Por Circles Robinson

Fidel y Raúl Castro en una sesión del parlamento cubano en febrero, 2013. Foto: granma.cubaweb.cu

HAVANA TIMES – Muchos de nuestros lectores especulan sobre la influencia que ejerce  Fidel Castro, 87 años, en el Gobierno de su hermano Raúl, cinco años menor, y en el Partido Comunista de Cuba.

Algunos piensan que Fidel es muy influyente en los asuntos de política exterior, otros creen que incluso tiene poder de veto en los asuntos de política interna. Sin embargo, otros consideran que su participación ahora es meramente protocolar, atendiendo a los dignatarios visitantes y, en ocasiones, apareciendo públicamente para que sus seguidores sepan que todavía está ahí y andando.

Desde que asumió el timón, temporalmente en 2006 y oficialmente en 2008, Raúl Castro ha llevado a cabo una campaña contra la corrupción que se ha extendido a muchos de los principales lugartenientes civiles de Fidel y los ha reemplazado con sus oficiales militares de confianza.

También finalizó los programas de Fidel de “Batalla de Ideas” y en su lugar puso una agenda de reformas económicas aprobadas por el último Congreso del Partido Comunista, celebrado en abril de 2011.

En ocasiones, el actual Presidente cubano se ha referido a su hermano mayor como su principal asesor, pero se desconoce hasta qué punto eso es realmente cierto, esto se mantiene como secreto oficial.

Como editor de una publicación que generalmente publica los escritos y discursos completos, tanto de Fidel, como de Raúl Castro, es extraño que el Gobierno / Partido casi nunca cree las condiciones para traducir a otros idiomas, o por lo menos al Inglés, los discursos de Raúl Castro; mientras cada palabra pronunciada o escrita por Fidel aparece en una amplia gama de idiomas, por lo general el mismo día que se publica en español.

Para dar una idea a nuestros lectores, en el sitio web del Gobierno: “Reflexiones de Fidel Castro” casi todo lo que ha escrito en los últimos siete años, desde que comenzaron sus “Reflexiones”, está disponible en español, inglés, francés, portugués, italiano, alemán, ruso y árabe. Lo mismo sucede con los discursos de Fidel desde 1999 a 2006.

En el caso de Raúl, en el sitio web donde se encuentra sus discursos de 2008 hasta 2014, es curioso que solo uno de los 15 discursos que ha pronunciado en los últimos tres años fuera considerado por el Gobierno digno de traducir, y solo al inglés.

Y como no hay nadie a quien pueda hacer la pregunta que se encuentra en el título de este artículo “¿Por qué Fidel y no Raúl? “, se la dejo a nuestros lectores.

14 thoughts on “¿Por qué Fidel y no Raúl?

  • No os perdais la última reflexión de Fidel en Cubadebate que acaba de salir. No acabo de imaginarme al editor de Cubadebate corrigiendo el manuscrito del comandante supremo, porque supongo que si le corriges una coma a Fidel te pueden armar consejo de guerra por atentado contra la autoridad.

  • El Bobo,

    Que alguien escuche la entrevista y haga una transcripción mejor que la mía. De verdad, he transcrito un fragmento con toda la buena intención del mundo. La mitad de las palabras no se entienden, y lo que se entiende carece de estructura gramatical. Tengo una tía con Alzheimer que se expresa mejor.

  • Ojo, Marlene, que con Mao ocurre un fenómeno singular: Se mantienen sus estatuas y de cuando en vez se ensalza su “Pensamiento”, pero en la práctica se ha demolido casi en su totalidad su prédica ideológica. No hay nada más poderoso que un día tras otro…

  • Apretaste Gabriel. Me has hecho reir hasta llorar con el parrafo de ¿como se traduce esto?

  • Facil Circles, Raul no quiere que el “imperio” se entere que prometio un vaso de leche diario a cada cubano y aun no cumple la promesa jajajajaja.
    ¿A quien le importa en el mundo un discurso de Fidel y/o Raul Castro? En eso Raul esta claro.

  • Creo que se traducen los discursos de Fidel y no los de Raúl porque el poder cubano necesita mantener un “mesías” como símbolo ideológico, lo mismo ha hecho el gobierno chino con Mao. Propaganda compulsiva para mantener un hilo histórico y político de continuidad.
    Desde niña me vendieron la imagen de un gran estadista en la figura de Fidel Castro. Cuando tuve razonamiento para entender sus discursos siempre me parecieron de muy bajo nivel intelectual, las numerosas campañas ideológicas o económicas verdaderos disparates irresponsables y para colmo de males unos discursos muy aburridos. Una persona de muy mal carácter peleando con “el enemigo” mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *