El rescate de la agricultura y más en Cuba

Por Alberto N Jones

Gustavo Rodríguez Rollero, ministro cubano de la Agricultura, Foto/archivo: Oriol de la Cruz / AIN

HAVANA TIMES — Para todo el que haya seguido de cerca las tribulaciones, fracasos, logros y retrocesos de la Agricultura cubana, es altamente refrescante leer los discursos, planteamientos y propuestas del ministro Gustavo Rodríguez Rollero, los cuales no se escuchaban en Cuba desde los años en que el Dr. Carlos Rafael Rodríguez ocupaba ese puesto a principios de la década de los 60’s.

Desde entonces ese sector ha transitado por momentos de gloria y enormes retrocesos causados por la propia dirección política de la nación.  Nadie puede ignorar los avances, logros, desarrollo científico y los resultados que alcanzaron en aquel periodo la Ganadería, producción de arroz, azúcar, forestal, silvicultura y otros, fundamentalmente por el fervor y compromisos de una juventud entusiasta, vibrante,  determinada en eliminar el subdesarrollo del país.

La visión/propuesta entonces del Dr. Carlos Rafael Rodríguez acerca del positivo impacto en la sociedad y en la economía que el desarrollo, la producción y la exportación que podrían alcanzar los productos del agro justificaban, que cada profesional en todas sus ramas devengara inicialmente un salario básico de $750.00 mensuales que aumentaría acorde con sus responsabilidades y logros, una vivienda adecuada, transporte, respetabilidad y el reconocimiento de su comunidad como en el resto del mundo, fue rechazado en favor del igualitarismo, la pérdida de autoridad, la supervisión política, el salario insuficiente, la falta de vivienda, transporte y equipos de trabajo.

Como era de esperar, la Agricultura entró en una fase de profunda desorganización, apatía, irresponsabilidad y espiral descendente hasta nuestros días, en el que se han perdido numerosos oficios, técnicas y algunos renglones están en vías de extinción, como resultado de un temor infundado de ayer y de hoy, al pago de salarios decorosos, justos, al campesinado y a los profesionales del ramo un temor infundado, así como al aburguesamiento rural.

En ningún país excepto en la Isla, el trabajador agrícola emigra masivamente hacia las urbes, cuando el campo posee todos los beneficios, comodidades y recursos existentes en las ciudades sin los vicios de estas.

Bohio cubano Foto: panoramia.com

Cuba tiene que dejar atrás el primitivismo impuesto al campesinado que aún vive en bohíos sin agua corriente y letrinas, y así pretende producir las crecientes demandas alimenticias del mundo, arando la tierra con bueyes y arados de palo, sin equipos de transporte propios, con caminos intransitables ni comunicación con el exterior.

Mientras en otros países utilizan brigadas de tractores manejados desde una cabina de control, poseen sofisticados sistemas de riego, siembran y fertilizan con drones y poseen animales selectos con mayores capacidades de producción, en tanto los nuestros se desmedran por una consanguinidad impuesta por nuestro autoaislamiento del mundo.

Todo esto se hace más contradictorio, cuando es el mismo gobierno, los mismos organismos y los mismos funcionarios que se niegan obstinadamente a pagar salarios adecuados y crear condiciones apropiadas para sus trabajadores, mientras gastan más de dos mil millones de dólares anuales importando los mismos rubros alimenticios de la República Dominicana, Panamá, Colombia, Estados Unidos, etc.

Cuba está perfectamente capacitada para producir en sus fértiles suelos, clima benigno y fuerza de trabajo calificada, mientras no cuestionan ni considera lesivo o deformante los beneficios económicos y los positivos ingresos y condiciones de vida de nuestros homólogos agrícolas en sus respectivos países.

Para entender mejor esta paradoja, basta saber que la superficie arable de la República Dominicana es quizás 5 o 6 veces menor que la de Cuba, que el trabajador agrícola cubano tiene como promedio el doble de la preparación técnica y cultural de su contrapartida y que además, son decenas de profesionales cubanos que han emigrado en busca de un mejor futuro, los que educan a técnicos y profesionales, dirigen universidades y centros de investigaciones en ese y otros países.

Caprichosamente, la Isla ha continuado actuando como el avestruz, escondiendo la cabeza en la arena y rechazando enfrentar las causas reales de la mayoría de los males que la afligen.

Ningún país en el mundo excepto Cuba, puede pretender no estar enterado, que más de 10,000 médicos y dentistas cuya formación le ha costado cientos de millones de dólares y decenas de miles de años de enseñanza y formación y cuyos conocimientos se pierden por día manejando rastras o sirviendo en restaurantes, cuando nuestro pueblo y el mundo necesita de sus conocimientos para mitigar sus males, mientras seguimos actuando como si no existieran.

Cuba ha perdido miles de otros profesionales altamente calificados en todas las ramas del saber por la misma tozudez y empecinamiento,  debido a la pésima escala salarial y por retenerle el 80% de los salarios devengados en misiones en el exterior, ¿por qué? ¿Acaso no saben que la mayoría de estos profesionales no habrían abandonado sus misiones si hubieran sido compensados con el 50% del salario devengado?

Cómo hablar y demandar justicia laboral en otros países cuando en el nuestro ocurren estos hechos vergonzosos que han desmoralizado, horadado y diezmado la ciencia, cultura y deporte.

Felicitamos los esfuerzos del ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, que ha identificado la génesis de los males que aquejan su frente, y valientemente ha dado los primeros pasos para rectificar y reinsertar a miles de personas en esta rama mediante la entrega de tierras y la extensión del  usufructo, pero esto no alcanzará los objetivos propuestos, si no se acompañan de medidas más profundas que han maniatado, lastran y condenan al fracaso, cualquier esfuerzo por rescatar y transformar la situación alimenticia del país y su potencial capacidad de exportación.

Todo el mundo sabe que las granjas, cooperativas, UBPC, CCS y cualquier nombre que tomen estas formas burocráticas estatales de asociación, sirven solo para entorpecer, intimidar y disgustar al campesinado, carecen de recursos técnicos y materiales y del cual subsisten un grupo de burócratas holgazanes corrompidos, que no producen un grano de ningún tipo y sirven solo para negociar y reclamar prebendas de los asociados por los escasos bienes materiales a repartir que tienen en su poder.

A principios de la Revolución existían las Tiendas del Pueblo, en las que el campesinado adquiría sus alimentos e insumos, sin tener que estar sometido a los caprichos y abusos del presidente y sus acólitos en la UBPC y CCS.

Cuba tiene en sus manos las positivas experiencias de las Empresas Mixtas en Turismo y en otras entidades. ¿Por qué no hacer lo mismo en la Agricultura para la entrega de equipos, enseres, semillas, piezas, combustibles, que hoy han convertido a los dirigentes de las UBPC, CCS, granjas, etc., en los nuevos zares en el campo?

Dedíquese el cobro de intereses y salarios sin contribuir al bien común que devengan estos burócratas en fondos para la compra de equipos para la reparación de caminos vecinales, la construcción y mantenimiento de sistemas de riego y drenaje, ventas de equipos de transporte en desuso para la eliminación de ACOPIOS y sus consabidas pérdidas de alimento en el campo, con lo que desaparecerán los vagos, corruptos y sus intimidaciones.


15 thoughts on “El rescate de la agricultura y más en Cuba

  • el 24 agosto, 2017 a las 1:14 pm
    Permalink

    Si alguien no se dio o da cuenta en Cuba, la burla, el disparate de poner de Ministro de Agricultura en Cuba a un senor como Carlos Rafael Rodriguez, estamos condenados al infierno !! En Cuba, lo necesario es repartir tierra en propiedad a ls que las trabajen y las mejores, entregárselas a una Corporación seria que las ponga a producir algo rentable, necesario de forma moderna !!!Con un buen contrato que fije las clausulas necesarias….dejen la bobería científica !!!! Que poco conocen el campo cubano !!!!

  • el 23 agosto, 2017 a las 2:40 pm
    Permalink

    Mientras sigan culpando a otros y justificando un sistema claramente fallido, no se resolvera el desastre agropecuario y las condiciones de vida del sector rural. Que paso con el plan Albaro Reinoso? Donde se puede leer un plan de desarrollo del agro cubano a mediano plazo? Y no sigan diciendo que no hay recursos financieros mientras gastan 2 mil millones de USD cada año en importar alimentos que se pueden producir en Cuba. Que tal si inviertes al menos el 50% en el campo cubano? Menos teques y mas acciones concretas.

  • el 23 agosto, 2017 a las 2:31 pm
    Permalink

    Bueno Jones, esa pregunta se la tendría que hacer a ese gobierno, Ud cree que pueda ser posible tocar el tema de esos haitianos, y reclamarles a ellos, sin que considere que se está arremetiendo contra Fidel?.

    Yo no conoceré muy bien el tema cubano, pero sí creo estar correcta en que todo el desastre del país la tiene Fidel, y esto, honestamente es sin el menor ánimo de criticar la revolución.

  • el 23 agosto, 2017 a las 2:30 pm
    Permalink

    No se de que haitianos habla Alberto, pero los que conozco jamas han visto a Cuba como un pais donde emigrar para progresar. Ellos de tontos no tienen un pelo.

  • el 23 agosto, 2017 a las 8:56 am
    Permalink

    El tema no es si la agricultura anda bien o mal, se refiere al héroe salvador de quien nos habla Alberto N Jones, y que luego deriva en otros asuntos olvidando el tema central, en un evidente desconocimiento de como son las cosas en Cuba.
    También otros meten la cuchara con la única intensión de hacer criticas a la revolución también sin conocer sobre el tema, incluso Pedro Campos divaga sobre su cantaleta opositora de siempre demostrando que no basta con ser provinciano para conocer el campo, y los factores objetivos que en la agricultura influyen, ademas de los recurrentes errores que se cometieron y aun se cometen inherentes a los dirigentes de esta rama de la economía y al sistema centralizado de Gobierno y de planificación de la economía. Claro que todo esta indisolublemente ligado a la falta de recursos e insuficiente financiamiento disponible para producir y los devastadores efectos del bloqueo a partir de 1990. Es justo señalar que siempre en las decisiones equivocados tomadas obedecieron o estuvieron sujetas a hacer lo correcto, lo posible o no actuar y dejar a su suerte a la población y a la revolución. Esta claro que es mucho mas fácil juzgar fracasos que tomar decisiones.

  • el 23 agosto, 2017 a las 7:59 am
    Permalink

    Recuerdo y acepto la correccion de Pedro en cuanto a la fatal transformacion de las coperativas en granjas. Perdonen el lapsus mentis! El concepto general por el que aboga Pedro es tambien cierto, logico, pero dudo que sin un cambio de 360 grados eso es possible, de ahi, que yo aspire a un termino medio, solucion parcial del problema por el que hemos venido abogando.

    Algunos lectores podran recordar mis propuestas de entregarles parcelas de tierras baldias en usufructo a quizas 20,000 familias Haitianas, con quien Cuba tiene una deuda impagable. Es possible que nuestro pais y sus gobernantes hayan olvidado, que cuanto vale y brille en Cuba, salio del sudor, sacrificios, la sangre y muerte de miles de Haitianos en nuestros infernales canaverales?

    A que tememos (racismo???), cuando a pesar de la espantosa pobreza, insalubridad y hambre que asola a Haiti, no falta ningun producto del agro o del mar en el mercado?

    Porque se impide el cabotaje entre las islas del Caribe, que resolverian ipso facto muchas de nuestras necesidades alimenticias que el pais importa con impudicia de Europa y America del Sur?

    He sugerido igualmente, que no basta lamentarnos de los horrores que sufren los Palestinos hacinados en Gaza, aterrorizados por los Zionistas, sedientos y sin escuelas y atencion medica, mientras permanence despoblado el municipio de San Antonio del Sur, la zona semi desertica de Cuba, donde estas personas podrian cultivar renglones tipicos de sus tierras que no existen en Cuba?

    Nuestros planteamientos incompletos aspiran a estimular la discusion, el analisis y sensibilizar a quienes tienen la responsabilidad moral de satisfacer las necesidades del pueblo. Confrontarlo, denunciarlo y denigrarlos sin propuestas y sugerencias claras, irrefutables no nos llevara a donde aspiramos. Gracias

  • el 23 agosto, 2017 a las 5:59 am
    Permalink

    Esto es más de lo mismo. Mientras no se aborde profundamente el problema de las libertades del campesino para producir, comprar y vender sin control de los monopolios estatales, mientras no haya una politica crediticia efectiva y aseguramiento de las cosechas, mientras el campesino tenga que sembrar lo que quiera el Ministerio de agricultrura, mientras las cooperativas, UBPC y demas empresas agricolas dependan del estado y el ANAP funcione como la policía del Paetido, no habrá despegue.
    Y en Cuanto a Carlos Rafael Rodriguez, jugó uno de los papeles mas antisocialistas y contrarrevolucionarios que pueda conocerse en la historia de la agricultura bubana, al disolver las cooperativas cañeras, que concentraban el 50 % de la producción de caña y convertirlas en granjas del pueblo, estatales. Más de 100 mil cooperativistas fueron convertidos en jornaleros en 1962, luego de dos años de exitosa experiencia de las cooperativas cañeras, que ademas ern las que abastecían de alimentos a las Tiendas del Pueblo y porducian alimentos para los cooperativistas también, de todo tipo.
    En esa epoca el banco funcionaba con un cierta relativa independencia y era el que otorgaba los créditos agricolas, con una eficiencia heredada todavía de la época del BANFAI (Banco de Fomento Agrícola e Industrial), de la época de Batista, pero con iniciativas más cercanas a los intereses campesinos. Todo se fue perdiendo con el proceso de estatalización impuestos por Fidel, el Che y Carlos Rafael en la agricultura. El discurso de este nuevo ministro parte de resolver los problemas desde el estado, lo mismo de siempre, libertad, libertad y mas libertad es lo que necesitan los campesinos.

  • el 22 agosto, 2017 a las 4:15 pm
    Permalink

    Yo no se el autor del post, pero cada vez que voy a Cuba observo los campos abandonados, sin sistemas de riego, sin tractores, sin bueyes, y lo peor, sin campesinos que trabajen la tierra. Despues visito los mercados agropecuarios desasbastecidos y con precios elevados y confirmo lo que vi en el campo. Y si todavia te quedan dudas entra en las estadisticas de la ONEI que de por si son infladas y de todas formas confirmas que casi todos los indicadores agropecuarios dan pena leerlos.

  • el 22 agosto, 2017 a las 1:28 pm
    Permalink

    De todas formas, el mero hecho de la existencia de mas de 800,000 hectareas cultivables y de buenos rendimientos infestadas de marabú e improductiva, es una prueba irrefutable de que todo anda mal en la agricultura cubana.
    En qué país del mundo hay una extension como esa sin que nadie la aproveche? En ningun país!!!

  • el 22 agosto, 2017 a las 1:02 pm
    Permalink

    Lo más interesante es que desde junio 20 del 2010 éste tipo es el ministro de agricultura, y de esos 7 años en su cargo hasta el día de hoy, la agricultura no ha mejorado en lo absoluto, más bien ha retrocedido, y “ahora” es que viene a identificar “la génesis de los males que aquejan su frente”?, cuáles son los “refrescantes planteamientos”?, a no ser que le haya planteado al heredero de la isla-finca que no metiera más sus narices en el departamento de la agricultura porque el experto es él. Y cuéntenme los que saben en qué año fué que le quitaron el vasito de leche a los niños de 7años?, para saber cuándo fueron esos avances y glorias en la ganadería que nos habla Jones.

  • el 22 agosto, 2017 a las 8:34 am
    Permalink

    Alberto Jones, que parece viene de algún viaje interplanetario y viajo en el tiempo al pasado o como mínimo salio de Cuba en 1960 y no regreso mas al país, pues no ha viajado nunca por los campos de Cuba y no sabe nada de lo que esta hablando. Incluso desconoce como funciona en Gobierno cubano, que no es un ministro en que toma las decisiones sobre la entrega de tierras en Usufructo Gratuito, que desconoce los tipos de Cooperativas existentes en Cuba y muchas otras locuras de su publicación escrita para ignorantes.
    Si no fuera por el hecho que no vale la pena podía profundizar en las manipulaciones, mentiras y desactualizaciones que esta lleno su publicación, empezando por esa foto que no se corresponde con el Bohio de un campesino cubano no antes de 1959.
    Este medio debía ser mas serio a la hora de publicar sus informaciones y exigir a sus colaboradores referencias y fuentes de origen.

    No encontré por ninguna parte lo referente a lo que hace el ministro por la recuperación de la Agricultura.

  • el 21 agosto, 2017 a las 12:25 pm
    Permalink

    Me da pena con el Ministrico ese !Qué ingenuo! No se acuerda de que Robertico Robaina que le dió alguito de chispa a la anquilosada UJotacé, pero cuando se creía Ministro y le restó guara popular al “Seboruco en Jefe”, lo madaron a matar. Que se destaque más de la cuenta para que vea lo que pasa.

  • el 21 agosto, 2017 a las 12:05 pm
    Permalink

    en el año 1993 en pleno pico del periodo especial no. ???, perdí la cuenta, una resolucion del entonces ministro, la 357,por ordenes dadas por Fidel, sino ni hablar, autorizaba la entrega en usufructo de tierras para sembrar tabaco, o sea, 16 años antes de la muy mencionada del 2009, ya se habian entregado tierras del estado, pero con una condicion, solo para tabaco, ser recuperó la producción tabacalera ??, revisen las estadisticas, no me dejen la investigación a mi solo. Un crédito español, con respaldo de pago en especies, tabaco, en este caso, hizo posible que el estado, no digo el minagri, le garantizara a los campesinos, tanto los que recibieron tierras, como las que ya la tenian, toda una serie de insumos, hasta ese momento no entregados a los campesinos durante años, combustible, fertilizantes, productos quimicos, madera y materiales de todo tipo para construir y reparar casas de curar tabaco, ventas de turbinas y equipos de riego en general, semilleros para las posturas, utiles y herramientas de todo tipo, machetes, limas, guantes, y por primera vez tambien, !!! ropa y zapatos !!!, la gran mayoria de los buenos productores de tabaco, digamos en la zona central y occidental, gracias a esta produccion, se han convertido en campesinos, digamos ricos, comparandolos con los demas, pueden investigar, preguntar, la condiciones economicas y sociales en las que viven hoy esos campesinos productores de tabaco, en zonas de Pinar del Rio, sur der La Habana, Sancti Spiritus, Villa Clara, simplemente han recuperado a niveles aceptables, la produccion tabacalera, se han enriquecido y algo singular, los han dejado tranquilos, nadie se mete con ellos.

  • el 21 agosto, 2017 a las 10:54 am
    Permalink

    Siga Ud con su esperanza en que el flamante nuevo ministro va poder poner en práctica ese descubrimiento que acaba de descubrir, y valga la redundancia. Buena suerte a éste ministro en el recrutamiento para reinsertar gente que le venga a limpiar el 90% de las tierras del país que están llenas de marabú, repito: buena suerte. En la actualidad no existen tierras disponibles con alta productividad para entregar, lo que se ofrece son tierras con un mínimo de productividad, infestadas hasta el tope del famoso marabú . El cubano conoce de memoria ese “gobierno”, no le tiene la más mínima confianza, y saben que cuando tengan todo limpio de marabú, taraaan!!!, les van a volver a quitar las tierras, porque hasta a los que se les había olvidado lo mentirosos y marañeros que son los gobernadores, ahi esta para que no se les olvide, el ejemplo de “las experiencias positivas” que les ha dejado el invertir dinero y esfuerzo en negocios que han ayudado al turismo, y ahora como se los cierran, se les acosa y les hacen la vida un infierno. Jones, Cuba es un país donde se persigue al ciudadano para que no progrese, y del ’59 para acá, la dictadura castrista simplemente se ha deleitado en destruir a un país que se auto abastecía con todo lo que daba la tierra, y Ud lo sabe, le ronca el merequeten que Dominicana le venda a Cuba lo que toda la vida le sobró al país. Ninguno de estos planteamientos que Ud cita, ni las propuestas que pueda traer el ministro de marras van a tener éxito, con sólo botar el sofá no se resuelve el problema, es la casa entera que hay que limpiar, y es a la cuadrilla completa, Oiga bien, y abogue porque la familia entera de los Castro junto con todos sus esbirros sea la que tenga que ser cambiada, por lo ineptos, mentirosos, manipuladores, y corruptos que son.

  • el 21 agosto, 2017 a las 9:18 am
    Permalink

    Excelente tema ha tocado Alberto. Con mucha tristeza estamos observando el desastre total de la agricultura cubana, acompañada de un abanono generalizado del sector rural donde viven los campesinos. Y lo peor, no se ve la voluntad politica por cambiar la tendencia decadente. Conozco a profesionales del sector agropecuario formados en Cuba que han logrado crear sus propias empresas fuera del pais y les va muy bien. Uno de ellos esta teniendo un exito increible en ventas de un fertilizante de primera generacion que cuando trabajaba en Cuba ni caso le hacian con su aporte cientifico.

    Lo mismo en otras areas del saber cientifico como la construccion, la salud, el deporte,educacion, etc. Un desperdicio del potencial tecnico formado por la misma revolucion que pudiera contribuir al desarrollo del pais, pero por la mezquindad de unos tiranos seniles han tenido que desplegar sus conocimientos en otros paises que no tuvieron que invertir ni un centavo en su formacion. El lado bueno es que nos estamos capacitando y ganando experiencias que jamas hubieramos tenido acceso en Cuba y que no me quedan dudas que cuando el pais cambie muchos volveremos para levantar a nuestro pais de las ruinas en que lo han dejado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *