Diciembre en La Habana

Yael Prizant*

Foto: Chris Stackowicz

HAVANA TIMES, 19 feb — Es el final de diciembre, lo que significa simplemente que hay 76 grados (24C) y no 85 (29C), pero el tiempo se mantiene soleado, resplandeciente y con brisa, con pocos adornos navideños. Algunas observaciones:

Hay pintura. Lo sabes porque todo el mundo está pintando, paredes, muebles, carros, techos. Los cubanos hacen sus propios tintes, por lo que los colores son variados y maravillosos.

Les gusta usar una pintura poco espesa, probablemente porque la pintura cubre más, y sale un poquito de cada color anterior. Historia a través de los matices.

Un cable de teléfono en la persiana de alguien significa que en la casa tienen acceso a Internet. Es una línea lenta, por teléfono, pero existe.

Los cubanos que tienen computadoras generalmente tienen viejas PC de escritorio sin muchos programas, así que muchos de los sitios no funcionarán, pero es un comienzo al menos.

Muchos isleños no tienen idea de la ropa que usan. Ayer vi a un afrocubano de unos 70 años usando un pulóver negro Limp Bizkit. Y Chris sacó una foto de alguien usando un pulóver con cuello azul que usan los empleados de Best Buy. (Créanme que ellos no han oído hablar nunca sobre (Best Buy)…o la mitad de la porquería que vende.)

La ropa usada se vende a Cuba según el peso, pero nunca saben qué están comprando hasta que llega el contenedor, y lo usan aunque no entiendan lo que dice.

La Virgen de la Caridad del Cobre está en el pueblo en estos días. La trajeron desde las afueras de Santiago de Cuba, provincia que está a 500 millas (850 kms) de La Habana, en una serie de procesiones masivas a lo largo del país.

Según Alfredo, no había estado aquí desde hace casi 6 años, así que es todo un acontecimiento. Su historia es bonita, los dejaré buscarla si les interesa.

Foto: Chris Stackowicz

Los cubanos creen que está haciendo frío. Usan pantalones y sweaters a donde quiera que van, y tosen y estornudan bastante. Toman té y cubren sus camas con colchas  porque ayer la temperatura bajó a 62 (17C).

Yo todavía estoy usando chancletas, pero vi una muchacha usando un par de botas afelpadas esta mañana. La relatividad, me imagino.

Anoche fui a cenar a un paladar donde crecía un majestuoso árbol en el medio. El paladar es un restaurante en una casa privada.

Les permiten tener capacidad hasta para 20 comensales y ya no se aplica la vieja regla de que todos los empleados deben ser miembros de la familia.

La comida es mil veces mejor que la de cualquier restaurante estatal y el ambiente siempre es sorprendente.

Hace años visité uno que tenía una enorme iguana atada a una correa y un chimpancé en una jaula. Perfecto.

Ah, y el Festival del Nuevo Cine latinoamericano comienza esta noche. En la ciudad hay gran cantidad de personas interesantes por esta razón. Frank Padrón, el crítico de cine que mencioné haber conocido en un post anterior, escribió una crónica para el periódico impreso y voy a confiar en su selección. ¡Participan más de 15 cines o salas!

Un último detalle. Estuve enferma esta semana y permanecí mucho tiempo dentro de mi  habitación rentada del Vedado. Mientras intentaba ver una película cubana el martes por la noche hubo tres apagones, el más largo duró unos 35 minutos aproximadamente.

“Casa Vieja” irá a la historia como la única película que he visto con comentario, intermitente y en vivo, del dueño de la casa donde me quedo.

Los apagones nos dieron recesos para conversar sobre lo que estaba ocurriendo en la película y para que él me explicara pequeños detalles de la cultura y la historia nacional. Fue un seminario accidental, un salón cinematográfico privado….y un disfrute total.

Dos semanas más de mi realidad caribeña sin anuncios, y después de vuelta a la locura antes de navidad, de mi siempre brutal retorno a los Estados Unidos. Buena suerte con el intenso viento y la nieve de allá. Muy pronto estaré paleando nieve con ustedes.
—–

Yael Prinzant

(*) Esta es el sexto de siete artículos por Yael Prizant. La autora ha estado viajando a Cuba con regularidad desde el 2003. En Indiana, donde vive, ella es Profesora Asistente de Teatro en la Universidad de Notre Dame. Ha estado traduciendo obras del dramaturgo cubano Abel González Melo, y espera traducir más obras teatrales para que sean producidas en inglés.

En Cuba las personas escuchan

En Cuba el significado puede variar

Un ‘Guajiromapa’ y grilletes oxidados

Cuba es café y conversación

Cuba: Un poeta, un apagón y un taxi

2 thoughts on “Diciembre en La Habana

  • Yael,
    Me gustan tus articulos de esa coleccion que estas haciendo en tus visitas a cuba, me gustas tu tambien por que veo que te gusta mi tierra y su gente, por eso, de toda buena fe, te aclaro algo:
    Recuerda, que aunque visitas hace tiempo la Isla de Cuba, en el fondo no conoces nada de ella, especificamente de su gente, es necesario que nacieras, te criaras y crecieras alli para comprender cosas como el clima, el cual por supuesto, que no ha quedado exento de las variaciones por el calentamiento global y otras cuestiones. Digo esto, por que parece mas que un comentario, una critica, al frio que sienten los cubanos con 17 grados centigrados. Parece que te gusta ser uno mas de nosotros, y aunque tu comentario no hiere a nadie, tus palabras dan la sensacion del extranjero que va a otras tierras a enjuiciar lo que ve, comparandolo con lo que conoce, distante y diferente, muy diferente. Todos los cubanos con 15 grados ( y sensacion de sa be dios cuanto, segun el viento que haga) Ya se pelan el culo de frio, ya sea de dia o de noche, y si, enseguida sacan sus abriguitos, el que consigan, o de años tengan guardados en el escaparate, tratando de cuidarse. Tienes mucho que aprender Yael, todavia te falta mucho. Seguramente tienes cerca, un buen “traductor” de origen cubano, que te puede ayudar a hacer, no que entiendas, sino que comprendas lo que te quiero trasmitir. Bendiciones.

  • Asi que Best Buy vende porquería. Me gustaría saber donde la señora compra la porquería de computadora donde escribe estos artículos.

    Yo te digo que hay que leer cada cosas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *