EEUU saluda con cautela eliminación permiso de salida cubano

HAVANA TIMES (dpa) — Estados Unidos saludó hoy el anuncio del gobierno cubano de que a partir del año próximo eliminará el permiso de salida para sus ciudadanos, pero aun así manifestó cautela frente a la noticia, indicando que habrá que ver cómo lo implementa el gobierno de La Habana para ver sus efectos.

Asimismo, señaló que deberá estudiar las implicaciones que pueda tener con respecto a los acuerdos migratorios mutuos y normas estadounidenses como la Ley de Ajuste Cubano, que da enormes facilidades a los cubanos para obtener la residencia en el país.

“Obviamente saludamos cualquier reforma que permita a los cubanos partir y regresar a su país libremente”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, quien subrayó que la decisión cubana es “consistente con la Declaración Universal de Derechos Humanos”.

Aun así, ante una pregunta sobre si Estados Unidos podría realizar algún gesto para incentivar mayores reformas, Nuland consideró que todavía es demasiado temprano para dar una respuesta de ese tipo.

“Nosotros no hemos ocultado nunca que queremos ver que los derechos humanos de los cubanos son respetados. Esto es ciertamente un paso, pero aconsejaría que, incluso en este paso, esperemos a tener más información (…) necesitamos ver cómo se implementa”, insistió.

En este sentido, recordó que el gobierno cubano “no ha levantado las medidas que tiene para conservar lo que llama el capital humano creado por la revolución” y que además según el anuncio realizado hoy “se reserva un par de puntos” que podrían afectar a la libertad de viajes, como la revalidación de los pasaportes.

“La cuestión será ver si esos otros requerimientos van a seguir restringiendo la capacidad de los cubanos de aprovechar este cambio”, subrayó.

La portavoz del Departamento de Estado también se mostró hoy muy cauta respecto a las posibles implicaciones en materia migratoria que podría tener la medida.

Nuland se limitó a decir que Estados Unidos está “analizando los detalles e implicaciones” que puede tener para el país el cambio de la normativa cubana, pero subrayó que Washington sigue comprometido con los acuerdos migratorios bajo los cualos los dos países apoyan y promueven la migración “segura, legal y ordenada”.

La Ley de Ajuste cubano y la llamada política de “pies secos, pies mojados” estadounidense permiten obtener automáticamente residencia a los cubanos que pisen suelo norteamericano, aun si no entraron al país de forma legal.

La situación ha causado graves crisis migratorias entre ambos países en el último medio siglo, como la ola de “balseros” de 1994 y el éxodo masivo de Mariel en 1980, cuando Cuba permitió temporalmente que exiliados recogieran a sus familiares en el puerto de ese nombre.
Estados Unidos acoge a la principal comunidad del exilio cubano.

Nuland manifestó sus dudas de que la eliminación de la “carta blanca” cubana vaya a cambiar las leyes estadounidenses, pero agregó de inmediato que Washington estará atento a cómo evolucionan las cosas una vez entre en vigor la implementación de la norma cubana, el 14 de enero.

“Tenemos que ver cómo afecta el flujo de viajes. Siempre urgimos a las familias cubanas a usar la reunificación familiar legal y otros mecanismos migratorios que ya están en marcha”, recordó.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *