La inicua muerte de un profesor de matemáticas en la Isla de la Juventud

Por Vicente Morín Aguado

Hosptial Heroes del Baire en La Isla de la Juventud

HAVANA TIMES – Ahora que morir ha dejado de ser noticia, un profesor de matemáticas de 74 años, de nombre Domingo, inaugura la fatídica lista del Coronavirus en la Isla de la Juventud, segundo territorio en extensión del archipiélago cubano. Alguien que le quería colgó en Facebook la siguiente frase: “La muerte se lleva todo lo que no fue, pero nosotros nos quedamos con lo que tuvimos”.

Las extrañas circunstancias que rodean el caso pudieran explicar la frase anterior, contradictoria en sí misma, convirtiendo el hecho en noticia.

Desde Nueva Gerona, ciudad cabecera del también conocido municipio especial, Messenger trae un soplo de información: “Solo se k murió de repente, no hubo tiempo. Mientras, estamos enclaustrados.”

Se trata de una fuente confiable que ofreció importantes detalles sobre el caso, exigiendo obligado anonimato porque en Cuba se aplica ahora el decreto ley # 370, que estipula multas de 3000 pesos (120 USD) -dos meses de salario de un médico-, llegando hasta 4 años de prisión, por difundir información que se considere contraria al interés social o pueda estimular el desorden público.

Vía WhatsApp, obtuve detalles de una fuente cuya síntesis es:

Domingo falleció el dos de abril escasas horas después de ingresar al hospital Héroes del Baire de la localidad. Una muestra de sus fluidos, extraída justo al morir, dio positivo de SARS-Cov-2, noticia publicada en los medios locales el 5 del citado mes, porque para confirmar el fatídico resultado se precisó acudir a los laboratorios ubicados en Ciudad de La Habana.

El profesor de matemáticas había estado bajo consulta médica una semana antes, siendo enviado de vuelta a casa.

Dr Israel Velazquez Dir Salud Publica de la Isla de la Juventud.

Maestro de la asignatura que quiebra cerebros en la enseñanza media, acumulaba cinco décadas de experiencia docente, capaces de atraer a numerosos estudiantes empeñados en vencer las pruebas de ingreso a la educación superior.

Datos oficiales señalan al menos un centenar de posibles contagios de la víctima, entre sus contactos directos e indirectos.

Indagando en la prensa local, el periódico Victoria, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba en la Isla de la Juventud, encontramos evidencias contradictorias:

El 4 de abril, mientras la muestra extraída al cadáver era procesada, se publicó lo siguiente:

A BUEN PASO PRUEBAS RAPIDAS

Por: Yenisé Pérez Ramírez

Al cierre del jueves-2 de abril-más de 920 pruebas rápidas para la detección de la COVID-19 habían sido realizadas en el territorio con un saldo negativo.

Junto a la satisfacción por tan loables cifras, típicas de un sistema auto proclamado ejemplar, la reportera concluye tranquilizando a los lectores:

“La disponibilidad en Cuba de 100 mil test rápidos y 40 mil pruebas PCR en tiempo real, hablan de los esfuerzos del Gobierno por garantizar la atención oportuna a toda la población cubana que lo requiera, con vistas a un mejor control de la pandemia.”

Desde entonces la lógica exponencial va disparándose. El 6 de abril eran 8 los casos confirmados, incluyendo al fallecido. Amaneciendo el 13 la cifra llegó a 17 sin reportar otra muerte.

Al momento de escribir nuestra crónica-15 de abril- la evolución de la pandemia aparece detenida en el tiempo. El parte oficial de este 15 de abril, leído por el Dr. Israel Velázquez, Director de Salud Pública en el municipio especial, aporta algunos datos interesantes:

Aunque se han pesquisado más de 50 mil personas, esta acción masiva no es válida para asegurarse sobre el número posible de contagios. Un millar de test rápidos tampoco han aportado un criterio confiable al conocimiento de la epidemia.

Intendente del municipio especial de la Isla de la Juventud informa sobre la cuarentena.

Con apenas 17 casos positivos de Covid-19, hay 358 personas ingresadas en instituciones médicas. Solo en el día anterior entraron al hospital 145 nuevos casos.

Los dirigentes estatales confían únicamente en las pruebas PCR en tiempo real, ni siquiera los protocolos médicos que evidentemente conocen, les resultan válidos para informar la presencia del Covid-19. El Dr. Velázquez detalló que se han procesado 457 pruebas, de ellas los 17 positivos, pero se esperaba el SI o el NO de otras 189.

La curva exponencial de la epidemia está por ofrecer números desagradables en muy poco tiempo.

El caso del profesor Domingo sorprendió a unos profesionales de la salud que debían estar preparados para la situación. El triunfalismo de la prensa bajo control del partido comunista indujo la escasa percepción de riesgo demostrada hasta que apareció la tragedia.

Además, la condición insular del llamado municipio especial debió protegerlos absolutamente del contagio. ¿Por qué no se logró este objetivo? La respuesta se origina en el gobierno del país.

Aún el 18 de marzo pasado, los funcionarios del turismo ofrecían a Cuba en calidad de tentador destino. Una de muchas, la ejecutiva del MINTUR Grisel López había declarado públicamente que “algunos turistas han manifestado su preferencia en pasar la epidemia en Cuba, donde estarán más seguros y mejor atendidos que en sus propios países.”

Antecedido por una avalancha de críticas en las redes sociales, el gobierno decide finalmente-1ro de abril-, suspender definitivamente la entrada al país de personas provenientes de otros países.

La Isla de la Juventud cerró vuelos y travesías marítimas de pasajeros dos días antes, pero aún hoy se mantienen los viajes comerciales. El citado Director de Salud Pública precisó que este 14 de abril 110 personas, la mayoría choferes, viajaban a La Habana con sus vehículos de carga. Por vía marítima y aérea los viajeros solo son inspeccionados visualmente y ya sabemos de la opacidad patente en los “ojos clínicos” del personal de la salud antes del fallecimiento del profesor de matemáticas.

Hoy los pineros viven una difícil situación, según sus propios testimonios, llegados por vía digital:

“Esto está un poco revuelto, hay policías en todas las esquinas. Si todavía hay centros que están funcionando como los círculos infantiles que en mi opinión eran los primeros que debían haber cerrado, yo creo que con los niños hay que tener un poco de más cuidado. Lo digo porque tengo una nena y desde que empezó este lio no la llevé más, pero es mi opinión.” (Mujer trabajadora, 11 de abril.)

“Realmente lo que más me molesta es el bienestar de las personas mayores. Ahora mismo mi abuelo se quedó sin comprar, una no lo dejaron comprar porque es mayor de 60 pero vive solo, y la otra es que te metes la cola entera y no alcanzas.” (Ama de casa, reparto José Martí.)

Con más de 700 personas entre ingresados en hospitales y vigilados estrechamente en sus casas, considerando la restricción total de movimiento para tres barrios de la ciudad, la Isla de la Juventud se encuentra en fase de propagación autóctona de la epidemia.

Los pineros nunca debieron infectarse. Cada muerte es y será ignominia.
—–
Vicente Morín Aguado  [email protected]



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.