Apuestas en 2020 para la economía cubana

Por Pavel Vidal*  (IPS)

Turistas en una playa del balneario de Varadero, en el occidente de Cuba. El turismo se mantiene como la gran opción para la recuperación de la economía de país. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

HAVANA TIMES – En estos últimos meses se han acrecentado las sanciones por parte de la Administración estadounidense de Donald Trump contra la economía cubana. Las medidas han añadido tensiones a una balanza de pagos y a unas finanzas públicas que ya estaban en una situación maltrecha, debido al deterioro de los acuerdos con Venezuela desde 2015.

Las opciones para amortiguar estos choques van siendo menos. La expansión fiscal financiada con bonos públicos llegó a su límite. De hecho, el aumento salarial decretado en el sector estatal este año ha acentuado los riesgos inflacionarios. La crisis energética obligó a detener algunas inversiones y actividades industriales en el segundo semestre.

El consumo ha sufrido durante todo el año repetidos episodios de escasez. Todos esos factores deberían ubicar la economía cerca de la recesión en 2019. No obstante, hay que esperar que la Oficina Nacional de Estadísticas e Información publique las cifras a finales de año, las cuales más de una vez han sorprendido con datos difíciles de entender.

Los esfuerzos diplomáticos internacionales del Gobierno cubano son cruciales, en un momento en que Washington intenta aislar a La Habana. Sin embargo, no es previsible que ello redunde en una recomposición significativa del portafolio comercial hacia estas naciones con las cuales se intenta estrechar lazos diplomáticos.

El problema radica en que la economía cubana se enfocó en las últimas dos décadas en un modelo de inserción internacional que dependía y sigue dependiendo de la exportación de servicios, principalmente médicos y del Turismo.

Pável Vidal

Por tanto, aun cuando México, Rusia u otras naciones quisieran venderle petróleo a Cuba y afianzar las relaciones comerciales, la Isla no cuenta con capacidad de pago, ni de venderle y competir, por ahora, en otros sectores diferentes a estos servicios.

Este modelo de crecimiento apoyado en la exportación de servicios ha estado en aprietos, debido al entorno internacional de crisis venezolana y mayores sanciones de Estados Unidos. El cambio de ciclo político en el continente ha llevado a retirar las misiones médicas en Brasil, Ecuador y Bolivia.

Se contabilizan ya cinco años sin aumento real en las exportaciones totales de bienes y servicios (2014: -2.8%; 2015: -0.1%; 2016: -19.7%; 2017: 0,0% y 2018: -2.4%). El país va a seguir dependiendo del petróleo venezolano, y buscando todas las vías para burlar las sanciones estadounidenses, debido a que lo paga con los servicios médicos.

Para que la nación pueda reorientar en el corto plazo sus compras de petróleo, tendría eso que venir acompañado por un acuerdo con otras naciones para contratar servicios médicos cubanos, lo cual hasta el momento no se ha logrado y sigue teniendo una baja probabilidad de éxito.

Opciones: turismo, mejor trato a inversionistas extranjeros y reforma monetaria estructural

La apuesta a la inversión extranjera sigue siendo importante, pero habrá que sobreponerse al aumento del riesgo que implica la activación del título III de la Ley Helms-Burton. En cualquier circunstancia, el cálculo básico del inversionista será siempre comparar riesgo con rentabilidad futura.

Si crece por motivo del embargo el riesgo financiero, pues las autoridades cubanas tendrán que poner en marcha labores para reducir otros peligros y a su vez multiplicar el retorno de los capitales foráneos en la Isla. Ello incluye transformar las agencias empleadoras estatales, buscar arreglos monetarios con los inversionistas para minimizar la incertidumbre asociada a las monedas locales, entre otros.

La apuesta actual al turismo, que han hecho las autoridades cubanas, parece tener todo el sentido. Hoy se vislumbra como la única opción clara para aumentar las exportaciones en el corto plazo. A pesar de que ha tenido dos años malos, en su trayectoria histórica el turismo cubano ha mostrado capacidad de recuperación.

Las ventajas competitivas que han sostenido a largo plazo la tendencia creciente de la demanda por el mercado cubano siguen estando presente y se pueden acrecentar con las nuevas inversiones que se planifican en hoteles e infraestructura y con la mayor integración con el sector privado.

Junto al turismo, la otra opción de crecimiento económico parece radicar en una reorganización de las industrias nacionales y en una reubicación más eficiente del capital humano. Ello no implicará mayores exportaciones en el corto plazo, pero sí permitirá avanzar en la sustitución eficiente de importaciones y en un aumento de la productividad.

El Gobierno tiene que acabar de ajustar el sector empresarial estatal que sigue subsidiando, que sobrevive gracias a la tasa de cambio oficial sobrevaluada (tanto del peso cubano como del peso convertible, el CUC), y que continúa empleando improductivamente una parte importante de la fuerza de trabajo.

La fuerza de trabajo es un recurso escaso en el mercado cubano debido a la emigración y el avanzado envejecimiento de la población. Tenerlo empleado en industrias estatales sin sentido económico añade notables ineficiencias al sistema productivo, reduce la productividad media de la economía y explica en gran parte los bajos salarios en el propio sector estatal.

Mantener a flote estas industrias estatales improductivas sigue encajando en el modelo socialista enraizado en la ideología oficial, pero en la práctica socava su poder político al debilitar a la economía.

El Gobierno de Miguel Díaz-Canel podría ganar fuerza con una estrategia de cierre de empresas estatales ineficientes, aumentos de salarios en las empresas estatales productivas, expansión del sector privado, y mayores contribuciones impositivas desde una economía estatal y privada más dinámica.

En este escenario, sí serían posible mayores gastos fiscales no inflacionarios en Salud, Educación y en el resto del sector presupuestado. Sin embargo, esta reestructuración no es posible hasta tanto no se corrijan las tasas de cambio oficiales. No es posible medir cuáles empresas estatales hoy son efectivamente rentables y vale la pena defender y cuáles no y habría que cerrar.

Los balances financieros en el sector estatal han estado distorsionados por treinta años, debido a la tasa de cambio sobrevaluada del peso cubano, y en los últimos años también del CUC. La reforma monetaria, sobre todo, la unificación y correcciones de las tasas de cambio oficial del peso cubano y del CUC, sigue siendo la madre de todas las medidas que requieren las industrias cubanas para aportar al crecimiento desde la productividad.

En estas últimas semanas el Banco Central publicó una nota explicando que algunos de los mercados minoristas estatales que operan en pesos convertibles van a empezar a ofrecer el cambio (vuelto) en pesos cubanos de manera experimental.

Junto a la decisión previa de redolarizar otros mercados, son disposiciones que confirman el objetivo final de sacar de la circulación al peso convertible. No obstante, la salida del CUC en algún momento tiene que involucrar un ajuste de la tasa de cambio e incluir a las empresas.

No es suficiente con que los mercados minoristas estatales operen con pesos, tiene que haber un ajuste cambiario de alguna magnitud. Ya en los mercados informales el CUC se ha devaluado alrededor de 15 por ciento con relación al dólar estadounidense, lo cual da una idea de la magnitud del ajuste cambiario que requiere el CUC, y además está pendiente el ajuste de la tasa de cambio oficial del peso cubano.

En otras palabras, los pasos importantes en la reforma monetaria estructural los veremos cuando el Banco Central comience a ajustar las tasas de cambio.

*Pável Vidal, economista cubano y profesor de la Universidad Javeriana de Cali, en Colombia

Un comentario sobre “Apuestas en 2020 para la economía cubana

  • Creo que la economía tiene un escenario muy feo, pero los cambios para revertirlos siguen siendo insuficientes. Es cierto que en este momento los EUA les cierra el paso como nunca, porque ahora se le sumó a sus propios pecados contra nosotros el pueblo de cuba, le suma el pecado de ser artífice del sostenimiento de la dictadura venezolana. Recogen lo que siembran y solo ellos mismos pueden revertir ese escenario. Igualmente el oxígeno desde una Europa dócil con Cuba lo arriesgan por suerte para los que queremos un cambio, con la enorme TORPEZA POLÍTICA de Díaz Canel al apresar con una estratagema flojísima a un líder opositor de la talla de José Daniel Ferrer. Tal parece que ellos mismos cavan su propia sepultura. La economía no tiene la más mínima posibilidad de crecer ni recuperarse si no se hace algo diferente y osado.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.