¿Ni un réquiem por el Internacional de Varadero?

Por Pilar Montes

El Hotel Internacional dde Varadero. Foto: largartoverde.com
El Hotel Internacional dde Varadero. Foto: largartoverde.com

HAVANA TIMES — Me tomó por sorpresa el comentario de dos amigos de que el Hotel Internacional de Varadero había sido demolido, a pesar de que la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de Cuba desaprobó la medida.

Primero, el Hotel Nacional en 1930 y más tarde, el Internacional de Varadero en 1950 han sido joyas de la corona hotelera cubana y de la arquitectura nacional.

En julio de 2016, ya la instalación, que al parecer llevará el nombre original, estaba en la etapa de cimentación de la estructura, instalación de redes y compras de materiales, según Joel Mena Benítez, director de obra adjunto, quien también anunció que se espera esté listo en 2018. Entre los objetivos está la disminución de los altos costos de mantenimiento del antiguo inmueble, aunque el nuevo triplica la capacidad anterior.

Mena Benítez aseguró que la edificación mantendrá los conceptos arquitectónicos de los años 50 y el Cabaret Continental, suplemento de su contrato, sin embargo desaparecieron las cabañas que rodeaban el antiguo Internacional que habían merecido premio nacional de arquitectura.

Como principal razón para la demolición, se adujo que el anterior edificio estaba sobre la duna de la playa, pero quienes han visto las obras actuales aseguran que la nueva estructura está a la misma distancia de la orilla del mar.

Miles de cubanos en los últimos 70 años disfrutaron de las instalaciones del viejo Internacional, al igual que centenares de miles de turistas extranjeros.

Muchos huéspedes cubanos, entre ellos yo, disfrutamos de las bondades y el buen servicio del hotel en Varadero, en vez de ir al Fontainebleau, de Miami Beach, que se inauguró 4 años después a su imagen y semejanza.

Los que amamos al Internacional habríamos entendido la reconstrucción, e incluso ampliación de la instalación. Pero quien vea la maqueta del nuevo alojamiento, echará de menos la elegancia del original.

La inversión y los constructores

El complejo hotelero contará además de un edificio principal, el de servicio real, un ranchón de playa, club deportivo y de house toallero, aqua bar, punto náutico, gazebo de boda, teatro de animación, garita de entrada, piscina y 924 habitaciones, lo que lo convierte en uno de los más grandes del balneario.

La inversión está en manos de la Empresa Inmobiliaria del Turismo, con un monto de más de 151 millones dólares, y es ejecutada por la Asociación Económica Internacional ARCOS-BBI (BouyguesBatiment International) del grupo francés Carrefour, presente en 80 países.

La División Canadá de la BBI ya construyó en la Isla los hoteles Playa Cayo Santa María, Iberostar Ensenachos y el Melia Buenavista. La BBI también está a cargo del hotel en la céntrica Manzana de Gómez, frente al Parque Central, de La Habana.

La inversión corre a cargo de la inmobiliaria ALMEST (del consorcio militar Gaesa), que hace 28 meses confió la ejecución de la obra a las constructoras Unión de Construcciones Militares (UCM) y a la francesa BBI.

La citada constructora francesa tomó la decisión de traer a unos 200 obreros de la India para construir hoteles en Cuba y uno de los objetos de obra será justamente el de la Manzana de Gómez. Fuentes allegadas a esta obra estiman que no se terminará antes de fin de año, como se había previsto.

Por otra parte, el Ministerio de Turismo de Cuba también anunció que la francesa Bouygues Batiment International y el Grupo ADP –antes nombrada Aeroports de París, serán las principales compañías encargadas de la remodelación del aeropuerto internacional Jose Martí, de La Habana.

De acuerdo con el sitio americaeconomica.com, desde la visita del presidente francés François Hollande en mayo del año pasado a la Isla, las industrias galas parecen haber ganado una posición de privilegio en el país caribeño.

Podemos añadir que la prerrogativa se extendió hasta la contratación de mano de obra extranjera, primera experiencia desde 1959, a pesar de haber disponibles constructores cubanos.

Las obras mencionadas a cargo de BBI, están basadas en el primer acuerdo de intercambio de deuda por inversiones que se firmó en febrero de este año en París, durante la visita que el presidente cubano Raúl Castro le devolvió a su homólogo francés.

En este sentido, tampoco parece casualidad que justo el 9 de septiembre, el Ministerio de Comercio Exterior de Cuba y la Agencia Francesa de De­sarrollo (AFD) firmaran un acuerdo para la financiación de proyectos, sobre todo, de infraestructura.

Opiniones de funcionarios y turistas

En octubre de 2010 ya se hablaba de la probable demolición del Internacional. Una ola de rumores y polémicas se desató dentro y fuera del país.

Luanys Morales, portavoz de Gran Caribe, grupo administrador del hotel, dijo: “Es lamentable que un rumor pueda influir en la decisión de muchos turistas que nos han llamado, alarmados por la noticia. El hotel no se va a demoler y todo es parte de una falacia inventada para llenar titulares…”.

Morales quizás buscó revertir la decisión ya adoptada. A lo mejor ni siquiera sea portavoz ya de Gran Caribe, porque el nuevo proyecto pasaría al Grupo Gaviota.

Un mes después del desmentido, una declaración de la sección cubana del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, por su sigla en inglés) firmada por su presidente, el arquitecto José E. Fornés, corroboraba  los rumores acerca de las intenciones de demoler el Hotel Internacional de Varadero y las Cabañas del Sol, instalaciones consideradas “parte del patrimonio moderno cubano y caribeño”, que marcaron un hito en la arquitectura nacional, por su avanzado diseño e  integración visual con el paisaje y el mar.

Armando Fernández, participante en un foro de Internet sobre el tema, comentó: “Estoy de acuerdo con que existen inversiones importantes que deben realizarse, pero no a expensas de lo que es un símbolo de identidad del territorio”.


22 thoughts on “¿Ni un réquiem por el Internacional de Varadero?

  • el 15 septiembre, 2016 a las 1:47 pm
    Permalink

    ATILA parece ser un programa informático de la UCI que responde automáticamente que detecta las palabras dictador, tirano y todos los apodos conocidos como barbatruco. Algo similar a lo que está haciendo Etecsa con los mensajes con palabras como Derechos Humanos.

    Señor software Atila, no leyó en mi comentario que reconozco la acertada política de la revolución cubana en la conservación y restauración del patrimonio y puse de ejemplo La Habana Vieja y Trinidad.

    Como puedes asegurar que el demolido hotel es un edificio viejo sin valor patrimonial? Como sabes que sus costos de mantenimiento y restauracion son menos rentables que gastar cientos de millones para demolerlo y levantar uno nuevo, tu hiciste los cálculos? Pondrías las manos en el fuego para asegurar que detrás de esta obra no hay corrupción y coimas que van a las cuentas de paraísos fiscales de algún general de Gaesa? Si la misma GAESA que le está pagando 2 mil usd mensuales a albañiles, carpinteros y electricistas indios en la misma obra donde le paga salarios miserables a esos obreros cubanos de igual calificación.

    Seguramente el software Atila no se activa frente a las preguntas anteriores. Veamos.

  • el 15 septiembre, 2016 a las 10:57 am
    Permalink

    Resulta que ahora el llanto es por un edificio de los años 50, es cierto que muy bonito pero no se que tendrá de histórico además de la vejez o el hecho ser el sitio adonde iban los ricos mas ricos de este país para aislarse del “populacho” , y que aunque sus costos de mantenimiento son insostenibles además de poco comercializable en medio de una red hotelera moderna que lo rodea. Lo mas simpático es que los lamentos son como si este gobierno nunca hubiera atendido la protección del patrimonio arquitectónico del país. ¿Dónde estaban jorgealejandro, el bobo, el kamikase, Atanasio, Gloria y compañía cuando en medio de la Habana Vieja construyeron el edificio con helipuerto que durante muchos años fue ministerio de Educación. O cuando Batista hizo la licitación para que Meyer Lanky construyera el Riviera? Por suerte a contrapelo de lo que dice el bobo “llegó el barbudo y lo jodío todo” porque ni El Morro iba a quedar en pie. Y antes de terminar les recomiendo estudiar el concepto de “destrucción creadora” expuesto por Alan Greespan.

  • el 14 septiembre, 2016 a las 8:04 pm
    Permalink

    Atanasio, que habia en Las Vegas antes de 1959 que comenzaran a mudar todos los casinos de La Habana? No olvidar que ese proyecto originalmente se comenzo a desarrollar en La Habana hasta que llego barbatruco y jodio todo.

  • el 14 septiembre, 2016 a las 5:02 pm
    Permalink

    Para corroborar lo que dices ahi esta el nuevo articulo sobre diversidad arquitectonica de La Habana. Pero para llevarte la contraria debemos hacer como en Las Vegas: destruir todo lo viejo.

  • el 14 septiembre, 2016 a las 11:30 am
    Permalink

    Eduardo, a que te dedicas en México pues ese país es un buen ejemplo de conservación de su patrimonio arquitectónico.

    Anque no lo creas en Cuba se diseñaron y construyeron edificaciones que son iconos de la arquitectura de nuestra región y el mundo. Sabias que en La Habana se comenzo a utilizar el hormigón armado para construir edificios altos que hasta ese momento sólo se utilizaban estructuras de acero como en la ciudad de New York?

    Sabias que el acueducto de Albear obtuvo premio internacional en la feria de París en su época? Pero si por ti fuera tambien deberiamos demoler esta joya de la ingeniería civil cubana, que aun suministra agua a los capitalinos, por un nuevo acueducto moderno y más eficiente.

    En honor a la verdad la revolución cubana ha entendido bastante bien la importancia de preservar el patrimonio cultural y arquitectonico, la Habana Vieja, Trinidad, etc son un buen ejemplo de clase mundial. Pero creo que hay que ejercer más presión desde la sociedad civil a los nuevos zares de la economía que son los militares pues es conocido en el mundo entero que se caracterizan por tener poca materia gris y son como elefantes dentro de una cristalería para tratar temas culturales.

  • el 14 septiembre, 2016 a las 9:37 am
    Permalink

    …aqui los sabios siempre hablan de la necesidad de que el estado y la economia cubana sean mas productivos,mas modernos,mas racionales e inteligentes en el uso de los recursos y etc,etc???…no es eso lo que se hace en este caso???…pongo el ejemplo de las vegas porque eso es lo que se hace en el capitalismo libre,rico y democratico que se quiere presentar como futuro de cuba….no es asi como funciona o solo esta mal cuando sucede en cuba???….

  • el 14 septiembre, 2016 a las 9:35 am
    Permalink

    Bobo, vamos a proponer demoler el Morro (con faro incluido) y La Cabaña, habrá espacio suficiente para construir un buen campo de golf, así nuestro campeón nacional no tendrá que desplazarse mucho para entrenar, pobrecito. Saludos.

  • el 14 septiembre, 2016 a las 5:33 am
    Permalink

    Siguiendo la misma lógica de EDUARDO ya hace rato debió demolerse los hoteles Nacional, Inglaterra, Ambos Mundos que son mucho más viejos. También algunas edificaciones de la época del Internacional de Varadero como el hotel Riviera, la Plaza Cívica, el Focsa, etc, etc. Nada que la ignorancia en atrevida como decía mi abuelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *