Gabriel Boric, los derechos humanos y Cuba

Gabriel Boric. Foto: Tomada de Pauta

Por Laura Roque Valero (El Toque)

HAVANA TIMES – El domingo 19 de diciembre de 2021 Gabriel Boric, líder del Frente Amplio de izquierdas, ganó la presidencia de Chile con un 55.9 % y venció al conservador y ultraderechista José Antonio Kast en una de las elecciones presidenciales más polarizadas de los últimos años en ese país.

Con solo 35 años (requisito mínimo de acuerdo con la ley chilena) y egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Boric se convierte en el presidente más joven de esa nación, en un contexto en el que el país realiza una reforma constitucional para remplazar a la de 1980, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

Tras el anuncio de su victoria, las autoridades cubanas felicitaron al nuevo mandatario. En Twitter el presidente Miguel Díaz-Canel envió cordiales felicitaciones y ratificó la «voluntad de ampliar las relaciones bilaterales y de cooperación entre ambos pueblos y Gobiernos»; mientras el canciller Bruno Rodríguez expresó «el deseo de continuar fortaleciendo los lazos históricos de amistad entre nuestros pueblos».

Sin embargo, Boric se ha pronunciado en contra de las violaciones de los derechos humanos en Cuba y de la respuesta del Gobierno a las protestas sociales del pasado 11 de julio.

 ¿Qué sabemos del nuevo presidente?

Es hijo de Luis Javier Boric Scarpa, ingeniero químico, y María Soledad Font Aguilera, secretaria; y el mayor de tres hermanos de una familia de clase media con raíces croatas y españolas. Entre 1991 y 2003 estudió en su ciudad natal Punta Arenas —enclavada en la región de Magallanes y la Antártica Chilena— donde mantuvo vínculos con la Federación de Estudiantes Secundarios, y en 2004 se trasladó a la capital para realizar estudios universitarios.

Le precede una historia como líder estudiantil que participó en las protestas de 2011 por una educación gratuita y de calidad, junto a Camila Vallejo y Giorgio Jackson. Entre 2010 y 2011 se desempeñó como senador universitario de la Universidad de Chile —órgano institucional representativo— y en 2012 asumió la presidencia de la Federación de Estudiantes de esa universidad (FECh). En 2014 fue electo diputado por Magallanes.

En abril de 2012, a propósito de las celebraciones por el aniversario 50 de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de Cuba, Camila Vallejo, vicepresidenta de FECh, y Carol Cariola fueron recibidas por Fidel Castro. Boric no era parte de la delegación.

Gabriel Boric pertenece a una generación de jóvenes políticos inconformes con el rumbo que ha tomado su país en las últimas décadas. Llega a la presidencia con una agenda transformadora y ambiciosa que pretende atender muchas de las demandas por las que los chilenos salieron a las calles en 2019. Representa una izquierda renovada que tuvo que moderar posiciones para conquistar los votos del centro político. Su candidatura despertó el interés de sectores progresistas a nivel mundial y se ganó el apoyo de figuras de reconocimiento internacional, como el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y el economista francés Thomas Piketty.

¿Cuáles han sido sus opiniones respecto a Cuba?

La postura del mandatario respecto a la isla caribeña tiene antecedentes que incluyen además una crítica a la situación de Venezuela y Nicaragua. Ha seguido de cerca a estos países.

El 16 de agosto de 2018 publicó el texto «La izquierda y nuestra obligación de un solo estándar en derechos humanos» en su blog Política – Poesía – Alegría. Aunque estaba motivado por un debate nacional en Chile sobre derechos humanos y memoria, la reflexión del entonces diputado del Movimiento Autonomista cuestionó que «un sector de la izquierda interpela permanentemente a la derecha por su complicidad con las dictaduras del cono sur latinoamericano de la segunda mitad del siglo XX, pero no es capaz de reconocer la restricción de libertades o violaciones a los DDHH cuando estas son realizadas por Gobiernos que considera afines». Se refirió de manera crítica y directa al debilitamiento de las condiciones básicas de la democracia en Venezuela, a la violenta represión estatal en Nicaragua y al modelo de partido único en Cuba, con su consecuente restricción de libertades.

El 8 de julio de 2019 publicó un tuit sobre el informe de la alta comisionada de la Organización de Naciones Unidos (ONU) para los derechos humanos, Michelle Bachelet, en el cual aseveraba que: «El Gobierno de Nicolás Maduro está violando gravemente los derechos humanos. Desde la izquierda debemos condenarlo sin empates ni matices» e insistía en que la defensa de los derechos humanos debía ser universal, indivisible y alejada de cualquier tipo de doble estándar.

Durante el debate presidencial de las elecciones primarias, en el cual participaban el Frente Amplio y el Partido Comunista de Chile, celebrado 11 de julio de 2021 (día de las protestas en Cuba) dijo que era importante no buscar beneficios electorales a partir del drama de un pueblo e invitó a mantener una sola postura: «Solidarizo con el pueblo cubano que hoy día se está manifestando en contra del Gobierno de Díaz-Canel —afirmó—. El llamado de Díaz-Canel a enfrentar y a decir que la calle es solamente de un grupo de gente y no de otros quienes puedan tener derecho a protestar, desde mi punto de vista, es equivocado».

Explicó que tanto el bloqueo de Estados Unidos como las violaciones de los derechos humanos, entre estas, la falta de libertad de prensa y las carencias que se viven actualmente en Cuba son condenables. Por lo que entiende que una denuncia no está en contradicción con la otra. «Cuando yo veo que el Partido Comunista (de Chile), mediante sus canales oficiales, saluda al Gobierno cubano en un momento en el que hay protestas contra el Gobierno cubano me parece que es un error y espero que se reflexione al respecto, porque nosotros siempre tenemos que defender el derecho de todo pueblo a protestar», puntualizó y se posicionó expresamente del lado del pueblo cubano.

Su postura con respecto a la isla pudiera interpretarse tanto como un viraje auténtico o parte del juego electoral para zafarse del fantasma del comunismo. ¿Mantendrá durante su mandato esa postura de denuncia contra el Gobierno cubano y la violación de los derechos humanos?

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


2 thoughts on “Gabriel Boric, los derechos humanos y Cuba

  • el 24 diciembre, 2021 a las 4:22 am
    Permalink

    Ojalá y al menos mantenga esa denuncia, lo inexplicable es que los partidos de izquierda en el mundo apoyen la represión. La llamada revolución duró 3 o 4 años a lo sumo, el resto ha sido dictadura.

  • el 23 diciembre, 2021 a las 11:08 am
    Permalink

    Que use la palabra “bloqueo” en lugar de “embargo” es significativo.
    Habria que preguntarle si el estuviera de acuerdo que en Chile con un Parlamento de Partido Unico y sin separacion de poderes: ejecutivo y judicial son la misma cosa, fuera bueno para los chilenos aumentar la deuda externa. Que Chile recibiera creditos de FMI y del BM para que ese gobierno decidiera que hacer con el dinero y sin transperencia alguna. La opacidad en Cuba es total.
    Es significativo como la izquierda internacional lo ha recibido bien, pero sin vitores. Sin reconocer su error y sin pedir perdon por el error que cometieron en apoyar a Chavez y Maduro, ahora mantienen la debida distancia. Aclarando que la izquierda UE no es igual que la de AL.
    “Hay golpes tan fuertes en la vida, que yo no se” Venezuela ha sido el golpe mas fuerte que ha recibido la izquierda internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *