Industriales y contagios complica la pelota cubana

Por Ronal Quiñones

Jugadores de Industriales. Captura de pantalla.

HAVANA TIMES – La confirmación de varios casos de jugadores del conjunto de Industriales, infectados con el nuevo coronavirus, complica bastante el desenvolvimiento de la 60 Serie Nacional de Béisbol, pues ya se acumulaban previamente unos cuantos partidos suspendidos por las inclemencias del tiempo.

Los industrialistas Yuniel Rosabal, Roberto Acevedo, Yamil Rivalta, Juan Xavier Peñalver y Héctor Ponce fueron los primeros en dar positivo, pero luego se sumaron otros seis miembros de la plantilla.

Los primeros dieron autorización para que sus nombres fueran publicados, pero el resto, que se sumó a las bajas unos días después, todavía son desconocidos.

Según se ha informado, todos se encuentran ingresados en el hospital Luis Díaz Soto, al este de la capital cubana, y no presentan complicaciones, según declaró uno de ellos a la prensa local.

De acuerdo con los protocolos, los primeros casos deben esperar hasta este martes para un nuevo test, y si es negativo, entonces pueden regresar a sus casas. Los otros saldrían unos días más tarde, si no vuelven a dar positivo.

La fuente de contagio desconocida

Hasta el momento, se desconoce la fuente de infección de los peloteros, y eso es una peligrosa señal de alarma, porque incluso no estaban en su provincia cuando ocurrió el suceso.

Afortunadamente, los integrantes de los otros equipos dieron todos negativos, y eso hace pensar que el contagio fue en la capital o en la Isla de la Juventud, donde se encontraban en los días previos, pero todavía se investiga de dónde salió.

Independientemente de eso, que en realidad no es lo más importante ahora, lo cierto es que Industriales no volverá a saltar a la grama hasta el 2021, y mientras el resto de los planteles prosigue con su calendario regular.

Nótese que en este grupo están tanto Pinar del Río como Isla de la Juventud, que debieron esperar unos días para confirmar los tres test negativos que mandan los protocolos.

Normalmente los contactos de infectados son aislados por un período de tiempo, pero aquí eso no se tuvo en cuenta y siguió todo como si nada, lo cual constituyó una verdadera fuente de peligro.

Por suerte, reitero, no han saltado más casos en las otras nóminas, pero fue un riesgo innecesario, si en definitiva ya el calendario se verá seriamente afectado.

Industriales seguirá luchando su clasificación

Industriales lucha con ímpetu por clasificarse a la postemporada, y se encuentra en los puestos cercanos, pero tantos días fuera puede ser contraproducente.

Si bien conocer los resultados de los demás siempre es una ventaja, en su caso no lo será el hecho de que luego deberán recuperar en muy poco tiempo todos esos partidos atrasados.

Como Cuba no va este año tampoco a la Serie del Caribe, que a lo mejor también se suspende por la enfermedad, no hay apuro en cuanto al cierre del campeonato, pero la tradición ha sido siempre efectuar incluso dobles juegos (que ahora además son solamente a siete entradas) para ganar tiempo.

Esto es a las claras un problema para la novena capitalina, pues por lo general en dobles carteleras cada equipo gana un juego, y eso pudiera ser fatal para ellos, si llegan a ese momento necesitados de sumar muchas victorias.

Mantenerse en forma

Lo otro es la forma deportiva, que seguramente perderán unos cuantos, pues serán demasiados días de parón. Los más afectados evidentemente serán los contagiados, que no han podido aprovechar nada durante estas semanas, pero el resto (que perdió solamente unos días de aislamiento en un hotel hasta que se descartó el virus) también se resentirá el hecho de estar entrenando solamente, cuando su preparación estaba diseñada para estar en competencia a estas alturas del calendario.

Los Azules sí tienen otro aspecto positivo, y es el hecho de que contaban con varios jugadores lesionados, y ellos ahora tendrán más tiempo para recuperarse y poder ayudar en la aspiración de colarse entre los ocho primeros para acceder a la postemporada.

Ahora bien, ¿qué le queda a Industriales en el camino?

De entrada, la subserie contra Pinar del Río vivió solamente su primer capítulo, así que les quedan otros dos desafíos por celebrarse. Además de eso, tiene pendientes dos choques contra Villa Clara y Matanzas, y tres con Artemisa, todos de lo que tenían por delante en este 2020, más otros tres contra Guantánamo, que no se efectuaron en el mes de noviembre.

Contra Vegueros y Cocodrilos serán probablemente desafíos de vida o muerte, porque estos equipos coquetean con la línea roja, mientras que ya Azucareros, Cazadores e Indios no tienen opciones de clasificar, pero ese tipo de rivales siempre son delicados, porque no tienen nada que perder.

Ahora bien, no son los capitalinos los únicos con partidos pendientes, pues nadie ha podido celebrar la totalidad de sus encuentros, pero al tener ellos más que el resto, al parecer tienen más posibilidades de avanzar, porque incluso sin jugar se han mantenido en la zona roja.

Claro, tendrán que ganar seguramente más de la mitad de los encuentros que deben y repito, si se organizan carteleras dobles eso les complicará la faena. Habrá que ver cuando se pronuncie la Comisión Nacional para ver un poco más claro el panorama, pero tal como pintan las cosas, hasta última hora puede haber pelea por los boletos a la postemporada.

Lea mas reportajes de Ronal Quiñones aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *