiones propias, y muy talentoso.

HT: Se dice que el Cello posee una sonoridad muy cercana a la voz humana.

AM: Tantos músicos dicen lo mismo de sus instrumentos. Es cierto que la tesitura del Cello es parecida a los registros de la voz media. Pero en mi opinión personal suena como el intérprete de este sea capaz de hacerlo sonar. Y cuando logramos ese sonido humano, quiere decir cuando humanizamos el instrumento y sentimos que habla, es que hemos conectado el alma de nosotros a la del instrumento, y a su vez con la del público. Eso realmente lo podemos lograr desde cualquier instrumento.

HT: Qué requisitos como intérprete busca en una partitura para hacerla parte de su repertorio?

AM: Que sea novedosa, inteligente, arriesgada, divertida, sentida, y cubana, me hace preferirlas por sobre otras, pero en  general todo lo que se escriba, se improvise o se piense, incluso todo lo que suena a efectos naturales, imitaciones u otros sonidos, me encanta incorporarlo a mi manera de tocar y a mis recitales.

HT: ¿Han despertado en su joven carrera inquietudes creativas?

AM: Desde los 12 años comencé a componer, como una diversión que por suerte no ha dejado de serlo. Y gracias a los maestro Juan Enrique Guerrero inicialmente y luego mi actual tutor el maestro Juan Piñera  he desarrollado y perfeccionado mi estilo de composición, sirviéndome también de las opiniones y ejemplos de Leo Brouwer, Tania León, y mis compañeros del Instituto Superior de Arte. La creación musical ha enriquecido mi carrera como interprete

HT: ¿Necesidades más urgentes?

AM: Seguir tocando, que los compositores cubanos y latinoamericanos tomen más en serio las obras para cello. Intensificar más mi carrera como solista y lograr la exquisitez de la música de cámara cubana. Y quisiera seguir llevando a cabo proyectos discográficos importantes.


2 thoughts on “El Chelista Alejandro Martínez, un hallazgo para oídos exigentes

  • el 17 octubre, 2013 a las 6:17 am
    Permalink

    Privilegiado soy de compartir la musica Alejandro, excelente instrumentista, artista y gran ser humano.
    Su talento y dedicacion no me dejan de impresionar. Ale seguimos con la ruta , avanzando hacia nuevos proyectos complices de la buena musica. Abrazo
    Lester

  • el 11 octubre, 2013 a las 9:31 pm
    Permalink

    Me llena de mucho orgullo saber cómo Alejandro ha llegado a convertirse en el músico y compositor que es,he tenido el privilegio de seguirlo desde sus inicios en su carrera, cuando era un pequeño que aún no conocía la poesía del instrumento y en los recesos deleitaba a sus compañeros cantando rancheras. Yo le decía el mejicano…. Y es que Alejandro es de Guanabacoa, no se por qué no le preguntaron eso y estudió en el Conservatorio Guillermo Tomás, y su maestra Gladys Lo, excelente profesional, los educó a todos en el conocimiento del Cello y sobre todo en practicarlo constantemente. Ellos tenían un sábado al mes una suerte de Peña, nombre que no me gusta mucho, que eran verdaderos encuentros con el instrumento. Y siempre he pensado que gracias a esa relación hogar escuela Alejandro fue tornándose en lo que hoy es. Siempre tuvo inquietudes como compositor y libertad para hacerlo así como crear sus pequeñas agrupaciones. Creo que en esa entrevista faltó hablar de esto, del lugar donde se forjó este gran músico que es hoy y la mención de aquellos primeros maestros que le inculcaron el amor al instrumento. Pienso que amén de su talento, si Alejandro Martínez no hubiera tenido los maestros que tuvo en la Guillermo Tomás, hoy sería poco probable que Leo Brower lo distinguiera como lo hace.
    M e emocina escucharlo y saber que crece cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *