No habrá felices pascuas en la Isla de Pinos

Calle de Nueva Gerona. Photo: tripadvisor.com

Por Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES – En la Isla de Pinos, segundo territorio por su extensión del archipiélago cubano, ahora llamado Juventud, para muchos familiares y amigos de vecindario donde todos se conocen, no habrá feliz navidad este 25 de diciembre.

La jornada del 24 será mala noticia por la anunciada parodia de circo romano, sometiendo a juicio sumario en Nueva Gerona, a cuatro vecinos de la pequeña ciudad cabecera municipal, acusados de manifestarse públicamente contra el gobierno cubano y sus autoridades el pasado 11 de julio.

La fiscalía pide 3 años de privación de libertad a los acusados Martha de los Ángeles Pérez Acosta, Ramón Salazar Infante y Francisco Alfaro Diéguez, así como 8 años a Juan Luis Sánchez González.

El acta de acusación no disimula la realidad del país donde viven estas personas, serán sancionados por “incitación al desorden público” al proclamar en un parque de la ciudad la falta de libertades existente y pedir democracia, algo que según la fiscal actuante, Oravia Torres Cabrera, es delito al “pretender integrar mayoría que trasmitiese la idea de un estado de inconformidad generalizada en la población.”

Los inculpados se defenderán a sí mismos en lo que, parodiando la Suprema Corte, un programa humorístico cubano antaño muy popular, bajo censura en el monopolio mediático controlado por el binomio gobernante Partido Comunista-Estado, se calificaría un “democraticidio”.

Entrarán en acción denigrante Jueces, fiscales y hasta vergonzantes abogados de oficio, todos pesando en el plato único de una balanza propiedad del único partido político permitido, situado según la constitución vigente por encima de la soberanía popular.

No habrá juicio oral público, le temen al vecindario porque los presuntos reos de antemano condenados, son gente querida en su barrio, sus vecinos se apenan de no poderlos tratar a plenitud como corresponde con personas honestas, trabajadoras, buenas familias, cuyo único “antecedente penal” en la Cuba de hoy es ser opositores políticos del régimen que ordena y manda desde hace 63 años en su país.

El caso de este 24 de diciembre, amarga noche que debió ser “nochebuena” de la familia, tiene larga data.

Antes fueron juzgados en farsas similares, otros muchos pineros demócratas y pensadores libres.

Recordamos entre los condenados a largas prisiones, al ingeniero Roberto Arias en 1993, quien al comenzar la vista oral a puertas cerradas contra su persona, asumió su propia defensa porque el letrado que habría de ocuparse le había visto por vez primera minutos antes de entrar a la sala.

La Gestapo cubana, conocida bajo el nombre de Seguridad del Estado, estaba ejecutando una operación nacional bajo el código “Cascabel”, de la cual fueron víctimas cientos de ciudadanos.

Roberto falleció a consecuencia de falta de cuidados correspondientes a una enfermedad cardiovascular padecida en las sucesivas penitenciarias donde estuvo recluido bajo la absurda y jamás probada acusación de difundir “propaganda enemiga”, así fueron calificadas sus opiniones favorables a reformar el socialismo.

Eran los tiempos de la malograda perestroika, cuyos ecos en Cuba fueron silenciados con prontitud por Fidel Castro, considerando aquel proceso reformista una amenaza a sus poderes revolucionarios. Un buen número de jóvenes pineros cumplieron entonces prisión, recordamos de entre los condenados al recién desaparecido fotógrafo Jaime Prendes.

Jaime fue un puente de generaciones pro libertad de expresión y crítica al autoritarismo. Por esta misma fecha del pasado año, junto a un numeroso grupo de intelectuales asociados en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), sumando a sus colegas de similar asociación en la rama juvenil, llamada Hermanos Saiz, firmaron un manifiesto apoyando la protesta pública que ocurrió el 27 de noviembre de 2020 en La Habana, frente al ministerio de cultura.

El documento, leído públicamente en una asamblea celebrada en la ciudad cabecera municipal, exhortaba a “dígase la verdad, toda la verdad, desde la perspectiva diversa de los que han participado en estas jornadas de civismo.”

En la capital cubana centenares de artistas, mayoría jóvenes, exigieron un diálogo con el gobierno, prometido para después ser escamoteado por las autoridades del ministerio correspondiente.

El clamor popular tantas veces amordazado terminó por manifestarse multitudinariamente el 11 de julio. Estos pineros que ahora serán condenados seguían   una probada tradición democrática, decididos a juzgar por cuenta propia los 63 años de opresión que han vivido.

Mirando atrás, y asombra tanto desafío en medio de un espacio geográfico cerrado, bajo estricto control del eficaz aparato represivo creado por los hermanos Castro, se pueden agregar nuevos nombres a la lista orgullosa de la dignidad pinera. Inolvidable es Fabio Prieto Llorente, “el ruso” para sus amigos por el aquello de su apariencia física eslava, sentenciado a la inaudita pena de 20 años, uno entre los 75 cubanos encarcelados de la noche a la mañana  durante la “primavera negra”, orden personal de Fidel Castro en abril de 2003.

Es significativo que dos abogados ejerciendo en el bufete de Nueva Gerona, Gerardo Arcia y Orlando Cisneros, terminaron en obligado exilio por atreverse a defender como manda su profesión, a Fabio y otros activistas de aquellos tiempos.

Con tales antecedentes es comprensible la opinión de uno de los que serán ahora enjuiciados en las vísperas del nacimiento de quién se ofrendó en la cruz anticipando nuestra redención, hablo de Ramón Salazar, presidente del Partido Autónomo Pinero, organización opositora fundada en 2006, cuyas bases son la autonomía territorial en una Cuba democrática.

Ramón ha declarado que “desconfía totalmente de los abogados de oficio y usará como defensa sus propias convicciones, sus actuaciones en la vida y su conducta personal.”

Más de una decena de miembros del PAP fueron arrestados el 11 de julio, de los cuales ahora 4 de ellos serán finalmente condenados porque, según nos dice la fiscalía en sus conclusiones:

“Respondiendo a repetidas exhortaciones divulgadas por redes sociales a protestar simultáneamente en diferentes localidades y desconocer la autoridad de instituciones estatales cubanas con el propósito de alterar el orden, salieron a las calles para formar grupos numerosos que replicaran la convocatoria entre personas que se encontraban a su paso.”

Tales fueron los hechos, ¿hace falta algo más para hablar de Dictadura?

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.

Seguir y compartir:
Pin Share


2 thoughts on “No habrá felices pascuas en la Isla de Pinos

  • QUEDA SUSPENDIDO EL JUICIO ORAL PARA EL MIÉRCOLES 29 A LAS 10:30 AM.
    (Copiado del FB de Dayanis Salazar, activista del PAP, hija de Ramón Salazar)
    Más detalles página FB del Partido Autónomo Pinero.

  • Hoy 29 se efectuó la vista oral en medio de violaciones de los derechos elementales que asisten a los acusados.
    Estamos al tanto para informar oportunamente.

Comentarios cerrados.