El serial cubano Historias Callejeras

Continúa avanzando desde el clandestinaje

Vicente Morín Aguado

El director Alberto Yoel García. Captura de pantalla del Making Off de Historias Callejeras.

HAVANA TIMESHistorias Callejeras, en versión pirata, muestra ahora los capítulos 6 y 7, a disposición de los cubanos, ávidos de cualquier material televisivo que ofrezca una alternativa al tedio habitual de la TV oficialista.

Violencia y descarnado naturalismo caracterizan una puesta en escena que pretende mostrarnos en las calles de La Habana la otra cara de una Luna llamada Cuba.

Aunque un análisis inicial de la puesta en escena muestra fallos de edición, lagunas en el guion y actuaciones disparejas, Alberto Yoel García, director y uno de los actores protagonistas del serial, expresa optimismo al auto entrevistarse durante el making off que acompaña a los recientes capítulos, que pueden copiarse por el módico precio de un peso moneda nacional cada uno, en los numerosos puntos privados donde se venden materiales digitales:

“Inicialmente salieron para la calle 5 episodios que, bueno, no deberían haber estado en la calle, se escaparon, pero ahí están, a la gente les gustó, parece que seguiremos adelante con Historias Callejeras.”

Las historias pueden verse sin la obligada condición de seguirlas en orden de aparición, aunque existe un hilo conductor, al menos en los primeros cinco episodios, donde aparecen sin tapujos asuntos vitales de la realidad, como drogas, prostitución, violencia y mercado negro. Al respecto, son temas abordados en otros materiales audio visuales, la diferencia radica en que ahora ocupan el centro de la dramaturgia y aparecen, según el refrán, sin pelos en la lengua.

Jeniffer en acción. Captura de pantalla.

Los críticos especializados tienen material para descargar en contra de cada puesta en escena si de arte se trata en términos de fineza, pero el equipo que dirige Yoel tiene atenuantes: colectivo joven, recursos materiales mínimos y, sobre todo, enfrentar esa parte oscura de una cotidianeidad de la cual muchos “encumbrados” no quisieran oír hablar.

Jennifer Villanueva encarna el personaje de Ana, madre de una chica víctima y parte del mundo creado por la elección materna de ganarse la vida vendiendo su cuerpo a los turistas, vinculándose necesariamente con la marginalidad del barrio. Confiesa Jennifer que su interpretación “nada tiene que ver con mi persona”, pero es feliz porque, agrega: “Muy buen equipo de trabajo, los resultados han sido buenos y esperamos sean mejores.”

Por su parte, Yoel anuncia que la serie aprieta y apretará en su desafío a la velada censura que acompaña hasta hoy a la televisión nacional cuando, desde el periodismo hasta los dramatizados, se intenta abordar los problemas tal y como se manifiestan en el diario quehacer de la gente:

“Quiero decirles que la serie continuará, que hay historias muy interesantes que van a asombrar a muchos con el desarrollo de cada uno de los personajes.” No hay que dudarlo, de hecho, asistir a peleas entre varones estimuladas por fuertes apuestas monetarias, parece una historia del Bronx y no de La Habana, al menos la que trasmite el mecanismo manipulador del socialismo.

Peleas por dinero. Captura de pantalla del capítulo 7.

Alberto Yoel García no sorprende con su elección dramática, trabajos anteriores confirman sus intenciones: Buquenque, Boteros y Cubanos por cuenta propia, nombres que de por sí aluden a las contradicciones que acompañan un ineludible proceso de reformas cuyo accionar anda a medio camino, velado públicamente por la frase “actualización del modelo cubano.”

No es casual elegir un colectivo joven, de actores y asistentes poco conocidos, sin cerrarle puertas a figuras renombradas que, bien dice Yoel, “podrían incorporarse en el futuro”, pero el joven y atrevido director prefiere aquellos dispuestos al aprendizaje, a escuchar, distante  de artistas que él mismo califica de “insoportables.”

No es momento de aguarle la fiesta al colectivo de Historias Callejeras con interrogantes impertinentes, bien dicen los babalaos que lo que se sabe no se pregunta.

Ojalá, a pesar de las limitaciones dichas y las imaginables, tratándose de hacer televisión irreverente en Cuba, consigan puestas en escena cada vez mejores sin cambiar los propósitos que animan al colectivo de Historias Callejeras.

Vicente Morín Aguado: [email protected]

 


11 thoughts on “El serial cubano Historias Callejeras

  • el 2 septiembre, 2018 a las 2:41 am
    Permalink

    Bueno me quede embullado en el capítulo 12 de la serie cuando el señor mayor se sale con la suya de violar a la hijastra.

  • el 5 julio, 2018 a las 10:03 pm
    Permalink

    me encanta esa serie,pero solo he podido conseguir 12 cap x favor denle un poco mas de promocion,que estoy loco por ver mas capitulos de esa serie.

  • el 1 marzo, 2018 a las 2:37 pm
    Permalink

    Solo he conseguido 12 capítulos…suspendieron la serie?..o…como puedo hacer para conseguir los restantes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *