Mecosur despide a Lula

Por Marcela Valente

HAVANA TIMES, 18 dic (IPS) — Con emoción y exhortaciones a que continúe trabajando por la integración desde un cargo formal, los presidentes de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay despidieron a su par de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en su última participación como tal en cumbres del Mercosur.

La presencia de Lula en la reunión número 40 de gobernantes del Mercosur (Mercado Común del Sur), realizada este viernes en la sudocciental ciudad brasileña de Foz de Iguazú, también será su última aparición en la escena internacional, donde ha sido protagonista, antes de que el 1 de enero entregue el mando a su correligionaria, Dilma Rousseff.

“Sin dudas el Mercosur tiene vida después de Lula, yo no esperaría cambios sustanciales con Rousseff”, anticipó a IPS el politólogo argentino Federico Merke, profesor de la privada Universidad de El Salvador.

No obstante, destacó que “hacía tiempo que no se veía en la escena internacional un presidente en ejercicio que se vaya del gobierno con este nivel de popularidad”, añadió, en referencia al 87 por ciento de imagen positiva que registró una encuesta dada a conocer esta semana por la consultora Ibope.

Ante este fenómeno de popularidad, que permitió también al bloque sureño facilitar su inserción en el mundo, la cumbre de Foz de Iguazú devino en un homenaje a este ex obrero metalúrgico que culmina en estos días su segundo mandato consecutivo de cuatro años cada uno.

El Mercosur, cercano a cumplir 20 años, está integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Venezuela está a punto de sumarse como miembro pleno, como sus fundadores, para lo cual le queda sortear la ratificación del Senado paraguayo, donde el gobierno no cuenta con mayoría.

En la fronteriza ciudad brasileña, el gobernante anfitrión dijo sentirse “orgulloso” del crecimiento del bloque en estos años y comparó ese dinamismo con lo que consideró un estado de “parálisis” de los países industrializados, que deberían ser locomotoras del resto del mundo.

Con esa referencia a la crisis económico-financiera global nacida en 2008 en Estados Unidos, el mandatario celebró que este año Paraguay vaya a crecer 9,7 por ciento, Uruguay nueve por ciento, Argentina 8,4 y Brasil 7,7 por ciento, como se proyecta pese a las dificultades en el comercio internacional.

La presidencia semestral del bloque pasó a manos del mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, quien destacó que Lula culminaba un “gobierno brillante”. “Es un ser humano excepcional, que supo conducir a su pueblo por cauces de progreso”, añadió.

También le dedicaron cálidos elogios los presidentes Evo Morales, de Bolivia, Cristina Fernández, de Argentina, José Mujica, de Uruguay, así como el derechista Sebastián Piñera, de Chile, ubicado en las antípodas ideológicas del resto de los cinco gobernantes presentes en esta cumbre.

“Gracias Lula por existir”, le declaró Mujica. “Gracias por lo que has hecho y por lo que te queda por hacer, porque no tendrás descanso”, advirtió, tras lo cual le propuso asumir el puesto de Alto Representante del bloque, que se creó en esta reunión.

Este cargo representa una versión mejorada de la presidencia de la Comisión de Representantes Permanentes del bloque, que ocupó el ex presidente argentino Eduardo Duhalde y luego el ex vicepresidente argentino Carlos “Chacho” Álvarez hasta 2009.

Brasil fue precisamente el que planteó este puesto, que según versiones periodísticas podría ser ocupado por el actual canciller brasileño Celso Amorim.

Morales fue más allá de ese horizonte y pidió a Lula que sea el próximo secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, un puesto para el cual el aludido dijo no querer.

“Lula merece asumir una gran responsabilidad en el mundo”, insistió igual Morales.

Según Merke, es difícil que Lula admita ser representante plenipotenciario del Mercosur. Ya rechazó la postulación para ser secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas, cargo vacante tras la muerte en octubre del ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007).

Pero remarcó que “todos buscan un cargo para Lula, porque es un hombre de gran carisma a nivel global y el sistema internacional no quiere que personalidades así se vayan al banco” (de suplentes), comentó utilizando una metáfora deportiva.

Ante el reconocimiento, Piñera recomendó a Lula escuchar con atención los elogios que no suelen brindarse en vida de los homenajeados. “Los seres humanos esperamos demasiado para agradecer y apreciar los méritos de nuestros compañeros”, agregó.

El mandatario chileno recordó cuando el ex astro del fútbol brasileño Pelé se despidió como jugador, que las tribunas le gritaban “fica (quédate) Pelé”, y rememorando ese momento le dijo “fica Lula”.

En la cumbre se aprobó el Estatuto de Ciudadanía del Mercosur, que garantiza la igualdad de derechos laborales, educativos y de salud a los ciudadanos de los cuatro países miembros en cualquiera de ellos.

Lugo anticipó además que durante su gestión al frente del bloque podría alumbrar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. “La negociación fue relevante en la búsqueda de un acuerdo equilibrado y mutuamente provechoso”, indicó al cierre de la reunión.

Por su parte, Fernández y Mujica pidieron a Lugo que interceda para que el Senado de su país ratifique la incorporación como miembro pleno de Venezuela al bloque, pendiente desde 2006.

También se aprobó la elección directa de representantes para el parlamento del Mercosur que comenzarían a votarse en 2011, se emitió una condena a la xenofobia, y se establecieron plazos para perfeccionar la unión aduanera.

Pero la despedida de Lula desplazó el eje de la reunión.

Empero, Merke opinó que el saliente presidente brasileño contribuyó tanto a consolidar el Mercosur como a bloquearlo, igual que ocurrió con la presidenta argentina y con su esposo y antecesor en el cargo.

“Por suerte, en ambos países primó finalmente el espíritu positivo, y yo no esperaría cambios con Rousseff. No vamos a tener ni un mejor ni un peor Mercosur a partir de ahora, sino uno con los límites de su propio diseño”, definió.

Merke sostuvo que muy probablemente Russeff se recostará en los países vecinos en un primer momento para luego comenzar a levantar el perfil internacional de su gobierno hacia otros confines.

Y Lula, que celebró el hecho de que la primera presidenta de su país coincida con la gestión en la región de otra mujer, prometió que el primer país que visitará en 2011 será Argentina, una señal de que las relaciones de los socios mayores seguirá sólida.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *