Alquiler de coches en Cuba, para no recordarlo

Por Fernando Ravsberg  

Fotos: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES – La dificultad de traer turismo desde mercados lejanos es que una gran parte del “paquete” pagado por el viajero se lo queda la aerolínea. El problema se agrava si el país no cuenta con compañías aéreas capaces de absorber la mayor parte del tráfico.

El mercado natural y más rentable para Cuba es EE.UU., pero está vetado por un bloqueo que impide a sus ciudadanos hacer turismo en la Isla. Las pequeñas brechas laboriosamente abiertas por Obama, están siendo taponeadas de forma sistemática por Trump.

Gran parte de la rentabilidad dejada a Cuba por el turista extranjero radica en los gastos que realiza dentro de la Isla, restaurantes, compras de regalos, excursiones, centros recreativos, bebidas y el transporte, este último es uno de los negocios más rentables.

Las agencias compran un automóvil en US $8000, lo rentan durante dos años ganando unos US $50 mil y luego lo venden en el mercado nacional a US $40 mil. La contratación de 1000 carros deja cada 24 meses más US $80 millones. Y sospecho que en el país hay mucho más de mil.

Aquí hay pocos negocios tan lucrativos como el de alquiler de vehículos, tan es así que algunos cubanos con recursos compran los automóviles usados, KiaPicanto o HundayAtos, en US$40 mil y los ponen a trabajar clandestinamente en la renta a turistas.

Sin embargo, alquilar por medio de las empresas del Estado resulta un verdadero dolor de cabeza, decenas de directrices diferentes hechas para complicarle la vida al cliente, descoordinación, robos de gasolina, autos en pésimo estado técnico y mal servicio ante roturas.

El movimiento de turistas en todas sus formas podría dar un buen ingreso en un país como Cuba, donde es casi imposible trasladarse en transporte público.

Hace pocos días viví en carne propia algunos de esos “inconvenientes”.

Para empezar, nos dijeron que no se podía rentar en Cuba, que era obligatorio realizarlo desde el extranjero. Después nos enteramos que no era cierto y vimos a cubanos hacerlo delante de nosotros.

Cuando arrendamos uno de los autos desde el extranjero no nos permitieron hacerlo por un mes, obligándonos a hacer dos contratos de 15 días cada uno, en agencias de la misma empresa, pero ubicadas en dos lugares diferentes de la ciudad de La Habana.

En la primera agencia estuvimos esperando 4 horas por nuestro vehículo, pero debíamos sentirmos felices porque otros llevaban más de 10 horas de espera, a pesar de que lo habían reservado y pagado desde el extranjero, con varias semanas de antelación.

Ante nuestras protestas los empleados culparon a las agencias de turismo extranjeras que, según ellos, alquilaban más vehículos de los que dispone el país. Me comuniqué con la agencia española y, milagrosamente, apareció nuestro vehículo de inmediato.

El estado de los autos era lamentable, uno de ellos dejó de funcionar y ni siquiera el servicio técnico lo pudo reparar. El jefe de la agencia nos informó que el turista debe estar junto al auto hasta que llegue la grúa, “porque así está establecido”. Cinco horas después seguía sin aparecer.

Los turistas vienen a Cuba a descansar, nadie quiere trámites interminables ni custodiar durante horas un vehículo roto esperando la grúa.

En esos días alquilamos 4 automóviles diferentes en 2 agencias distintas e invariablemente le faltaba a cada uno 5 litros de gasolina. Cuando nos quejamos trajeron un policía, quien nos dijo que la empresa de alquiler era “una institución del Estado y sus empleados funcionarios”.

Al agente le pareció que mis acompañantes armaban demasiado jaleo por 5 litros de gasolina, pero cambió de opinión cuando hicimos números: conviniendo 100 automóviles diarios desaparecen unos US$700 en combustible, US $21 mil al mes o un ¡cuarto de millón de dólares al año!

Tal parece que algunos de los empleados de esas agencias reciben ingresos muy superiores a la media cubana, más que suficientes para vivir. Siendo así, ¿no se podría esperar que por lo menos hicieran un trabajo eficiente que dejar satisfecho al turista?

En este caso no se trata del bloqueo de los EE.UU. ni el de la burocracia interna, sino del que  hacemos nosotros mismos, matando la gallina de los huevos de oro, haciendo un pésimo trabajo, generando malestar y empujando al turista a no regresar a Cuba.

¿Quién pierde?, pues el Estado que recauda menos dinero; la nación al reducirse los recursos para salud, educación y cultura, e incluso, los empleados de la agencia de renta, a los que se les hará cada vez más difícil “luchar” sus ingresos extras.


16 thoughts on “Alquiler de coches en Cuba, para no recordarlo

  • el 7 febrero, 2018 a las 9:05 am
    Permalink

    ¿Mercenarios? Si la mayoría eran cubanos que desembarcaron en SU país. Mercenarios nosotros en Argelia, Angola.. Etc. Ustedes los comunistas no se cansan de lo mismo

  • el 27 noviembre, 2017 a las 11:14 am
    Permalink

    Es que no es lo mismo. Lo normal cuando se critica algo pues es salir de ahi.

    Pero cuando se habla de un país como que de verdad se pertenece, como de que se vive a como vive el ciudadano promedio y después se escriben cosas como estas de alquilar carros, pues de verdad es poco coherente.

    Fernando vivira en Cuba, pero no como cubano. Claro que no…

  • el 27 noviembre, 2017 a las 9:19 am
    Permalink

    Que articulo tan ridiculo. Al final ni siquiera entrevista a alguien con poder real de dar una respuesta. Todo se queda en la anécdota y ya.

    Y todo tratado desde la lógica de que se está perdiendo turismo, que malos “somos” matando la gallina de los huevos de oros. Nosotros? De verdad?.
    Como que el gobierno no fuera culpable de eso. Esas compañías son estatales, del gobierno.
    Y asi parece que fuera un burocrata de medio pelo el culpable. Siempre la culpa del disparate diluida en él todos… No, no somos todos los culpables.
    Para colmo el problema es bien intrascendente para la vida de los cubanos que hacen 1 dólar diario como promedio.

  • el 27 noviembre, 2017 a las 9:18 am
    Permalink

    “..sino del que hacemos nosotros mismos, matando la gallina de los huevos de oro..”

    Que articulo tan ridiculo. Al final ni siquiera entrevista a alguien con poder real de dar una respuesta. Todo se queda en la anécdota y ya.
    Y todo tratado desde la lógica de que se está perdiendo turismo, que malos “somos” matando la gallina de los huevos de oros. Nosotros? De verdad?.
    Como que el gobierno no fuera culpable de eso. Esas compañías son estatales, del gobierno.
    Y asi parece que fuera un burocrata de medio pelo el culpable. Siempre la culpa del disparate diluida en él todos… No, no somos todos los culpables.
    Para colmo el problema es bien intrascendente para la vida de los cubanos que hacen 1 dólar diario como promedio.

  • el 26 noviembre, 2017 a las 10:51 am
    Permalink

    Muchos de esos trabajadores pagan cientos de CUC oor esos puestos de trabajo donde hay “busqueda” que es como llaman al robo autorizado.

  • el 25 noviembre, 2017 a las 1:54 pm
    Permalink

    de eso nada mi socio, de eso nada… ya yo me jame la caliente como usted dice bastantes años de mi vida y cuando se me ocurrió levantar la voz los que estaban a mi lado se hicieron los sordos, prefirieron seguir con la cabeza baja antes de pagar las consecuencias que yo pagué, así que me quedo con mi ciudadanía americana y de este lado de la PC, digan lo que digan…

  • el 25 noviembre, 2017 a las 3:36 am
    Permalink

    Jones, porque el sistema intrínsecamente produce envidia, celos, abusos, avaricia, corrupcion, desmanes. Saca a flote lo peor del ser humano. Todo es diferente entre el librito y la cruda realidad y esto no solo sucede en Cuba, paso lo mismo en la URSS, Polonia y el resto de los difuntos.

  • el 24 noviembre, 2017 a las 5:01 pm
    Permalink

    Para la próxima que el señor Ravsberg y sus amigos renten “por la izquierda” un Lada, Moskvich o un carro americano de los viejos (que lo rentan para que el mismo turista lo maneje, o que lo haga Ravsberg0; así se ahorran la jodienda de tantos papeles, el robo de la gasolinas, etc. Esos que Fernando con toda delicadeza llama “cubanos con recursos” (chico, mejor llámalos nuevos ricos, que ya en Cuba hace tiempo existen clases sociales), se regodean comprando “latas viejas”, que ya cientos de turistas les han dado c… ellosy sus jineteras(os) por toda la isla. 40 000 fulas a 25 son 1 000 000 de pesos cubanos; Agapito, humilde trabajador que gana 400.00 pesos cubanos al mes sueña con un carro así, tendrá que trabajar (sin comer, vestirse ni tan siquiera comprar jabón para bañarse) durante 2500 meses, es decir 208 años y pico, lo logrará?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *