Inversiones en la Salud Pública ¿hay o no hay?

Rogelio M. Díaz Moreno

El Hospital Hermanos Almejeiras. Foto: Juan Suárez
El Hospital Hermanos Almejeiras. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Un compañero de estas páginas se planteaba unas interrogantes muy serias. El amigo Erasmo Calzadilla expuso sus dudas sobre el presunto desarrollo de inversiones en el sistema de Salud cubano. Estas inquietudes pueden resultar naturalmente compartidas por muchas personas. En una república, creo legítimo, desde todo punto de vista, demandar la transparencia en la gestión de los asuntos públicos.

Desde mi modesta perspectiva, creo, además, que puedo ayudar un poquito a Calzadilla. Al menos darle algunas pistas relacionadas con modestos avances en el sector donde trabajo. Quizás esos avances no hayan llegado a su conocimiento, lo que puede ser de cierta manera un motivo de dicha. Resulta que trabajo en Radioterapia, una de las maneras más extendidas de tratar el cáncer.

Pues sí, las enfermedades de esa familia son la primera causa de muerte en Cuba. Se prevé, por la dinámica poblacional cubana –bien conocida por nuestro colega–, que sostengan esta tendencia en los próximos años. Y cerca de la mitad de sus afectados son tributarios de radioterapia en algún momento de su tratamiento. Un buen número se cura; otros, al menos alivian sus padecimientos.

Yo llegué al Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) en el año 2007. Para la radioterapia, el centro contaba, en ese momento, con una unidad de Cobalto y un acelerador lineal, además de una unidad de Braquiterapia. En el resto del país existían algunas unidades más de Cobalto y de Braquiterapia.

Hasta el corriente año, puede decirse que ha existido un nivel de inversiones no despreciable. En distintas partes del país se han instalado otros cuatro aceleradores lineales y dos unidades de Cobalto nuevas. A varias de las unidades de Cobalto viejas se les han realizado mantenimientos capitales, que han mejorado sus prestaciones. También se han sustituido o instalado nuevas unidades de Braquiterapia. Entran en funcionamiento por estos días otro par más de aceleradores lineales, para procedimientos específicos dentro de los salones de operación. Asimismo, se alista un equipo de irradiación superficial. Las más baratas de esas maquinitas no bajan de cientos de miles de dólares, las más caras, de tres millones.

El mejoramiento de la radioterapia no consiste solamente en los equipos de tratamiento. También requiere modernos programas informáticos de cálculo de las dosis, además de instrumentos de dosimetría y controles de calidad de gran sofisticación. Todo ello cuesta una tremenda cantidad de dinero. Los departamentos de Radioterapia del país han recibido también lo suyo.

En conjunto con la radioterapia, se trabaja en estabilizar las prácticas de radiocirugía estereotáxica, con grandes esfuerzos de muchas personas. Ya se hizo durante cierto tiempo, pero el envejecimiento del equipamiento requirió un replanteo, nuevas inversiones, etc. Un simple ordenador, en la oficina de este humilde servidor, contiene el programa de planificación de tratamientos de radiocirugía, en proceso de implementación en el INOR. Cuesta como un cuarto de millón de dólares, así que nadie se lo vaya a llevar.

En el lobby del Hospital Hermanos Almejeiras. Foto: Juan Suárez
En el lobby del Hospital Hermanos Almejeiras. Foto: Juan Suárez

Podría comentarles, también, de la rama de la Medicina Nuclear. Este tipo de práctica permite realizar diagnósticos certeros de cáncer y otras enfermedades, empleando isótopos radiactivos. Aquí también me consta la adquisición de equipos de alta tecnología, que se ponen al servicio de la sociedad.

En la preparación del personal se ha invertido también. Cientos de profesionales pasan cursos de capacitación en el extranjero. Por este concepto, me di mi vueltecita por Albión hace un par de meses; aunque las malas lenguas solo se hayan fijado en la pacotilla que confesé que me traje de vuelta.

No puedo hablar de otras especialidades médicas porque no las conozco ni remotamente tanto como la mía. Por respeto al interlocutor, ese espacio deberán ocuparlo quienes estén mejor enterados.

Es cierto que no se satisfacen todas las necesidades. Eso lo sabemos, lo sentimos y sufrimos a diario. Pueden imaginar cuán peor estaríamos ahora, si desde la pasada década no se hubiera realizado el proceso que esbocé. Como en toda tarea humana, han ocurrido errores, retrocesos y ha quedado mucho espacio por mejorar. Muchos creemos en el papel constructivo de la crítica, acompañada del compromiso sincero de apoyar en estos desvelos con nuestros aportes.

Finalmente, la parte que muchos no quieren escuchar. El famoso embargo o bloqueo ha perpetrado en nuestra especialidad daños reales, verdaderamente criminales. Ha habido equipos cuyos contratos de venta a Cuba han sido cancelados, porque sus fabricantes fueron adquiridos por compañías estadounidenses. El subsiguiente retraso, correspondiente a la búsqueda de otros proveedores, ha significado nada menos que un número de pacientes impedidos de recibir a tiempo una terapia de vida o muerte.

También puedo mencionar esta otra afectación. Hay dos fabricantes mundiales de aceleradores lineales, y uno de ellos es estadounidense. Solo recientemente, al tenor de la normalización de relaciones entre nuestros países, se armó de todas las licencias requeridas y presentó su catálogo ante las entidades cubanas. Mientras, el otro vendedor había exprimido al máximo las ventajas de su monopolio de facto y había cobrado sus máquinas, al Ministerio de Salud nuestro, a precios exorbitantes.

En resumen, es posible que muchas personas no estén al tanto de los procesos de inversión e instalación de tecnologías médicas en Cuba. Estos procesos, sin embargo, sí tienen lugar y producen un impacto considerable en la vida de los involucrados, tanto de quienes acuden a un centro de salud con la necesidad de ser atendidos, como de quienes allí trabajan.

44 thoughts on “Inversiones en la Salud Pública ¿hay o no hay?

  • Excelente ejemplo del deterioro del sistema de salud cubano y su increíble abandono cuando supuestamente el minsap recibe miles de millones anuales de las misiones al exterior. A dónde se desvían una buena parte de esos recursos?

    El sistema de salud pública cubano estuvo en un alto nivel comparado con sus similares de países en desarrollo. Hoy está dejando mucho que desear comparado con el mismo décadas atrás. No tiene caso caer en comparaciones externas.

  • Bueno Erasmo yo no soy el que se pone a sacar cuenta del aceite y harina que se apropian los panaderos y mucho menos dar el pitazo en Internet para que llegue a los oídos de las autoridades cubanas.

    Los cubanos y tu sabemos que para que te den un viajecito al capitalismo en Cuba hay que ser “confiable” o tener buenos padrinos entre los jefes, y Rogelio con sus frecuentes críticas al sistema revolucionario no debe ser angel de la devoción de los que dan el ok para el viajecito. Entonces este post de Rogelio lo veo como un paño tibio (por orientación?) para contrarestar tu acertado cuestionamiento a la efectividad y transparencia en la utilización de los miles de millones que entran anualmente al país y de paso darse un saludable limpieza ante los ojos del Gran Hermano.

    Sería mejor que dejes el espíritu de cuerpo y esperes que Rogelio se defienda si se siente ofendido que creo no es el caso. Que cubano de la isla no aprovecha un viaje al exterior para traer “pacotilla” que no encuentra en el país?

  • Escribo este comentario desde el hospital de Mayarí, donde traje a mi mamá de madrugada con un dolor abdominal intenso. Es gratis y a esta hora no hay cola. De día esto es un infierno, peor que una terminal de ómnibus lleno de gente apurada por su dolencia. El hospital recibe inversiones periódicas, pero aisladas y nada que se pueda sostener. Ejemplo: asignaron un tomógrafo y lo instalaron. Hubo que construir un anexo al edificio y preparar personas y crearon nuevas plazas. Duró casi un año este proceso. El tomógrafo funcionó 3meses porque el de Holguín se rompió y al no haber pieza para arreglarlo le quitaron la nueva del equipo de aquí de mi municipio. Otro: mi esposa tuvo una dolencia hace un mes y fue al consultorio (gratis), le mandaron un ultrasonido. Sacó el turno y por suerte era para solo 20 días después. Esperamos la fecha y ese día se sentía mejor por tantas yerbas que tomó. No dio nada por supuesto, pero tenemos dudas sobre cuan diferente hubiese sido aquel día. También lo hacen maratónicamente y queda la duda. Ahora debía sacar turno para que el ginecólogo examinara el resultado, seguro otro mes de espera. Decidimos mejor ver a un botánico curandero, que es más rápido y efectivo. Uno de los lugares más insalubres en Cuba son los hospitales. Hay que ver los baños, los muebles, las ropas y sábanas. Dan asco. El sistema de salud es universal y gratis, pero no funciona bien, como pasa con todo en este sistema.

  • …erasmo…y cuando aqui hemos tenido un debate serio???…ya viste la calidad de los comentarios cuando algunos articulos, como los tuyos o este que nos ocupa,tratan de analizar algun tema de forma seria o con datos reales y estadisticos???….aqui solo hay que escribir contra el gobierno y el sistema para ser un “ganador” sin importar lo que escribas…debate serio o analisis profundo no valen mucho por aqui si no pones unas cuantas historias truculentas de los crimenes,torturas y desapariciones de la dictadura,las miseria,los muertos de hambre o cualquier cosa que se te ocurra….sea verdad,media verdad ,media mentira o mentira completa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *