La escalada de venganza y represalias del régimen Ortega Murillo

Ilustración: PxMolina / Confidencial

Después de cada sanción internacional contra altos funcionarios orteguistas, aumenta la represión en contra de la ciudadanía

Por Confidencial

HAVANA TIMES – El régimen orteguista estableció por las vías de hecho una política de “venganza y castigo” contra la oposición como mecanismo de respuesta ante las sanciones que les son impuestas a sus altos funcionarios por parte de la comunidad internacional.

Los mecanismos de presión diplomática se convirtieron en una respuesta constante a los atropellos del régimen y abusos de los derechos humanos que se agravaron luego de la violenta represión a la Rebelión de Abril de 2018.

Sin embargo, lejos de buscar una solución negociada que permita la salida a la crisis sociopolítica que agobia el país, el régimen apostó por lo que analistas consultados por CONFIDENCIAL llaman una “política de venganza interna” que golpea principalmente a los opositores políticos de la dictadura, el periodismo independiente y ciudadanos que no son simpatizantes del orteguismo.

Los dos casos más recientes se han dado luego de las sanciones de la Unión Europea y Suiza. Tres días después de que la Unión Europea sancionara a Rosario Murillo y siete altos funcionarios del régimen, el Poder Electoral —controlado por el orteguismo— canceló la personería jurídica del partido Ciudadanos por la Libertad

Este acto significó el fin de la legitimidad de los comicios de noviembre próximo, ya que dejó a la fórmula presidencial de Daniel Ortega y Rosario Murillo sin competencia política, únicamente con la participación de partidos colaboracionistas, sin ninguna credibilidad o peso político entre la ciudadanía.

Posteriormente, luego que Suiza refrendará las sanciones de la Unión Europea, la Policía orteguista asaltó la sede central del diario La Prensa en el marco de una investigación por supuesto lavado de dinero y defraudación aduanera, encarcelando a su gerente, Juan Lorenzo Holmann.

La invención de “traidores a la patria”

Para el docente universitario y especialista en Comunicación Política costarricense, Gustavo Araya, el mensaje que pretende dar el régimen se sostiene en tres pilares de lo que denomina una “estrategia de terror”, como respuesta a las sanciones en su contra.

El primer pilar es “decapitar cualquier liderazgo que conduzca la posibilidad de una alternativa a ellos como fuerza política. El segundo es crear la falacia de un enemigo externo (otro país) para negar el auxilio al pueblo y la visibilización de los atropellos de la dictadura. El tercero es el más ideológico, y consiste en inventar que cualquier posición contraria a la dictadura es una traición a la patria, lo cual es absolutamente falso”, explicó.

Manuel Orozco, investigador, experto en temas de migración, remesas familiares y desarrollo, en una entrevista para el programa Esta Semana que conduce el periodista Carlos Fernando Chamorro, coincidió con Araya en el sentido de las sanciones han forzado al orteguismo a inventar a enemigos internos, a los cuales responsabiliza por las decisiones de otros países.

“Hasta cierto punto, el berrinche de Ortega cuando hay sanciones se transfiere en atacar a la oposición nicaragüense, en acusarlos de ser lacayos del imperialismo”, dijo Orozco.

Araya señaló que la estrategia de terror del régimen también busca sembrar una narrativa en la población sobre que el orteguismo es algo “inevitable” en la realidad política y social de Nicaragua.

“Se crea la idea de que el régimen es inevitable y haya orfandad para la población, sintiendo que no importa su esfuerzo, no vendrá ayuda ni esperanza de ningún lado. Ni de liderazgos internos, ni externos, ni de su propia individualidad”, apuntó Araya.

Los “agentes de los enemigos externos”

El analista en temas internacionales y docente de la Universidad de Costa Rica, Carlos Murillo Zamora, opinó que el orteguismo ha entrado en una espiral represiva y coercitiva de los derechos civiles de los nicaragüenses de la cual resulta difícil retornar.

“Entraron en una situación crítica ya no pueden revertir o por lo menos, es muy difícil que la reviertan, sin reconocer el error. Han venido incrementando el número de frentes de enfrentamientos contra todo el mundo. Están tratando de decir que el mundo en general es el enemigo de Nicaragua”, explicó.

“Eso significa que deben continuar construyendo esta compleja realidad, en donde hoy atacan a España, mañana a Costa Rica, luego Estados Unidos que es el principal referente, para el consumo doméstico, vinculan que la oposición son agentes de esos enemigos exteriores. Cada vez que hay cuestionamientos, sanciones, presiones o críticas a nivel internacional, tiene que traducirlo al escenario doméstico con estos actos de venganza política”, añadió.

Desde su punto de vista, no existe una explicación lógica en términos políticos que pueda explicar el sentido de la política de venganza del orteguismo. “Son muestra de una conducta paranoica y completamente irracional. Lo único que les interesa es ejercer poder”, expresó.

Murillo Zamora ejemplifica este escenario con los recientes comunicados emitidos por la Cancillería de Nicaragua contra España y Costa Rica, cargados de epítetos y calificativos en contra de dichas naciones.

“Lo que últimamente emite la Cancillería nicaragüense no son notas verbales, ni utiliza el lenguaje diplomático. Usan un lenguaje vulgar y contrario al idioma español en términos de ortografía y redacción, como es el caso de la nota verbal en la que felicitan a la república de Afganistán, cuando en realidad lo que se establece en Afganistán es un Emirato Islámico”, agregó.

El docente universitario es escéptico sobre la efectividad de la política de sanciones personales emprendida principalmente por Estados Unidos, Canadá, Unión Europea, Reino Unido y Suiza.}

“Los efectos de las sanciones personales son lentos y con efectos limitados. Las sanciones que pueden tener mayor peso son aquellas que afecten directamente a la sociedad nicaragüense y que está entonces reaccione. También están aquellas sanciones que afecten los intereses de los negocios de Ortega y Murillo, pero que hay que ver hasta donde los afectan directamente este tipo de sanciones”, finalizó.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *